6 Mar 2020 - 3:49 a. m.

Johana Bahamón, Mujer Cafam 2020, y su deseo de ir a la cárcel

Lo primero que piensa Johana Bahamón al despertarse, cada mañana, es que quiere ir a la cárcel. Esta caleña de 37 años, que dedica su vida a crear segundas oportunidades para reclusos del país, fue condecorada ayer como la Mujer Cafam 2020. El premio, en su edición número 32, exaltó la labor de 30 lideresas de todo el país, reconociendo sus aportes para mejorar la vida de personas en las situaciones más vulnerables. Por eso, en esta ocasión, terminó en manos de un proyecto dirigido a los 120 mil colombianos privados de su libertad. Se trata de la Fundación Acción Interna.

El Espectador

Para hablar de esta iniciativa hay que remontarse 10 años atrás. Para entonces, Bahamón sumaba una década de experiencia en la televisión nacional. Su nombre figuraba entre el elenco de producciones como Padres e Hijos, La viuda de la mafia y Niñas mal. Era portada de revistas como Tv y Novelas, Don Juan y Soho. Y un día de esos tiempos la invitaron a ser jurado de un evento en la cárcel de mujeres de El Buen Pastor, en Bogotá. Sin haber pisado nunca un centro de reclusión, desde ese momento se instaló en ella el deseo de conocer a esas jóvenes, madres, mujeres y abuelas que vivían entre esas paredes.

El encierro que vivían inspiró el montaje de una obra de teatro dirigida por la actriz, quien se había forjado a punta de talleres en la New York Film Academy. Se trató de La casa de Bernarda Alba, una dramaturgia del poeta español Federico García Lorca. Doce reclusas ensayaron por meses frente a los ojos de Bahamón mientras ella “aprovechaba y conocía lo que pasaba con el resto de las mujeres. Hablaba con ellas, les preguntaba cómo estaban, qué querían hacer, qué les gustaba, qué las motivaba. Luego empezamos a trabajar también con hombres, y el proceso fue igual”, contó en una entrevista para la revista Cromos, publicada el año pasado.

Así fue como hace siete años levantó a punta de sueños la Fundación Teatro Interno. Después la renombraría como Fundación Acción Interna y ampliaría su labor a 31 cárceles del país, acompañando a más de 30 mil presas y presos. A través de tres programas, todos ellos han podido transformarse, reivindicar sus derechos y reconciliarse con la sociedad civil o, cuando menos, a prepararse para ello.

Esto ha sido posible a través de tres programas diseñados por la Fundación. El primero concentrado en el desarrollo personal, apoyo psicosocial y rehabilitación de adicciones, llamado “Crecimiento interno”. El segundo enfocado en la expresión y resocialización por medio del arte y la cultura, conocido como “Arte interno” y, por último, el “Trabajo interno”, dirigido al desarrollo productivo y fomento del emprendimiento.

Gracias a ello, una lista de iniciativas exitosas se han erigido en el camino. Entre ellas está Interno, el primer restaurante del mundo ubicado dentro de una cárcel, en el centro penitenciario de San Diego, en Cartagena. Fue seleccionado hace dos años como uno de los 100 Mejores Lugares del Mundo, según la revista Time. Con el mismo objetivo de reinserción, en la cárcel La Modelo funciona una barbería, donde los presos se capacitan y certifican. Allí también, esta es la más reciente, se abrió la Agencia Interna, una apuesta publicitaria en la que los presidiarios diseñan campañas para empresas, una de ellas Carulla.

Estos logros han sido comandados por Bahamón, para quien lo mejor del premio Mujer Cafam fue conocer a 29 mujeres que trabajan desde sus territorios por la gente. La Amazonia, el reciclaje, la inclusión social, los niños enfermos de cáncer, entre otras causas, son el compromiso de las demás. Sus deseos, para ellas, son levantarse cada día para transformar la realidad.

Comparte: