1 May 2014 - 12:51 a. m.

Colombia se prepara para la llegada del fenómeno de El Niño

Aunque se estima que los niveles de agua de los embalses del país se encuentran en un buen estado, las autoridades recomiendan ahorrar agua y energía.

Redacción Nacional

 De acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), la llegada del fenómeno de El Niño en Colombia –evento en el que se registra un aumento de las temperaturas– se encuentra prevista para el segundo semestre del año.

En ese sentido, el departamento de Antioquia diseña y prepara planes de choque para afrontar el evento, teniendo en cuenta que se pronostica que la llegada de El Niño podría afectar el nivel de los embalses y en un escenario extremo, se podría pensar en un eventual racionamiento de agua.

Según el gerente de la operadora del sistema eléctrico de Antioquia XM, el 50 % de los embalses del país se encuentran con reservas para afrontar el fenómeno.

“Tenemos la mitad de los embalses en estos momentos en reserva, de eso, Antioquia representa más de un 40 %, y están en este departamento al 60 % de nivel, por lo tanto significa que tenemos mejores reservas en este departamento que en el resto del país”, manifestó a Caracol Radio Luis Alejandro Camargo Suan, gerente general de XM.

Se estima que en Antioquia se encuentra el embalse más grande del país, El Peñol-Guatapé, cuya reserva se encuentra al 58 %, mientras que otros como el de San Carlos oscilan entre el 60 % y el 80 %. No obstante, si llegara a presentarse un escenario de ausencia de agua para la producción de energía en los embalses, el gerente de XM señala que habría que recurrir a otros mecanismos para atender la demanda de electricidad.

“El mercado va percibiendo qué tan fuerte es el Niño y dependiendo de eso los precios suben, se guarda más agua y se genera con más térmica. Recordemos que Colombia tiene una capacidad importante de generación térmica que puede producir hasta la mitad de la energía que requiere el país y ella es basada en generación de gas natural, carbón y si se requiere también combustibles líquidos como diesel u otros”, explicó Camargo.

Por su parte, el gerente general del Grupo EPM, Juan Esteban Calle, manifestó que la llegada de El Niño no implicará un aumento en las tarifas de energía y enfatizó que el sector se encuentra preparado para hacerle frente al fenómeno.

“En las regiones donde nosotros tenemos presencia y estamos participando en la distribución de energía esperamos que nuestros clientes no sientan el incremento de precios en bolsa de energía porque todas esas electrificadoras tienen firmados contratos a largo plazo con generadores, por lo que esos precios no tienen por qué verse reflejados en los precios de los usuarios”, expresó el directivo.

Sumado a la reducción en el nivel de los embalses, se prevé que la llegada del fenómeno de El Niño podría afectar el sector agrícola del departamento de Antioquia, especialmente en las subregiones cafeteras. Según investigadores de la Universidad Nacional, sede Medellín, el fenómeno aumentará la presentación de eventos como incendios forestales, por lo que se recomienda ahorrar agua y energía.

Conforme al director del Dapard (Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres), César Hernández Correa, 48 municipios de las subregiones de Urabá, Occidente, Magdalena medio y bajo Cauca se encuentran en alto de riesgo de sufrir los efectos de El Niño.

“Tenemos en condición baja algunas zonas también del nordeste, el norte, otras del suroeste, y del occidente. En total hemos hecho toda una valoración de cuántos municipios y los que más nos preocupan son los 48 municipios que tienen incidencia de afectaciones altas frente a la incidencia del fenómeno del niño para el mes de febrero”, indicó Hernández.

Por otro lado, en el departamento del Atlántico ya se registran los primeros estragos por la llegada de El Niño. De acuerdo con las autoridades, se han reducido considerablemente los niveles de agua de la ciénaga de Luruaco y el lago del Cisne.

“Esto ha mermado los proceso de reforestación y recuperación del agro en el Atlántico, porque cuando viene la sequía no es conveniente la siembra de árboles”, manifestó el director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, Alberto Escolar.

Sumado a ello, se estima que los incendios forestales que se han presentado a lo largo del primer semestre del año en el departamento han causado la perdida de cerca de 1.500 hectáreas de bosques en los municipios ubicados al sur del Atlántico. No se descarta que con la llegada de El Niño aumenten las enfermedades y se presente un incremento de las afecciones cutáneas.

En este contexto, el departamento de Bolívar se prepara para la temporada de huracanes que comenzaría desde principios de junio y podría extenderse hasta noviembre. En el marco del Consejo Distrital y Departamental de Gestión del Riesgo en Cartagena se analizaron las predicciones a corto plazo de los vientos.

Según Diego Villate, suboficial tercero del servicio hidrográfico del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (CIOH), se tienen previstas estrategias para contener los efectos de la temporada de huracanes.

“Algunas organizaciones nacionales e internacionales ya han hecho sus pronósticos en cuanto a temporada de huracanes lo que indica que ésta va a estar por debajo del promedio. Cartagena por ser una ciudad privilegiada por sus condiciones geográficas no tiene una afectación directa pero hay que estar preparados porque este tipo de fenómenos traen consigo mar de leva o mar de fondo y vendavales esporádicos”, puntualizó Villate.

Comparte: