Publicidad
18 Mar 2022 - 1:02 a. m.

Defensoría alerta sobre crisis en Chocó por suspensión de servicios en hospitales

Los trabajadores de los hospitales San Francisco de Asís e Ismael Roldán suspendieron sus servicios ante los retrasos en pagos de salarios.
La pandemia profundizó la crisis en el Hospital San Francisco de Asís y en el Ismael Roldán (primer nivel), cuyo déficit supera los $13.000 millones.
La pandemia profundizó la crisis en el Hospital San Francisco de Asís y en el Ismael Roldán (primer nivel), cuyo déficit supera los $13.000 millones.
Foto: Cortesía

La Defensoría del Pueblo emitió una alerta por la situación de salud en el departamento del Chocó, tras la suspensión de servicios de los hospitales San Francisco de Asís e Ismael Roldán. Los trabajadores de estos centros de salud están protestando por la crisis atraviesan desde agosto de 2021. Además de no recibir salarios, han presentado problemas con los insumos y la prestación del servicio durante el último pico de la pandemia.

El hospital San Francisco de Asís es el único de segundo nivel del departamento, por lo que la suspensión de su servicio es grave para lo habitantes de esa región.

(También puede leer: Denuncian mal estado de los alimentos del PAE a colegio en Cali)

“Resolver la crisis del hospital San Francisco de Asís resulta urgente por ser el principal centro de atención de referencia y es el único que recibe los casos de pacientes que requieren ser remitidos a otras ciudades o centros médicos o de atención especializada de mayor nivel de complejidad”, manifestó el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

La pandemia no solo profundizó la crisis en el Hospital San Francisco de Asís, sino también en el Ismael Roldán (primer nivel), cuyo déficit supera los $13.000 millones. Allí los empleados han interpuesto acciones judiciales para que les garanticen las condiciones básicas de seguridad durante la pandemia, ya que tienen que trabajar en condiciones precarias, porque no cuentan con una planta generadora de oxígeno y el pozo séptico no está conectado a la red de alcantarillado de Quibdó.

(También puede leer: Cargos contra 15 concejales de Arauca por presuntas irregularidades en contratos)

La grave situación se agudizó por las denuncias que a principio de año hicieron enfermeras que aseguraron que las estaban haciendo trabajar pese a que tenían síntomas de covid-19, pero quizás el tema más preocupante en ambos hospitales es que desde hace seis meses no les pagan el sueldo.

“Convocamos a las autoridades gubernamentales para que se cumpla con el pago acordado con los trabajadores por $8.000 millones, lo cual motivó el cierre total de las actividades”, indicó la Defensoría.

Síguenos en Google Noticias