Publicidad
16 Apr 2021 - 2:28 a. m.

Después de cinco años, Gobierno entregó Hospital San Vicente de Paúl en Gramalote

La obra, ejecutada por el Fondo de Adaptación, contó con una inversión de $ 9.954 millones. La Contraloría recordó que la ejecución de este proyecto se inició en enero del 2016, hubo ocho prórrogas, dos adiciones y ocho suspensiones.
Hospital San Vicente de Paúl en Gramalote, Norte de Santander.
Hospital San Vicente de Paúl en Gramalote, Norte de Santander.
Foto: Cortesía

Los seis mil habitantes de Gramalote (Norte de Santander) recibieron el Hospital Regional Centro San Vicente de Paúl. Este hospital Nivel II, de más de dos mil metros cuadrados, ofrecerá cobertura en salud a municipios de la región central de Norte de Santander como Villa Caro, Lourdes, Arboledas, Santiago, Cucutilla y San Cayetano.

Este hospital es fruto de la aplicación de la Ley 2020 de 2020, que creó el Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas de las entidades estatales y del control preventivo de la Contraloría. Después de cinco años se entregó esta obra que estaba estancada, entre otras circunstancias, por la no aprobación de las instalaciones eléctricas.

Tras la visita al hospital el pasado 12 de diciembre, el Contralor General Felipe Córdoba dio un ultimátum al Fondo de Adaptación y ordenó activar un seguimiento permanente, en el marco de las funciones de control preventivo, para que se cumpliera el trámite que faltaba entonces (la certificación de las redes eléctricas).

Durante ese ejercicio de control preventivo y concomitante fueron realizadas más de 11 mesas de trabajo, que dieron como resultado la concertación entre el constructor, el Fondo Adaptación y la empresa de energía CENS, para lograr el cumplimiento de los requisitos necesarios para la energización, que se dio satisfactoriamente el 19 de marzo de este año, recordó el Contralor.

La ejecución de este proyecto se inició en enero del 2016, pero hubo múltiples dificultades relacionadas con la revisión de diseños, inclusión de ítems no previstos, diseños eléctricos e incumplimientos del contratista. El proyecto tuvo ocho prórrogas, por más de 22 meses, debido a la ampliación de la etapa de diseños, revisión de estudio de suelos, pago adicional de interventoría e incorporación de ítems nuevos. Tuvo además dos adiciones, una por $725 millones, por ítems nuevos de cimentación, y otra de $612 millones por ajuste a diseños eléctricos. Y se vio abocado a ocho suspensiones, por más de 14 meses, debido a ajuste de diseños, estudio de suelos y la emergencia por el Covid-19.

El costo total fue de $9.954 millones, se entregó con una dotación de equipos médicos de última tecnología, por valor de $1.516 millones. El nuevo Hospital San Vicente de Paúl ofrecerá servicios de urgencias, sala de partos, odontología, laboratorio clínico, ortopedia, anestesia, esterilización, ginecobstetricia, farmacia, depósito de cadáveres, servicios generales y área administrativa.

Más de 3.000 familias tuvieron que evacuar de emergencia la mañana del 17 de diciembre de 2010, cuando sus casas se fueron a pique y todas las estructuras del pueblo empezaron a agrietarse. Ya son más de diez años de que Gramalote quedara convertido en un pueblo fantasma por la ola invernal. Como lo señaló El Espectador (lea aquí la nota) todavía no termina de la reconstrucción de un nuevo lugar para reubicar a los habitantes de este municipio de Norte de Santander.

Sin embargo, el Gobierno destaca que ha habido grandes avances. “Estamos haciendo honor al compromiso de impulsar obras que ayuden a ampliar la cobertura en salud y el hospital San Vicente de Paúl les brindará la posibilidad de cumplir nuevo sueño: que vuelvan a nacer en este municipio los nuevos ciudadanos de Gramalote”, afirmó el presidente Iván Duque durante la entrega del hospital este jueves.

En este Gobierno el Fondo Adaptación ha hecho inversiones en Gramalote por valor superior a los $344.000 millones. El proceso de reasentamiento del nuevo casco urbano está en el 71% de ejecución.

Dentro de las obras se encuentra el Colegio Sagrado Corazón de Jesús, la Estación de Policía, la Plaza de Mercado, las obras de urbanismo en fases uno y dos, la reconstrucción de 2.2 kilómetros de la vía hacia Lourdes y 321 nuevas viviendas.

La mayoría de las familias de este municipio de Norte de Santander, que perdieron todo en la ola invernal de 2010, hoy están reubicadas; sin embargo, 120 casas están sin terminar. Frente a eso, el gerente del Fondo de Adaptación, Edgar Ortiz Pabón, dijo que “no fue posible alcanzar un arreglo directo con el contratista, no obstante, el acompañamiento que durante cinco meses recibió la Entidad de parte de la Contraloría General de la República, El Fondo Adaptación estará definiendo en los próximos días el proceso de contratación para concluirlas”.

La presidencia recordó que uno de los compromisos es adicionar más de $33 mil millones para obras en favor del desarrollo social y cultural del municipio. De ese presupuesto, $25.000 millones se invertirán en la construcción del Polideportivo ($9.140 millones), la Casa de la Cultura ($9.613 millones), la Casa del Campesino ($3.671 millones) y la Casa del Adulto Mayor ($3.173 millones).

Los $8.000 millones restantes se ejecuta un proyecto de reactivación económica y acompañamiento social, a través del cual se apoyan 80 emprendimientos, cuatro proyectos ancla y la adjudicación de 40 lotes.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.