Publicidad
27 Dec 2021 - 2:00 a. m.

Dos empresarios colombianos frente al dólar

Jorge Isaac Mosquera Lasso y William Vásquez han logrado consolidar sus empresas en un mercado internacional, uno en la industria y el otro en el sector de la tecnología. Oriundos del Pacífico y el Caribe hablan de sus experiencias.
Jorge Isaac Mosquera Lasso y William Vásquez fueron galardonados como Afrocolombianos del Año (2020-2021) por su trabajo en el sector privado.
Jorge Isaac Mosquera Lasso y William Vásquez fueron galardonados como Afrocolombianos del Año (2020-2021) por su trabajo en el sector privado.
Foto: Cortesía

Entre los Afrocolombianos del Año (2020-2021) se destacaron Jorge Isaac Mosquera Lasso y William Vásquez, quienes fueron galardonados en la categoría en el sector privado por su destacado trabajo, pese a las adversidades de la pandemia.

Mosquera es ingeniero eléctrico, accionista y gerente de Dimel Ingeniería, compañía del Valle del Cauca líder en la fabricación de postes de acero y fibra de vidrio en Colombia, con exportaciones a 12 países, mientras que Vásquez, quien es ingeniero de sistemas, desarrolló soluciones para 135 países como proveedor de Nokia, como accionista y gerente general de LSV Tech, empresa cartagenera de transformación digital e industria 4.0.

Ambos se refieren al impacto de la pandemia en sus empresas, a las expectativas económicas para 2022 y a la competitividad internacional, así como a lo que consideran se debe fortalecer en el país y lo que se debe tener en cuenta a la hora de emprender.

¿Su industria ganó o perdió en la pandemia?

Jorge Isaac Mosquera: Hemos sido afortunados por ser una empresa suministradora de productos para los servicios de energía y telecomunicaciones, con lo cual pudimos seguir operando para las empresas prestadoras de estos servicios esenciales. Sin embargo, el período de pandemia ha sido de múltiples aprendizajes, donde hemos aprendido a adaptarnos y a tratar de aceptar el cambio, aun con la rigidez que siempre ha propuesto nuestra industria.

William Vásquez: No puedo decir que hemos sido ganadores, ya que creo que con esta pandemia todos hemos perdido algo o a alguien, directa o indirectamente, pero definitivamente pienso que esta pandemia nos ha servido para estar más de frente ayudando a mejorar los procesos de nuestros clientes a través de la transformación digital, debido a que las empresas han tenido que innovar y ofrecer servicios digitales a sus clientes y apalancar sus procesos con tecnología para ser sostenibles a largo plazo.

¿Qué expectativa tiene desde su mercado para 2022 luego de la recuperación de rebote de 2021?

Mosquera: Son muy positivas, ya que para la recuperación de las economías de la región los gobiernos de la mayoría de los países donde tenemos presencia están impulsando proyectos de infraestructuras para dinamizar la economía, y eso nos da la posibilidad de crecer mucho más en la venta de nuestros productos y aportar en los procesos de desarrollo nacional.

Vásquez: Mejorar nuestros productos, servicios y procesos para seguir creciendo en el sector de las TIC. Consolidarnos en el mercado nacional y abrirnos al mercado americano, ofreciendo nuestro talento y servicios de calidad.

¿La apreciación del dólar le sirve o perjudica a su empresa?

Mosquera: La devaluación de nuestra moneda, así como el incremento de los precios de las materias primas y los fletes internacionales, nos ha afectado mucho, pues nuestros productos son fabricados con materias primas 100 % importadas y algunas de ellas han tenido incrementos en sus precios de más de un 100 %, costos que hemos tenido que trasladar a los precios en un alto porcentaje. Sin embargo, estratégicamente hemos asumido una buena parte de ellos para no perder competitividad, principalmente en el mercado internacional.

Vásquez: Por un lado nos puede favorecer en la medida en que podamos ofrecer más productos y servicios en los países que paguen los servicios en dólares o euros. A su vez, vendrá una mayor competencia de parte de las compañías extranjeras por los servicios del talento humano calificado.

¿De qué variables depende principalmente la competitividad internacional de su empresa?

Mosquera: Son varias, entre ellas nuestras materias primas, el transporte internacional, la tasa de cambio, entre otras con menos impacto.

Vásquez: Dependemos principalmente del talento humano, que constantemente nos encontramos capacitando y entrenando en las áreas de transformación digital e industria 4.0.

¿En qué etapa de crecimiento o trayectoria se encuentra su empresa?

Mosquera: Estamos en un punto de maduración, pues hoy somos los líderes en el mercado de postes de acero y fibra de vidrio en Colombia, Perú y Panamá. Contamos con una muy buena presencia en los países de Centroamérica, el Caribe y Chile. En la actualidad, a estos mercados los abastecemos desde nuestras tres plantas en Colombia, pero estamos ya en el proceso de montaje de una planta para producir postes de fibra de vidrio en Perú, para el mercado peruano y boliviano.

Vásquez: Llevamos más de siete años ofreciendo servicios de transformación digital a compañías como Nokia, realizando proyectos en más de 135 países con talento humano colombiano, lo cual nos ha permitido adquirir una experiencia importante para soportar los retos que tienen las empresas en Colombia y el mundo.

Si pudiera, ¿en qué otra industria invertiría?

Mosquera: En agricultura, aunque es muy distinta a la que me he desempeñado todos estos años, considero que los colombianos contamos con un alto potencial de crecimiento en esta industria, no solo por la calidad de nuestra tierra, sino por la diversidad de climas y nuestra posición geográfica, que nos permite ser muy competitivos internacionalmente, y visualizarnos como una tierra fértil que cuenta con garantías dignas para el trabajo del campo, comprendiendo que es allí donde el colombiano debe proyectarse como una industria de alimentos para el mundo y como un gran generador de empleo para nuestra gente.

Vásquez: Indudablemente sería en el sector de la educación, ya que a través de este sector podemos ayudar a transformar la vida de muchas personas.

¿Qué cree que falta en sus regiones de origen para que emprendimientos de impacto se conviertan en empresas de alta productividad?

Mosquera: Más apoyo del Estado en temas como facilitar la formalización de muchos emprendimientos, pues los impuestos y las trabas en la creación de estos espacios hacen que muchos de los proyectos no se puedan constituir como empresas productivas generadoras de desarrollo para las regiones y el país, porque desde el inicio se ponen muchísimos obstáculos para pequeños y medianos emprendedores, que con la cantidad de exigencias deciden abandonar sus sueños, más aún luego de una pandemia.

Vásquez: Falta la creación de ecosistemas que promuevan e innoven en el área de las TIC, hay una demanda mundial de recursos expertos en tecnología que soporten los retos que tienen las empresas actualmente, y este es un escenario que seguirá por muchos año.

Si tuviera 20 años, ¿qué consejo se daría a sí mismo basado en su vida y experiencia desde entonces?

Mosquera: Me aconsejaría creer y trabajar en los sueños, por más increíbles que puedan parecer, y así el éxito como lo conocí en algún momento no se asociara precisamente a un hombre negro. La falta de representaciones no significa que no lo vayas a lograr, no hay metas inalcanzables si trabajamos con amor por ellas y confianza en nosotros mismos. En la única parte que se encuentra primero éxito que trabajo es en el diccionario; no debemos negar un segundo de nuestro tiempo a trabajar para alcanzar nuestros objetivos.

Vásquez: Nunca hay que darse por vencido, siempre hay que perseverar en la búsqueda de las metas que nos propongamos.

Síguenos en Google Noticias