17 Jun 2021 - 7:02 p. m.

El éxito nos llegó por medio de un sueño

En el argot popular de la moda, cuando hablamos de lograr el éxito se dice: ¡tremendo machetazo! Eso definitivamente fue lo que le ocurrió a José Luis Villamil y Andrea Castro. Serie Colombianos berracos.

Sandra Pino Bacca

Esta pareja de jóvenes esposos, quienes hace once años decidieron contra todo pronóstico arriesgarse y con tan sólo $50.000 pesos en el bolsillo, crearon su propia marca de ropa femenina: “Comenzamos con una idea de innovar, pero no sabíamos confeccionar, eso no fue problema ya que somos recursivos, empezamos en la casa de mi esposo, (en ese entonces éramos tan sólo novios) cortando y confeccionando en la sala, ese era nuestro taller en ese momento los dos nos apoyábamos en corte y confección” cuenta Andrea”. “Es lindo recordar que, en los bolsillos, con monedas y todo no alcanzábamos a tener $50.000 pesos y con eso compramos, dos metros de tela, tijeras, cartulina, tiza y hágale” agrega entre risas José Luis.

Con el transcurso del tiempo la marca empezó a tener una acogida importante la cual les ayudó a generar empleo a otras personas, ya pasaron de confeccionar en la casa a alquilar una bodega en la que pudieron materializar su sueño: “Generar las ideas que se nos ocurrieran y ahora ya podemos decir que tenemos una línea versátil que son: Chaquetería y abrigos, esa era la meta y hoy es el logro macro. Sabemos que vamos a llegar lejos, tan lejos como la imaginación nos lo permita, vamos a exportar y conquistaremos el mundo”.

También puede leer: Cuando la felicidad se encuentra en servir a los demás

Hoy por hoy son Kott Risk, una marca de “Pronta moda” (creadores a diario de tendencias y vendedores mayoristas). Llegan a más de 28 municipios en Colombia. Sus prendas son elaboradas por madres cabeza de familia y jóvenes que dan inicio a su vida laboral. Cuentan con 40 personas fijas y 45 satélites: “Nosotros comenzamos en realidad produciendo suéteres, de allí, por eso el nombre de la marca, fuimos avanzando y conociendo el mercado y todo nos llevó por este camino. Ya luego nos dimos cuenta que la moda en el mercado en general no era tan asequible al público que nos dirigíamos y por eso decidimos tomar la decisión de marcar diferencia con el resto de marcas de este tipo y desde nuestro centro de operaciones y corazón empresarial, de San Victorino (El Gran San) nos arriesgamos y así hemos logrado tener un espacio”.

El verlos en su espacio de trabajo enaltece la esperanza. Son personas respetuosas, gratas, que dignifican el buen trato y la familiaridad y que incentivan a su equipo a quererse superar: “Lo más lindo, es que tenemos muchas cosas que compartir, una de ellas es la participación de toda la gente que está detrás de cada prenda y hace posible que el cliente final esté feliz con su producto. El que nos digan que aman nuestras prendas por su calidad y todas esas cosas que, aunque parezcan triviales son importantes en este sueño, ¡llamado Kott Risk!”.

Sin lugar a dudas su lema y filosofía también es el ser generadores de “segundas oportunidades”, es por ello que en la actualidad están en proceso para apoyar a la Fundación Acción Interna, la cual lidera Johanna Bahamón: “Es muy triste ver como en Colombia la gente se queja de que no hay trabajo, pero uno los convoca y les brinda todas las oportunidades y no las aprovechan, entonces de allí nació está idea y por ello comenzamos este camino. En la vida todos necesitamos de segundas oportunidades, este tipo de personas que por distintas razones han estados en las cárceles, ya pagaron por ello, ya tuvieron el tiempo para cambiar y hoy sé que valoran el estar en libertad. Solo necesitan una mano amiga, así que vamos a lograrlo y demostraremos que hacer país es aportar, sumar, más no restar”, agrega emocionado y lleno de esperanza José Luis.

También le puede interesar: Un emprendimiento de snacks saludables

Como pareja ellos tienen claridad de como lograr crear empresa familia en empresa: “Claramente a esta altura y después de tantos años nos hemos dejado asesorar y sabemos que esa fue la clave para lograrlo, porque en la vida todo en equipo es mejor. Si los colombianos fuéramos más cómplices para lo bueno, podríamos salir airosos de esta situación tan dura que estamos viviendo en todo sentido. Hoy por hoy contamos con un equipo profesional idóneo, donde cada cual desde su conocimiento aporta. Igualmente nos encanta mucho la moda europea y la hemos aterrizado a la figura, contextura y demás de las mujeres latinas. Amamos ese estilo y glamour a la hora de vestir y portar cualquier prenda”.

Comparte: