3 Dec 2010 - 11:31 p. m.

Emergencias en La Mojana y Manatí

Los damnificados iniciaron un éxodo hacia los parques y la Escuela Normal Superior.

El Espectador

Mientras en el Tolima los organismos de emergencia anunciaron la apertura de las compuertas de la represa de Prado para disminuir la creciente de las aguas ocasionada por las fuertes lluvias, en regiones como Sucre y la Costa Caribe las inundaciones y desbordamientos, tienen colapsados varios municipios y corregimientos.

La situación más grave se registró en el municipio atlanticense de Manatí, cuyos habitantes vivieron el viernes una tragedia similar a la de 1984, cuando el pueblo fue arrasado por el agua tras el rompimiento del Canal del Dique.

El viernes, una emergencia similar obligó a los habitantes a coger sus enseres y cargar al hombro las pertenencias que pudieran para abandonar la población.

Como hace 26 años, los pobladores de Manatí vieron como las aguas desbordadas del Canal se tomaron la iglesia, los establecimientos comerciales y las casas de varios barrios del municipio.

Los damnificados iniciaron un éxodo hacia los parques y la Escuela Normal Superior de Manatí en busca de un refugio provisional. Según la alcaldesa de Manatí, Silvia Pérez, por lo menos 650 familias salieron de sus casas.

El caudal abrió un hueco en la carretera que va desde el Puente de Calamar (Bolívar) hasta Santa Lucía, causando estragos también en los municipios de Campo de la Cruz, Repelón, Candelaria, Suán y Ponedera, al sur del Atlántico.

El boquete, que comenzó a abrirse el martes, tenía al principio una longitud de cuatro metros pero tras los fuertes aguaceros de los últimos dos días creció a 200 metros.

Y aunque desde el martes la Gobernación del Atlántico, los organismos de socorro, el Ejército Nacional, las autoridades locales y habitantes de la zona trabajan para controlar la emergencia, las inundaciones continúan y el agua amenaza con arrasar más poblaciones.

Por su parte, el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, y el director del Invías, Carlos Rosado, firmaron un convenio por $4.600 millones para la reparación del canal.

El plan contempla, en primer lugar, taponar el boquete con una barrera de roca de 1 a 4 toneladas, que estará acompañada por un material impermeable que impedirá totalmente el paso del agua, para posteriormente iniciar las obras de reconstrucción total.

Entre tanto, en La Mojana sucreña sus habitantes completaron un semestre bajo el agua, pues los ríos Cauca y San Jorge se desbordaron con la cruenta ola invernal que golpea al país. La situación es preocupante, porque los niveles de las aguas en algunos sectores alcanzan hasta los tres metros, lo que obligó a Electricaribe a suspender el suministro de energía.

Comparte: