Publicidad
30 Sep 2022 - 2:00 a. m.

En Ibagué: 24/7 contra el suicidio

Cada nueve días una persona decide acabar con su vida en la capital del Tolima, donde en lo corrido de este año van 29 casos. La Alcaldía ha implementado estrategias de prevención.
Sebastián Muñoz López

Sebastián Muñoz López

Periodista sección Colombia
Los vigilantes y Policías que custodian el puente cuentan con capacitación para primeros auxilios psicológicos. Foto: Sebastián Muñoz
Los vigilantes y Policías que custodian el puente cuentan con capacitación para primeros auxilios psicológicos. Foto: Sebastián Muñoz
Foto: Sebastián Muñoz

Si tenemos en cuenta las cifras de la Secretaría de Salud Municipal, en Ibagué cada nueve días una persona se suicida. En lo que va de este año se han registrado 29 casos: 23 involucraron a hombres y los restantes seis a mujeres. Uno de los casos más recordados es el de la madre que se lanzó con su hijo de 10 años del puente La Variante, o “puente de La Vida”, a causa de problemas económicos y una depresión severa que no fue detectada por sus familiares.

Por ser un lugar recurrente para que las personas decidan ponerle fin a su vida, desde este jueves 29 de septiembre ese espacio contará durante las 24 horas del día con la presencia de psicólogos, agentes de la Policía, gestores de convivencia y vigilantes.

“El deseo por suicidarse no es eterno. Es un impulso. Un instante”, comenta Paulo Daniel Acero, colaborador del Colegio Colombiano de Psicólogos y miembro de la Red Mundial de Suicidiología.

“Las personas que mueren por suicidio, en general, no quieren matarse. Quieren acabar con un sufrimiento, que en ese momento les parece que no tiene solución”.

Le podría interesar: Perfil de un maltratador de mascotas

Como por un impulso, varias personas corren hacia el puente de La Variante e intentan arrojarse. Víctor Guerrero es un comerciante que se dedica a la venta de avena en un puesto contiguo al puente. Algunos lo llaman “el ángel del puente” porque, como él mismo recuerda, ha salvado a más de 250 personas de lanzarse al vacío. Afirma que entre muleros, camioneros, migrantes venezolanos o deportistas salvan a las personas de la caída: “Los han cogido en el aire, del pelo, de la ropa, de un brazo, ya en el aire, a punto de soltarse, y los han salvado”.

Si bien han existido múltiples intentos de suicidio en el puente, las vidas salvadas siempre son más. Desde 2019, Víctor Guerrero ha sido testigo del rescate de 4.500 personas a punto de caer al abismo: “Días después de salvarles del suicidio, vienen y preguntan por mí y me dicen: -’Don Víctor, gracias por sus palabras, ahí voy en la lucha’”, comenta. En su puesto le suelen ayudar tres mujeres vendedoras, quienes llevan trabajando allí poco más de un año, período en el que ya han presenciado tres intentos de suicidio.

“Algunos dejan el taxi y se dirigen corriendo al puente, para que no los detengan. Otros vienen, se sientan y comienzan a llorar”, comenta una vendedora del puesto de avena.

Unos más, dubitativos, comienzan a transitar el lugar. Las tres vendedoras del puesto les hablan. En otras ocasiones, llaman a la policía. “Nosotras no somos psicólogas, ni estamos capacitadas para atender a alguien en una crisis. Esto nos ha afectado bastante”, comenta una de ellas.

El psicólogo Paulo Daniel Acero precisa que una de las estrategias más efectivas para prevenir el suicidio es aislar a las personas que tengan ideación suicida del contacto con aquellos elementos que les faciliten ejecutar su desesperado plan.

“Los que más o menos saben de suicidio dicen que no importa si cierran el puente, las personas van a matarse en otro lugar. Esto es un error, estas estrategias sí son efectivas, porque el impulso por suicidarse no es eterno”, comenta el psicólogo.

Cita como ejemplo que “durante largo tiempo mucha gente iba al Empire State en Estados Unidos y se arrojaba al vacío. Entonces, lo que hicieron fue colocar unas barreras y ya la gente dejó de suicidarse allí”, comenta el psicólogo, y añade que las tasas generales de suicidio en Nueva York disminuyeron.

“La salud mental de los ibaguereños es nuestra prioridad”, afirma Martha Liliana Ospina, secretaria de Salud de Ibagué. Ella comenta que las principales causas para intentar suicidarse en Ibagué son, primero, los problemas familiares, los motivos personales, y por otro lado, el factor económico.

Otra estrategia para la prevención del suicidio es el Escuadrón Defensores de la Vida, con el que la Secretaría de Salud hace visitas domiciliarias en compañía de líderes comunales y orientadores escolares. Ya han atendido a 225 personas con ideas suicidas.

Le podría interesar: Los trastornos mentales son un asunto de todos

La iniciativa Psicólogo en tu Barrio, por otra parte, consiste en que todos los jueves los equipos de psicólogos de la Secretaría de Salud se dirigen a barrios y corregimientos a realizar capacitaciones sobre ayuda psicológica. La política de salud pública también contempla Tu Caja de Herramientas, un plan para capacitar a docentes con el objetivo de que puedan identificar cuándo una persona puede tener ideación suicida en el espacio escolar y de qué manera pueden controlarla.

También existe la línea Yo te Escucho (marcando 123 o 3177012061), para atender a personas necesitadas de ayuda psicológica. Gracias a esta modalidad de atención se ha hecho seguimiento a más de 1.500 personas con este tipo de crisis.

Además, la Secretaría de Salud imparte cursos de primeros auxilios psicológicos para capacitar a las personas en dar respuesta efectiva frente a alguien que esté pensando en acabar con su vida.

“Si evitamos que en la casa la persona que tenga ideación suicida pueda acceder a cuchillos, a armas, se previenen los intentos de suicidio, porque estamos ayudando a alguien que, en muchas ocasiones, está actuando por un impulso momentáneo”, afirma el psicólogo Paulo Daniel Acero.

Además comenta que es común que personas consideradas felices terminen acabando con su vida. En esos casos es posible detectar señales que indicarían que una persona cercana está necesitando ayuda, como la de renunciar a elementos valiosos: “Un chico en Bogotá amaba la música. Un día regaló su guitarra más preciada. Y nadie entendió que estaba enviando un mensaje con ese regalo”, comenta.

Otras señales son los cambios abruptos en el comportamiento. “Si una persona era muy sociable y de repente se convierte en alguien taciturno, se encierra y deja de hablar, esto puede ser un indicativo de ideación suicida”, afirma.

Si necesita ayuda o quiere hablar con personas profesionales y dispuestas a escuchar, le invitamos a llamar a las líneas de atención psicológica de la Personería Municipal de Ibagué, que atienden las 24 horas al día, los siete días de la semana: 3208515836 y 3208515819. También, puede consultar la línea de atención psicológica de la Alcaldía de Ibagué, 3177012061.

Sebastián Muñoz López

Por Sebastián Muñoz López

Periodista con profundización en relaciones internacionales y seguridad, paz y conflicto.@Sebasmunozlpsmunoz@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.