29 Jul 2021 - 12:47 a. m.

“Esta es la mayor crisis de la región de Urabá”: alcalde de Necoclí, Antioquia

Jorge Augusto Tobón habla de la crisis migratoria producida por el represamiento de 10 mil migrantes en Necoclí y la necesidad de que estos continúen su tránsito rumbo a Estados Unidos.

En Necoclí, municipio ubicado en el Urabá antioqueño, hay una emergencia migratoria que ha generado una crisis humanitaria. Son 10 mil migrantes los que se encuentran represados, en medio de una travesía con la que buscan cruzar el Tapón del Darién (ubicado en la frontera entre Colombia y Panamá) para seguir su tránsito por Centroamérica y llegar hasta Estados Unidos y Canadá.

Se trata de miles de personas provenientes de países como Haití, Cuba, Chile, Senegal, entre otros, y que están esperando un transporte marítimo que los lleve desde las playas antioqueñas hasta Chocó para continuar con la ruta. Jorge Augusto Tobón, alcalde de Necoclí habló con El Espectador sobre esta crisis migratoria que enfrenta el municipio.

¿Cómo es la situación de Necoclí en este momento?

En este momento nosotros tenemos represados en nuestro municipio más de 10.000 migrantes. Desde hace aproximadamente tres meses comenzó una migración desde países como Chile, Brasil, Ecuador, hasta llegar a Colombia. Algunos venían en tránsito, otros cuando ocurrió el terremoto de Haití se quedaron en estos tres países y ya como bajan las medidas restrictivas de la pandemia comenzaron su recorrido. Por esta razón, pues nos están llegando diarios, aproximadamente entre 800 y 1.000 migrantes a nuestro territorio. No tenemos la forma de trasladarlos hasta las costas del Chocó. Es ahí donde se está formando la dificultad más grande porque cada día están viniendo más y y no tenemos la forma de sacarlos que es lo que realmente quieren: llegar hasta el Chocó coger el Tapón del Darién, llegar a Panamá y pasar Centroamérica hasta llegar a Estados Unidos.

¿Por qué están represados?

Antes de la pandemia cuando ellos entraban por el paso fronterizo de Rumichaca, Ecuador, Migración Colombia les daban un salvoconducto por siete a nueve días, para entrar al país sin ninguna dificultad, salían del puerto de Urabá sin ningún problema.

Pero, ¿qué está pasando? Cuando llegó la pandemia suspenden estos salvoconductos, ellos están entrando de manera ilegal al país por trochas, no por Rumichaca. Ninguna empresa legalmente constituida le puede prestar el servicio de transporte a esta población. Hace poco me llamaron del municipio que hay unos vehículos inmovilizados, hasta cinco días le hicieron comparendo, y la gente está judicializada porque no les pueden prestar servicio, ellos están de manera irregular en nuestro país.

Esa es la petición que le hemos hecho a Migración Colombia, que les den salvoconductos. No hay forma de trasladarlos hasta el Chocó porque la única empresa que tenemos en Necoclí tiene solamente 12 embarcaciones, esas son para transportar los turistas, la población del Chocó que compra y se surte de la región del Urabá. Ellos dicen que tienen temor de transportar migrantes porque estarán las entidades encargadas de hacer los comparendos. Esto en el golfo lo maneja la armada, que está haciendo controles y las embarcaciones que están transportando migrantes son inmovilizadas. Si Migración Colombia no le otorga a esta gente un permiso o un salvoconducto ninguna empresa los va a transportar y se nos van a quedar en Necoclí.

¿Qué otras peticiones le han hecho a Migración Colombia?

Son tres: el salvoconducto para que puedan transitar dignamente por el territorio y las empresas puedan prestarles el servicio, la otra es un documento en el que el Gobierno Nacional le otorgue recursos al municipio para atender la emergencia que estamos viviendo y el último es ofrecer el paso digno a la población. Necesitamos que hagan un censo en la población, revisen los pasaportes y antecedentes.

Nosotros los municipios no estamos en capacidad de maniobrar de solucionar de gestionar ni tomar ninguna decisión. Esta le corresponde al Gobierno Nacional a través de Migración Colombia, es el único que puede solucionar esta dificultad. Debe tomar medidas, establecer políticas públicas migratorias.

¿Ha recibido alguna respuesta de Migración Colombia frente a estas peticiones?

Hoy me llamó el director de migración Colombia y me informó que convocaron una reunión para el próximo 5 de agosto con el Ministerio del Interior, Cancillería y Migración Colombia para buscar una solución pronta a este problema migratorio. Así la población de Necoclí no sigue sufriendo porque si no le prestamos atención de aquí en adelante, esto va a ser lo mismo y nosotros no vamos a poder aguantar.

Le puede interesar: “La migración por el Darién va a continuar y se va a transformar”.

Usted ha dicho que llegarán en los próximos días 30.000 y 40.000 migrantes más. ¿Por qué lo dice, qué información tiene al respecto?

Hemos conversado con los migrantes y nos han dicho que nos preparemos porque ellos se comunican, los migrantes tienen una herramienta fundamental que es el internet, exigen a donde quiera que van que haya internet, y nos manifiestan que desde Chile hasta entrar a Colombia desde hace varios meses viene un tránsito de más de 30.000 - 40.000 migrantes que con toda seguridad van a llegar a Necoclí. Ellos son conscientes de que esto es un problema, no del municipio, ni siquiera de Colombia, sino mundial, la migración ha existido y va a seguir existiendo. Nos tenemos que encargar nosotros, y por eso hay políticas internacionales que lo que permiten es que los países se comprometan para el paso sea digno, que no se les dificulte, que no tengan esa problemática que están viviendo hoy, que no se represen, que se les preste la debida atención, solo que aquí hace falta agilidad en estos procesos para que no ocurra lo que está ocurriendo en Necoclí.

Es la única solución porque la migración siempre va a existir, mientras que haya los problemas sociales y políticos de esos países africanos y en Haití -porque la mayor población de migrantes viene de Haití, el 60 - 70%-, siempre habrá migración. Mientras que Estados Unidos los reciba es algo que no va a acabar.

¿La única salida es que se les permita cruzar? Que continúe el flujo de migrantes para poder atender a esos que vienen.

Es la única solución porque el problema migratorio jamás se va a acabar mientras haya los problemas sociales y políticos en esos países africanos, en Haití (porque entre el 60 y 70% de los migrantes proviene de ahí) siempre va a haber migración. Eso nunca va a acabar.

Se sabe de las dificultades que hay para llevar el registro respecto a la migración. ¿Cómo hicieron el censo para decir que hay 10.000 migrantes en las playas?

Hicimos un censo a grandes rasgos y eso es lo que nos está arrojando. Por las filas que nos dice el dueño de la empresa AVEYATE, de las personas que llegan a comprar los tiquetes también podemos evidenciar que esa es la población que está estancada. Estamos cuantificando con la Policía y el Ejército los vehículos que se están inmovilizando y más o menos el promedio entre buses, busetas, taxis, camiones y carros particulares. Lo hemos estado cuantificado durante estos tres meses que llevamos de la crisis en Necoclí.

¿Cuál es la atención que le brindan a estos migrantes que se encuentran en el municipio?

Nosotros desde el gobierno municipal permitirnos que haya hoteles y que los habitantes del municipio tengan un comercio tengan actividades comerciales con ellos. Hasta ahí llegamos nosotros, no tenemos facultad de apropiarnos de los recursos del municipio para atenderlos. Yo no me quiero ver envuelto en una investigación con Contraloría porque los recursos de municipios son para para el funcionamiento propio del territorio. Entonces esa es la dificultad. Se les puede ayudar en cuanto a servicios públicos y de salud, pero hasta ahí llegamos nosotros no podemos hacer nada más.

Le puede interesar: Ituango: SOS.

Usted estuvo reunido ahora con el gobernador encargado de Antioquia, ¿él le ha dicho algo sobre algunos recursos para atender la situación?

Con el gobierno departamental quedamos en que entre hoy y mañana ellos dirán qué recursos pueden tener para ayudarnos en esta emergencia y calamidad pública que hemos decretado. La la petición es el tema de agua, necesitamos carro tanques, recoger la basura, fortalecer el sistema de salud. Nos preocupa un brote masivo de COVID-19 y necesitamos tener vacunas y pruebas disponibles. En eso nos puede apoyar la la gobernación, en logística, pero el resto es con el gobierno nacional.

¿Cómo funcionan los coyotes en el municipio y por qué no son identificados por las autoridades?

Lo que percibimos es que de una u otra manera los coyotes le sirve a los migrantes porque ellos permiten que consigan medios de transporte ágil que los ayuden a seguir avanzando, abusando de ellos, pero ellos de cierta manera lo permiten. La única forma de determinar quienes son los que están haciendo esta actividad ilegal es a través de denuncias de ellos y no lo harán porque se están beneficiando y porque saben que atrás vienen familiares, amigos, paisanos y que de cierta manera los van a necesitar. El Gobierno Nacional debe buscar estrategias para que la policía comience a investigar y actuar.

¿Cuál es la mayor preocupación o dificultad que enfrentan en medio de esta contingencia?

Es la mayor crisis de no solamente de Necoclí sino de toda la región de Urabá que ha sido siempre un corredor migratorio. No sabemos cuál va a se la solución, nuestra mayor preocupación es que ya se está generando una emergencia sanitaria, más de 10.000 personas. Ya colapsó el sistema de salud, los servicios públicos, hay tonelada de basura porque la empresa encargada de no ha podido porque no tiene la capacidad de resolver esta situación. El sistema de acueducto colapsó por completo no tenemos agua en el casco urbano. Ya los productos comienzan a escasear, hay un sobrecosto en los productos de cultivo municipio, por ejemplo un plato normalmente vale 200 o 300 pesos, ya vale 2.000 pesos el mismo plátano.

La misma población local está sufriendo esta llegada masiva desde de migrantes. Tenemos muchas denuncias en la administración municipal y en Personería de que los dueños de de inmuebles están pidiendo los apartamentos, casas y locales para rendárselo a migrantes. Un arriendo vale entre 400 y 500 mil pesos del mes y ellos en un día se están ganando hasta un millón de pesos. Esto está generando un problema social en nuestro municipio.

Comparte: