11 Oct 2021 - 7:55 p. m.

Liberación de monja colombiana secuestrada en África: su familia volvió a la vida

La religiosa Gloria Cecilia Narváez fue liberada el sábado 9 de octubre y de inmediato se reunió con el papa Francisco en El Vaticano. Así celebró la noticia su hermano Édgar, desde Pasto, Nariño.

Gloria Cecilia Narváez es una monja colombiana que fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 por Al Qaeda en Malí, África, y fue liberada el sábado 9 de octubre, luego de más de 4 años en cautiverio.

Édgar Narváez, hermano de Gloria, contó que su madre murió esperando que regresara y que pudo hablar con ella el día de su liberación. “El sábado por la noche ella me llamó, fueron dos minutos de alegría, de volver a vivir (…) La escuché muy bien, estable, alegre como siempre ha sido ella”, le dijo a Blu Radio.

Narváez expresó haberse sorprendido al escuchar que la voz de su hermana estaba intacta, como la recordaba. “Son cuatro años y ocho meses que no escuchaba su voz, me parece increíble porque la voz sigue intacta, fuerte, alegre. Llena de esperanza y futuro”, aseguró.

Lea también: Habló familiar de la monja Gloria Cecilia, liberada en Malí y más noticias de Colombia, aquí.

La llamada duró dos minutos, pero para Édgar fue de alegría interminable. “La alegría era inmensa, se me salieron las lágrimas. Eran las 10:30 de la noche y pasamos derecho celebrando”, contó Édgar. Él no sabe si su hermana recibió una carta que le envió en la que le contaba del fallecimiento de su madre Rosita, hacía poco más de un año, pero tampoco tuvo tiempo de hablar del tema con Gloria.

La madre de Gloria y Édgar se llamaba Rosita y falleció el 21 de septiembre, a los 87 años. “No aguantó más la ausencia de Gloria Cecilia. Se murió esperándola”, lamentó Édgar en conversación con El Tiempo.

Rosita se despidió de sus tres hijos y sus nietos. Pidió que le pusieran la misa en el televisor y murió en su casa rodeada de sus seres queridos, pero sin su hija Gloria Cecilia.

Le puede interesar: Video: Gloria Narváez, monja colombiana que estaba secuestrada, se reúne con el Papa.

“Antes de morir me dijo que cuando llegara la hermana la recibiera y le contara que la estuvo esperando por cuatro años y oraba todas las noches. Pero Dios no se queda con nada y detrás de esta tristeza tan grande por un año de la pérdida de mi mamá, llegó esta alegría y es como un bálsamo saber que (Gloria) está libre y de nuevo con nosotros”, le contó Édgar a Caracol Radio.

La monja Gloria Cecilia Narváez es misionera de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada desde el 2002, estuvo en México y Ecuador y fue rectora de un colegio en Pasto. Pero, ella quería llegar más lejos y ayudar a las personas, por eso pidió a su superiora que la enviara lo más lejos posible, según Édgar. Así llegó a Benín, país africano en el que estuvo ocho años.

Regresó a Colombia para estar con su familia por tres meses y regresó a África. “Con mi mamá intentamos persuadirla. Le insistimos en que aquí, en Colombia, hay territorios muy pobres donde agradecerían su ayuda. Pero ella ya estaba decidida”, afirma Édgar. Por eso Gloria llegó a Malí en 2012.

Puede leer: Así pasaba los días la monja Gloria Cecilia Narváez durante su cautiverio en Malí.

En el país africano la religiosa apoyaba a madres cabeza de hogar que tenían proyectos productivos y ayudaba a los niños de un albergue donde les daban alimentación, educación y techo. Hasta que fue secuestrada cerca de la localidad de Koutiala, 400 kilómetros al este de la capital, Bamako. Llevaba seis años en la parroquia de Karangasso como misionera.

El único contacto que había tenido Édgar con su hermana Gloria había sido por medio de cartas que intercambiaban por medio de la Cruz Roja Internacional. También recibió videos que eran pruebas de vida de Gloria. El 23 de septiembre, la hermana superior de la comunidad franciscanas de María Inmaculada, Aylem Yela Romo, informó que la monja colombiana no estaba en buenas condiciones de salud.

“Está en el Vaticano, descansando, se va a reponer física y psicológicamente allá por quince días y yo creo que después de eso ya debe venir a Colombia y a ver si sigue allá o se queda”, expresó Édgar. “Ella es una mujer con una inquietud grande, ella está moviéndose. Su objetivo es ayudar a los demás. Ojalá me equivoque y no vuelva allá nunca más, pero conociéndola yo creo que ella vuelve con su grupo de mujeres cabezas de hogar y niños, los mismos que se alegraron con su liberación”, añadió Édgar.

Lea: Liberan a Gloria Cecilia Narváez, monja colombiana secuestrada por Al Qaeda.

Sobre la liberación y negoción, Édgar explicó que fue un proceso largo entre el Gobierno colombiano y las cancillerías de diferentes países. “Estamos programando en Pasto el recibimiento cuando nos diga que llegará a Colombia”, finalizó Édgar.

Comparte: