25 Sep 2019 - 5:49 p. m.

ICBF encuentra 15 menores en situación de trabajo infantil en Coveñas y Tolú, Sucre

Los niños, niñas y adolescentes vendían dulces tradicionales y accesorios para los turistas, según el Bienestar Familiar. La institución procedió a verificar sus derechos.

* Redacción Nacional

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) identificó a 15 menores en situación de trabajo infantil en zonas turísticas de Santiago de Tolú y Coveñas, Sucre, este martes 24 de septiembre.

Los niños, niñas y adolescentes se encontraban vendiendo dulces tradicionales y accesorios para los turistas, según la institución. El ICBF procedió a verificar sus derechos y a desarrollar el seguimiento y asistencia al grupo de menores y a sus familias.

Le puede interesar: En Cesar firman pacto contra el abuso sexual a niños y adolescentes

“En conjunto con la Policía Nacional se llevó a cabo una actividad de sensibilización con la población y turistas en los hoteles de estos municipios con miras a prevenir la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes e informar los riesgos del trabajo infantil”, comunicó el Bienestar Familiar.

Estas jornadas contra el trabajo infantil continuarán realizándose en los municipios de San Marcos, Colosó, Sampués, Santiago de Tolú, San Onofre, Coveñas y Sincelejo en el departamento de Sucre.

De octubre a diciembre de 2018, según cifras del Dane, 644.000 menores de una población total de 10’864.000 entre los 5 y los 17 años estuvieron trabajando  “al menos una hora a cambio de ingresos monetarios o en especie, o al menos una hora sin recibir pago en calidad de trabajador familiar sin remuneración o trabajador sin remuneración en empresas o negocios de otros hogares”, comunicó la entidad.

El Código de Infancia y Adolescencia establece en su artículo 20 que “los niños y adolescentes serán protegidos contra el trabajo que por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo pueda afectar su salud, integridad y seguridad o impedir el derecho a la educación y contra las peores formas de trabajo infantil”.

Hay algunas excepciones. Por ejemplo, los adolescentes entre los 15 y 17 años que quieran trabajar necesitan la autorización expedida por el Inspector de Trabajo o, a falta de este, puede dar el aval el Comisario de Familia o en su defecto el alcalde municipal a solicitud de los padres, acudientes o del defensor de Familia.

Con dicha autorización los menores de edad podrán desempeñar actividades remuneradas de tipo artístico, cultural, recreativo y deportivo siempre y cuando tengan una formación y especialización que les permita ejercer sus actividades laborales. 

Comparte: