Publicidad
23 Jul 2021 - 2:00 a. m.

La guerra que se recrudece en el sur de Córdoba

Desde 2018, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y el frente Virgilio Peralta de los Caparros se disputan el control territorial del clúster de la cocaína, que se encuentra en esta subregión. Desde abril de este año, más de 2.000 personas han salido desplazadas de esta región y otras 500 están confinadas.
César Giraldo Zuluaga

César Giraldo Zuluaga

Periodista sección Vivir
Algunos sectores insisten en que parte de la solución a la situación que vive la región está en la implementación de la reforma rural integral producto del Acuerdo de Paz del 2016. / Cristian Garavito.
Algunos sectores insisten en que parte de la solución a la situación que vive la región está en la implementación de la reforma rural integral producto del Acuerdo de Paz del 2016. / Cristian Garavito.
Foto: El Espectador - Cristian Garavito

“En el sur de Córdoba lo que hubo fue un ‘tú sales, yo entro’”, dice Arnobi Zapata, presidente de la Asociación Nacional de Zonas de Reservas Campesinas (Anzorc), sobre la situación que se presentó en el departamento luego de la salida de las Farc a finales de 2016. Es decir, si bien los excombatientes de los frentes 5, 18, 36 y 58 dejaron sus armas hace cinco años, otros actores armados llegaron y ocuparon ese vacío. Desde entonces, los enfrentamientos entre las organizaciones armadas que han ido reagrupándose en los territorios han generado desplazamientos, confinamientos, masacres y asesinatos de líderes sociales. Solo desde abril de este año, más de 2.000 indígenas emberas han sido desplazados y otros 500 están confinados.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar