16 Feb 2019 - 3:42 p. m.

Los detectives de una madre venerable

El papa Francisco firmó el decreto en el que se confirma que la fundadora de las Hermanitas de la Anunciación actuó conforme a las virtudes heroicas cristianas. Esta es la historia detrás de su causa de canonización católica.

Natalia Tamayo Gaviria - @nataliatg13

María Ana Julia Duque Hencker, mejor conocida como Madre María Berenice, nació en Salamina, Caldas, el 14 de agosto de 1898, y murió en Medellín el 25 de julio de 1993.  / Archivo particular
María Ana Julia Duque Hencker, mejor conocida como Madre María Berenice, nació en Salamina, Caldas, el 14 de agosto de 1898, y murió en Medellín el 25 de julio de 1993. / Archivo particular

A Sebastián le era imposible arrodillarse para orar, pero lo hizo sentado en su cama sin sentir sus pies. Además del Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria, le conversó a una mujer que nunca conoció y que estaba muerta desde 1993. Buscó en el nochero la foto de ella, en la que se leía su nombre: madre María Berenice (nacida en Salamina, Caldas, en 1898). Agarró entre sus manos la estampita, la miró y le pidió para que les diera vida a sus piernas. Nada perdía con hacerlo.

Concluyó su petición con un “amén, que así sea”. Y así pasó. Primero sintió una oleada de frío, a la que, aún, no le encuentra ninguna explicación, pues en su habitación no había puertas ni ventanas abiertas. Luego dos destellos de luz aterrizaron en cada uno de sus hombros. Los hilos luminosos —a modo de títere— lo halaron. Sebastián Vásquez Sierra se puso de pie después de haber estado reducido a una silla de ruedas durante siete años.

Recibe alertas desde Google News