23 Jul 2021 - 4:58 p. m.

Más de 800 campesinos están desplazados en Ituango por accionar de grupos armados

Las personas que han sido desplazadas por las disidencias del frente 18 de las Farc, también fueron amenazadas de muerte por el Clan del Golfo.

La situación humanitaria en Ituango, al norte de Antioquia, sigue siendo crítica. Desde el pasado miércoles 21 de julio cientos de campesinos han llegado desplazados al casco urbano del municipio. Este desplazamiento es consecuencia de la lucha por el territorio que hay en la zona entre el frente 18 de las Farc y el grupo paramilitar del Clan del Golfo. Por ahora no hay un censo que establezca cuántas personas han sido víctimas de estas actuaciones, pero se estima que han llegado más de 800 personas. Estas cifras aumentan con el paso de las horas, pues más veredas y corregimientos han empezado a desalojar sus territorios.

Las veredas de Santa Lucía, Quebrada del Medio, El Quindío, Santa Bárbara, El Limón, Las Brisas, El Chuscal, Los Sauces y corregimiento de La Granja y de El Cedral -estos últimos dos empezaron a desplazarse en la noche del jueves 22 de julio de 2021- son las comunidades más afectadas.

También puede leer: “Queremos que nos digan por qué esto pasa año tras año en Ituango”: Isabel Cristina Zuleta

Además de la problemática del desplazamiento, algunos líderes de la comunidad han denunciado que no han recibido ayudas de la Alcaldía municipal para poder llegar hasta el casco urbano y han tenido que caminar muchos kilómetros. También han sido enfáticos en denunciar que en la noche del jueves 22 de julio estas personas no comieron nada y que la Alcaldía de Ituango está intentando ocultar lo que pasa en el municipio.

“Hay un problema muy grave y es intentar ocultar la gravedad de la situación que estamos viviendo hoy en el municipio de Ituango. Son muchísimas veredas, todos los días siguen llegando personas. Desde el primer día la administración local se negó a enviar transporte para la gente, los dejaron tirados en las vías y tuvieron que caminar”, le dijo Isabel Cristina Zuleta, lideresa social de Ituango, a El Espectador.

Los desplazados fueron acomodados en un inicio en la escuela Juan 23, sin embargo está llegó a su máximo de capacidad por lo que no pudo seguir recibiendo personas. Otros de los campesinos fueron llevados a la sede del Sena para que recibieran atención. Sin embargo, siguen llegando más personas por lo que la rectora de la institución educativa Pedronel Ospina anunció que hoy no habría clase para poder recibir a los que están llegando de los corregimientos de La Granja y El Cedral.

Esta situación cada vez es más complicada. Según Zuleta los tiempos de desplazamiento cada vez son más cortos. Antes era cada año y ahora están siendo cada seis meses o menos. Además, estos desalojos tienen un impacto directo en el patrimonio de los campesinos, pues muchos pierden animales y cultivos.

“No hay un censo concreto de lo que la gente está perdiendo de su patrimonio. Muchos llegan con su animales angustiados por las cosechas y por sus vacas y cerdos y no hay quien proteja esto ante los desplazamientos, que además son reiterativos. Estos procesos sistemáticos de desalojo lo que ha hecho es empobrecer aún más a la población, son siempre las mismas veredas”, dijo la lideresa.

La situación de desplazamiento en Ituango, al igual que en otras partes de Colombia, como Argelia (Cauca), por poner un ejemplo, tienen una problemática más. En este caso son las disidencias de las Farc quienes obligan a la población a salir de sus casas, pero del lado del Clan del Golfo, los amenazan con matarlos o quemarles las casas a quienes cumplan esta orden de desalojo.

“Todos los grupos abusan de la población sin ninguna institucionalidad que proteja la vida, el patrimonio y el bienestar de la gente. Tampoco hay un análisis serio sobre las causas estructurales del desplazamiento porque se sigue negando la gravedad de estos hechos sistemáticos”, finalizó Zuleta.

También puede leer: Ituango nos muestra que la misma estrategia no da más

En el municipio tampoco hay un defensor comunitario, pues no ha sido nombrado y la Defensoría tiene problemas para llegar a esta zona debido al estado de las vías. Con la temporada de lluvias, muchas de las carreteras que llegan hasta Ituango tienen derrumbes o son intransitables, algo que hace más complicado la asistencia de estas personas. Líderes y lideresas han denunciado que también hay un desabastecimiento de algunos servicios, como el gas, en Ituango.

En febrero de 2021 hubo un desplazamiento en las veredas de El Quindío, Quebrada del Medio, Las Arañas y El Alto del Limón por el enfrentamiento de estos dos grupos armados. Fueron más de 250 personas la que tuvieron que dejar sus casas, cultivos y animales para huir del conflicto armado.

Comparte: