21 Sep 2020 - 4:39 p. m.

Masacran a cuatro personas y asesinan a una comunera indígena en Nariño

Las cuatro víctimas de la masacre eran familiares. Autoridades locales señalaron que ya se había advertido sobre el riesgo de que este tipo de hechos ocurrieran en el territorio.

La jornada del domingo se volvió a manchar de sangre en los territorios del suroccidente del país. Además de la masacre de seis personas en la mañana del 20 de septiembre, en Buenos Aires (Cauca), el Ejército confirmó la masacre de cuatro personas en El Charco (Nariño) y el asesinato de una lideresa indígena en Mallama, en el mismo departamento.

Sobre la masacre, según un líder regional de la zona, se habla que los cuerpos fueron encontrados ayer en la vereda Pampa, zona rural de Mosquera (Nariño). Primeras versiones por parte de las autoridades señalan que las víctimas, identificadas como José Erney Miranda Valencia, Fabián Olave Estupiñán, Cristian Miranda Valencia y Orlando Cuero Castillo, fueron encontradas en un manglar, en estado de descomposición, con múltiples impactos de bala y se maneja la hipótesis de que se tratara de un ajuste de cuentas entre grupos al margen de la ley que buscan control territorial y renta de los negocios conexos al narcotráfico en la región.

José Erney Miranda, Fabián Olave y Cristian Miranda eran oriundos del municipio de El Charco, lugar al que trasladaron sus cuerpos para hacerles los respectivos estudios forenses y determinar las circunstancias en las que asesinaron a estas personas. Orlindo Cuero, por su parte, era oriundo de Iscuandé y era cuñado de uno de los hermanos Miranda, según el alcalde de El Charco, Víctor Candelo.

También le puede interesar: Denuncian nueva masacre, esta vez en zona rural de Buenos Aires (Cauca)

El mandatario local agregó que este lunes 21 de septiembre se llevará a cabo un Consejo de Seguridad en su municipio para evaluar lo sucedido y tomar las medidas necesarias para cuidar a la población de la posible réplica de este tipo de actividades.

A través de un diálogo que el alcalde Candelo tuvo con Caracol Radio, el mandatario manifestó temor e impotencia por lo ocurrido debido a que, dice, ya habían emitido alertas tempranas a nivel departamental y nacional, en las que expusieron su situación en materia de dinámica de grupos armados y consecuentes amenazas a la población civil. “Este tema ha tenido varias alertas tempranas, esto ya se ha venido previendo. La idea es que esto corresponde a situaciones que han sido anunciadas”, precisó.

Por otro lado, un líder de El Charco, quien prefirió ocultar su identidad por seguridad, le dijo a El Espectador que “lo que se comenta sobre la masacre es que a estas personas las atraparon luego de haber hurtado el motor de la lancha de un pescador. El problema es que los que cometen la masacre venden la acción como una especie de justicia, son como una especie de justicieros, pero así comienzan a legitimar su actuar y terminan haciendo barbaridades. Sin embargo, el grupo que masacraron era una banda que también sembraba terror a los pescadores de la zona, sobre todo en las zonas de los manglares”.

Explicó que la orilla del río Tapaje está llena de manglares y mucha gente que vive de la pesca o las conchas transitan por la zona, por lo que banidos aprovechan para robar y atentar contra los pescadores. “En términos generales hay mucha inseguridad, el riesgo para la ciudadanía es que ya no se pueda andar por las orillas, entonces la gente que vive de la pesca o las conchas si se mete por un manglar equivocado pierde. Para llegar al mar tienen que pasar por los manglares, pero si ahí están escondidos los bandidos que roban o matan el peligro es muy grande. No hay control de la fuerza pública en esas zonas, las autoridades hacen barridos, pero es imposible que hagan presencia permanente y este es un territorio muy extenso”.

En consecuencia, afirmó que por cuestión de seguridad la misma ciudadanía ha establecido un toque de queda, entonces a partir de las 9:00 p.m. los pobladores de El Charco deciden no salir de sus viviendas. “La misma gente por temor se guarda porque dicen que a esa hora los que salen a la calle son bandidos y hay mucho riesgo”.

Homicidio de comunera indígena

Sobre el caso de la comunera indígena, identificada como Alba Alexandra Pizanda, se conoce desde la Secretaría de Gobierno departamental que un par de hombres armados arremetieron contra el vehículo en el que se movilizaba la mujer del resguardo del Gran Mallama.

Por medio de un comunicado emitido por el resguardo al que pertenecía Pizanda, el cabildo ubicado en el llamado Gran Territorio de Los Pastos rechazó el asesinato de su compañera, a la que describieron como “una inocente madre, hija y esposa que siempre estaba al servicio de su comunidad y que hoy deja luto en nuestros corazones”.

Con este hecho delictivo, el país ya suma 61 masacres en lo corrido de 2020, según la organización social Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Comparte: