6 May 2021 - 2:30 a. m.

“Me tuvieron 12 horas esposado con la mano en alto”: dejan en libertad a abogado defensor de DD. HH. en Piedecuesta

Johan Sebastián Moreno Castro, abogado del equipo Jurídico Pueblos, fue detenido ilegalmente, según lo determinó la Fiscalía este miércoles. La Policía negó que lo hubiera golpeado y aseguró que tenía pruebas para la captura.

El abogado Johan Sebastián Moreno Castro, de 27 años, y defensor de derechos humanos del Equipo Jurídico Pueblos en el departamento de Santander, fue detenido en la noche del 4 de mayo en el municipio de Piedecuesta (Santander), cuando estaba intermediando y hablando con los manifestantes que minutos atrás habían recibido gases lacrimógenos por parte de uniformados. “El policía que me capturó se llama Carlos Andrés Pérez, en compañía de otros patrulleros que me lanzaron al piso y me golpearon la cabeza con una granada que tenían en la mano. Después me golpearon con sus radios y con un casco que quedó con manchas de sangre”, relató.

En los videos que alcanzaron a grabar otros defensores se observa el momento en el que, esposado y golpeado, Johan es arrastrado por las calles y conducido hacia una moto de la Policía. Según abogados del Equipo Jurídico Pueblos, “fue subido a una motocicleta en medio de dos agentes y el capitán Andrés Pérez, que estuvo de copiloto atrás de Johan, lo sujetó por el cuello y la cara mostrándolo a la gente mientras decía ‘aquí tenemos a este hijueputa’. De camino a la estación de Policía, pasaron por un puente sobre una quebrada donde el capitán le dijo ‘si quiere lo arrojo y lo dejo ahí tirado, y luego digo que usted se accidentó. Usted tiene que decir que me pegó a mí y a tres policías más’”, se lee en el comunicado.

En su relato, el abogado también contó que en varias ocasiones lo tildaron de guerrillero y que nunca le explicaron la razón por la que lo habían capturado. De hecho, el fiscal encargado de su caso determinó en la mañana de este miércoles, al recibir las pruebas entregadas por la Policía, que no continuaría el proceso porque no fueron claras y que su captura había sido ilegal; por eso lo dejaron libre sobre las 9 de la mañana.

En esas 12 horas que permaneció privado de la libertad, el abogado le contó a El Espectador que lo dejaron en un patio a la intemperie, le negaron tomar agua y no le permitieron ir al baño en toda la noche. “Me pusieron las esposas amarradas a un pasacalles de la Policía y tuve la mano en alto todo el tiempo. Se burlaban de mí y de mi representante legal, nos decían ‘hippies’ y se reían. El custodio que me pusieron no tenía el uniforme de la policía sino que vestía un traje de bioseguridad blanco, por eso no pude ver su identificación”, narró.

Después de pasar la noche en la estación, abogados del Equipo Jurídico Pueblos pudieron llevarlo a Medicina Legal y al Hospital para evaluar la gravedad de sus heridas, donde le diagnosticaron contusión en un hombro, en un brazo y en la rodilla, más una herida en la cabeza de 4 cms de profundidad.

Este diario se comunicó con la Policía de Piedecuesta (Santander) y con la Policía Metropolitana de Bucaramanga para conocer su versión de los hechos, quienes aseguraron que al defensor de derechos humanos lo capturaron por los delitos de ataque a servidor público y lesiones personales. El coronel Luis Alfonso Quintero, subcomandante de la Metropolitana de Bucaramanga aseguró que tienen material probatorio suficiente que indicaría que el abogado habría lanzado piedras a los uniformados en medio de las protestas y que “habría intentado secuestrar a uno de nuestros policías”.

Declaración Policía

Uno de los policías de Piedecuesta, que no se identificó vía WhatsApp, dijo que el abogado “en ningún momento fue golpeado por la Policía, por el contrario él golpeó a la Policía”. Sobre la situación de haberlo dejado toda la noche a la intemperie dijo que “no se tienen camas en esta estación, sólo celdas para personas privadas de la libertad. En ningún momento se le negó entrar al baño y en la estación de Policía no tenemos agua disponible para que ellos tomen, sólo había la que le podía proporcionar la familia”.

El policía que no aceptó identificarse durante la conversación, no respondió a la pregunta de El Espectador de: ¿por qué no fue legalizada la captura si la Policía dice tener todas las pruebas suficientes que demostrarían que el abogado lanzó piedras a los uniformados?

Por otro lado, el abogado le entregó a este diario una fotografía en la que se observa el casco de uno de los policías manchado de sangre, después del golpe que recibió Johan Sebastián Moreno. Sin embargo, el oficial que habló con este medio dijo que “como iban tres personas en la moto, cuando el detenido recostó su cabeza sobre el conductor de la motocicleta, obviamente va quedar el casco sangrado”.

El defensor de derechos humanos contó que mañana, 6 de mayo, saldrá la decisión del juez por el habeas corpus (recurso que un ciudadano puede interponer inmediatamente para determinar la legalidad de un arresto), que interpuso al considerar que su detención fue ilegal y que recibió malos tratos por parte de las autoridades.

Comparte: