4 Mar 2017 - 4:19 a. m.

Natalia Orozco: “El silencio de los fusiles”

“Haciendo la película no me preocupé por las primicias periodísticas y eso nos permitió tomar decisiones pensando en si el momento aportaba a la reflexión que queríamos o no. Hay momentos que pueden parecer superficiales, pero para mí son reveladores.

Redacción paz

Me impresionaron los reencuentros con sus familias. Eso me mostró cómo seres humanos que tomaron decisiones que hicieron tanto daño, actos que no tienen justificación, son hijos, hermanos, padres. La complejidad de la condición humana.

Del lado del Gobierno vi unas personas con profunda capacidad de autocrítica, unos militares con ganas de que sus tropas puedan vivir una Colombia diferente. Me impactó la capacidad de Humberto de la Calle para ponerse en los zapatos del otro. Eso fue muy importante, porque la fuerza empática jugó un rol fundamental.

Creo que la guerrilla no está lista aún para ir al nivel de profundidad y autocrítica que yo quería. Pero logré mostrar cómo vivieron ellos este período, narrado desde una perspectiva muy íntima. Tenemos que reconocer, por ejemplo, que en la clase empresarial hay gente comprometida y que no todos son financiadores de paramilitares. Que personas que han reclutado niños o estallado bombas pueden ser el resultado de las circunstancias. Estoy convencida de que ninguna guerra es un asunto de buenos y malos. Todos tenemos una responsabilidad. Esta película también se pregunta cómo sería Colombia si venciéramos la guerra contra la indiferencia”.

Comparte: