25 Dec 2019 - 6:50 p. m.

“Nathalia no tenía ningún tiro”: madre de ecóloga asesinada

Ximena Cáceres, madre Nathalia Jiménez, la ecóloga de 35 años asesinada junto a su pareja cerca a Palomino, dijo que a su hija la mataron por ser una líder social en defensa de los derechos de los campesinos.

* Redacción Nacional

Ximena Cáceres, madre de Nathalia Jiménez, quien fue asesinada junto a su esposo Rodrigo Monsalve, dijo que su hija no tenía signos de tortura. “Yo no la he visto ni la veré, pero ayer hablamos con el comandante o la persona encargada de Santa Marta, y él decía que no había tortura y tampoco ningún tiro. Que eso quede claro”, explicó Cáceres a Caracol Radio al señalar que Medicina Legal entregará el dictamen de lo que sucedido. 

También le puede interesar: La lucha paramilitar que se vive en zona en la que asesinaron a pareja de ambientalistas​

La pareja había desaparecido el viernes 20 de diciembre a las 5:30 p.m. cuando se movilizaban en una camioneta negra sobre la Troncal Caribe con destino a Palomino, La Guajira. Según Cáceres, su hija fue asesinada por ser una líder social que trabajaba por los campesinos. “Los mataron por ser una líder social que no hacía sino defender al campesino, no hacía sino enseñarlos a cultivar su tierra. Ella me decía, ‘quiero que esos campesinos tengan sus parcelas mamita, para que la tierra vuelva a ser como antes. Quiero que ellos mismos saquen sus  productos para comercializarlos a buenos precios’. A ella la mató los problemas que hay en este momento en Colombia”.

Lo último que supieron los familiares de Jiménez y Monsalve, fue gracias a una llamada que la écologa sostuvo con su padre, donde ella contaba que desconocidos los habían abordado en la carretera. “El papá dice que Natalia gritó mucho y Rodrigo le decía ‘tranquila tranquila’ y al fondo se oía ‘si ustedes siguen gritando los vamos a matar’ y ya no hubo más comunicación”, explicó Cáceres.

También le puede interesar: Cerca a Palomino fueron hallados los cuerpos de Nathalia Jiménez y Rodrigo Monsalve​

Natalia Jiménez era ecóloga de la Fundación Natura y Rodrigo Monsalve era antropólogo y dj en Santa Marta. La pareja vivía en esta ciudad y había contraído matrimonio una semana antes de su asesinato. Medicina Legal informó que los cuerpos fueron hallados en la vereda Perico Aguado, zona rural de Santa Marta.

“Era un ángel. Mi única hija, fue toda la vida hermosa. Me quiso mucho, me amaba.  Me decía todos los días, ‘mamita te amo más que nadie en el mundo’. Fue juiciosa, hizo sus carreras casi que a pulso. Todo lo que quería lo lograba e iba en contra del maltrato, del engaño y de la falsedad. Ella quería a los animalitos, quería a la tierra, quería a sus campesinos, por eso la mataron”. Su madre espera que algún día el Gobierno les de respuesta de lo que pasó. 

Comparte: