Publicidad
10 Aug 2020 - 11:39 p. m.

¿Qué pasa con la seguridad en la frontera entre Risaralda y Chocó?

Las autoridades locales dan parte de tranquilidad en materia de seguridad; sin embargo, organizaciones sociales aseguran que han aumentado las intimidaciones y reclutamientos en sus territorios durante la pandemia.

María Paula Ardila y Camilo Pardo Quintero / mpardila@elespectador.com - cpardo@elespectador.com

Se teme que al sur del Chocó haya constantes disputas territoriales entre la disidencia del Frente 30 de las Farc y miembros del Eln.
Se teme que al sur del Chocó haya constantes disputas territoriales entre la disidencia del Frente 30 de las Farc y miembros del Eln.
Foto: Agencia AFP

El reclutamiento forzado de niños —especialmente indígenas— en la frontera entre Chocó y Risaralda, sumado al debate sobre la supuesta expansión territorial del Eln en los corredores de droga de los ríos Atrato y San Juan, tiene en alerta a organizaciones sociales, líderes comunitarios y autoridades locales en esta zona del país.

Desde la ONG Jueces de Paz, de Risaralda, encabezada por el líder social Eisenhower Zapata, aseguran que entre los municipios de Pueblo Rico (Risaralda) y Bagadó (Chocó), sobre el Alto Andágueda, el frente Manuel Hernández el Boche, del Eln, ha tenido una crecida exponencial desde el inicio de la cuarentena y ha usado el corredor fluvial que une ambos departamentos para ejercer presencia con dos objetivos: controlar los flujos de narcotráfico con rumbo hacia el suroccidente antioqueño y dedicarse al reclutamiento forzado de menores para engrosar sus filas.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.