2 Sep 2019 - 9:22 p. m.

"Tenemos que aprovechar el enorme potencial que tiene Funza": Óscar Uribe

Candidato a la Alcaldía por el Centro Democrático, dice que hay que pensar a largo plazo y propender por un nuevo desarrollo territorial. Dice que los últimos mandatario del municipio han sido cortos de visión cuando Funza es la "perla" de la Sabana.

Redacción Politíca

Óscar Uribe, candidato del Centro Democrático a la Alcaldía de Funza, Cundinamarca. / Óscar Pérez
Óscar Uribe, candidato del Centro Democrático a la Alcaldía de Funza, Cundinamarca. / Óscar Pérez

Con más de cien mil habitantes, Funza es uno de los municipios estratégicos de la Sabana, parte de la llamado área metropolitana de Bogotá. Es la tierra del actual gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, y por estos días la campaña electoral para elegir su nuevo alcalde está al rojo vivo. En la baraja está Óscar Uribe, candidato por el Centro Democrático, quien tiene un amplio recorrido en lo público: fue secretario de Tránsito, de Gobierno, de Obras Públicas y gerente de la Empresa de Acueducto del municipio, entre otros cargos. Hace cuatro años aspiró por el Partido Conservador y obtuvo 6.665 votos, siendo segundo. Ahora vuelve como oposición al actual mandatario. Es administrador de empresas de la Universidad Central y tiene una especialización en alta gerencia financiera de la Universidad Central.

¿Quién es Óscar Uribe?

Un funzano de nacimiento. En Funza estudie y he tenido la fortuna de trabajar con el municipio desde que estaba muy joven. He sido secretario de Tránsito, de Gobierno, de Obras, de Desarrollo Económico, de Desarrollo Social, fui gerente de la Empresa de Acueducto. Trabajé también con el Fondo para la Reparación a las Víctimas y con la Secretaria de Educación de Bogotá. Fui miembro del Consejo Territorial de Planeación, he sido comerciante y profesor. En fin, son 20 años de estar trabajando en temas de lo público, de gobierno, lo cual nos da un perfil y un bagaje para aspirar a dirigir los destinos del municipio.

Hace cuatro años ya había sido candidato con el Partido Conservador, ahora va por el centro Democrático, ¿por qué insistir?

Yo al principio me consideraba liberal y estuve vinculado a varios gobiernos liberales. Pero después aterrice en el Partido Conservador y hace cuatro años aspire por esa colectividad. La razón es que con el paso de los años comencé a identificarme con sus ideas y postulados, de que la familia es el principal pilar de nuestra sociedad o temas como la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, que no comparto. Por supuesto se trata de respetar las diferencias, pero en mi esencia creo que estoy alineado con otros conceptos. Y mi llegada al Centro Democrático sigue esa línea de derecha. Yo soy en estos momentos oposición a los gobiernos tanto municipal como departamental, desde se quedaron con todos los avales: liberal, conservador, Cambio Radical. Y nosotros, en nuestro ejercicio político, teníamos que asegurar un espacio y adicionalmente mantener una línea política. Hubo también una coyuntura en la campaña a la Presidencia, en la que yo fui el coordinador en la del hoy presidente Iván Duque en Funza, donde se logró un gran resultado.

En esos 20 años de ejercicio en lo público, ¿ha tenido usted cuestionamientos legales?

Diría que las denuncias normales, que no pasaron de indagación preliminar. A veces las personas se quejan por el actuar de la administración como tal, pero uno está en el cumplimiento de sus funciones. Por ejemplo siendo secretario de Tránsito, a la gente no le gustó que iniciáramos operativos, como controlar el transporte de niños a las escuelas en un carro particular.

¿Por qué quiere ser alcalde de Funza?

Creo que la vida me encarriló en esto. Uno siente que va haciendo escuela, escalando, haciendo ejercicios en los que cada día se va adquiriendo experiencia. Ahora sentimos que es el momento de dar un salto, de dejar de pensar en esos trazos de cada cuatro años, que es lo que ha venido pensando cada alcalde, y aprovechar el enorme potencial que tiene Funza. La gente no lo sabe, pero cuando se aterriza en el aeropuerto El Dorado, lo hace en jurisdicción de Funza. Las zonas empresariales están en nuestro territorio y estamos en una zona que tiene conexión con la calle 80, que conecta todo el corredor norte del país, y con la calle 13, que conecta toda la parte sur. Y estamos pegados a una ciudad como Bogotá, con más de diez millones de personas. Funza es un territorio de muchísimo futuro, de una gran proyección económica para el país, algo que quizás los gobernantes que ha tenido no han querido ver. Somos la perla de esta sabana, y a través de procesos, sin descuidar el tema medioambiental, podemos pensar en grandes proyectos de desarrollo industrial y comercial, asociados al aeropuerto, generando progreso y desarrollo.

¿Qué quiere decir cuando dice que quizás quienes han gobernado el municipio no han querido ver?

Cuando uno tiene la posibilidad en sus manos de trazos de largo plazo, hay que pensar en 40, 50 años adelante, en llevar nuestra ciudad y nuestro territorio, sacarlo de ese encapsulamiento que tiene. Yo siento que es una oportunidad de cambio y que se da en este instante. Coincidencialmente estamos haciendo estudio del Plan de Ordenamiento Territorial, la modificación en todo su componente general. Estamos en un momento muy importante para dar un vuelco, para apostarle al futuro, para pensar en bienestar, en reorganizar ese territorio en el que hoy muchas veces uno se siente caminando por un laberinto, porque así son las vías del municipio. Tenemos que volcarnos a un nuevo desarrollo territorial, sobre la base de un eje ambiental, que es el humedal El Gualí, que tiene 802 hectáreas, y una zona empresarial robusta, bien pensada, bien planificada, podríamos llegar a ser uno de los municipios no sólo más importante del país, sino que yo creería que Latinoamérica.

Usted ha dicho que hoy es oposición al actual alcalde, Manuel Montagu, ¿por qué?

Yo he sido respetuoso del su gobierno, pero hay cosas que no comparto. Por ejemplo no comparto la persecución al comercio, que es la gran vocación de Funza. Siento que nos ha venido atacando, cuando revisan hasta el último centímetro, cuando no se permite el estacionamiento, así sea por unos segundos para bajar no y comprar, en no generar alternativas y posibilidades a aquellas personas que devengan su sustento de esas actividades comerciales. He cuestionado también algunas decisiones en temas de movilidad, cuando hoy para movernos entre Funza y Bogotá nos podemos tardar hasta dos o tres horas. Llegamos a un punto de alta saturación vial, rodeados de peajes. La idea es gestionar con los gobiernos departamento y nacional una vía alterna, que puede ser la prolongación de la Avenida La Esperanza o la Calle 63. Nosotros la tenemos proyectado.

¿No cree también que es el momento de afianzar el proyecto de ciudad-región, con Bogotá y otros municipios de la sabana?

De eso venimos hablando hace mucho tiempo. Hay personas que le tienen miedo a ese concepto de “área metropolitana”, al pensar que se pierde autonomía. Pero resulta que ello lo que permite es pensar y planificar el territorio con un carácter regional. Creo que mientras se logra el proceso de planificación, podríamos entre Funza, Mosquera, Madrid y Bogotá, que somos los vecinos, sacar adelante proyectos que nos beneficien a todos, por ejemplo, vías en común y que no pase lo que pasa hoy, que son puras colchas de retazos.

Más allá de los temas de movilidad, ¿sobre qué otras propuestas están cimentada su campaña?

En temas de seguridad y en la prestación del servicio de salud, que es un asunto bien complejo. Lastimosamente, uno como alcalde no puede llegar a meter la mano fuerte, porque el hospital depende de la red departamental. Pero lo que sí se puede hacer es un acompañamiento y apuntarle a temas de promoción y prevención. Por otra parte, nos hemos dado cuenta de que un alto porcentaje de las llamadas que se hacen a la Policía son para denunciar consumo de drogas en el espacio público, lo cual genera inseguridad. Nuestra propuesta es de más cupos en los colegios, porque entre menos muchachos tengamos desescolarizados, son menos en la calle. Igualmente hay que pensar en campañas de promoción y prevención para que esos muchachos no caigan tan fácil   en el consumo. Esa tiene que ser una de las líneas fuertes de nuestro gobierno, con requisas en los colegios, pero con perros antinarcóticos; que haya gente de las comisarías de familia ejerciendo control de los menores sobre el espacio público, si es el caso, con toque de queda en las noches para ellos. Incluso hay que pensar en la iluminación del municipio, que sea más claro en las horas de la noche y hemos pensado también en más cámaras de seguridad. Finalmente, por supuesto, hay que ir a la raíz del problema que son las bandas de microtráfico, para lo cual proponemos trabajar directamente con la Policía. También tenemos temas de emprendimiento, de generación de empleo, que haya incentivos tributarios a aquellos empresarios que nos generen ese primer empleo, que contraten mujeres, personas con condición de discapacidad.

 

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.