8 Apr 2021 - 2:00 a. m.

“El sistema hospitalario departamental está al límite”: gobernador (e) de Antioquia

En el departamento solo hay 65 camas UCI para atender la demanda de pacientes COVID que llegan a los hospitales y a las clínicas en busca de un cupo. El gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, decretó confinamiento total durante cuatro días en 10 municipios del Valle de Aburrá y en algunos del oriente y el occidente antioqueño.

Antioquia se enfrenta al tercer pico de contagios por COVID-19 en medio de una situación crítica que amenaza con colapsar el sistema de salud del departamento. En menos de 24 horas, por ejemplo, el hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín, el hospital San Rafael de Itagüí y la clínica universitaria Bolivariana declararon estado de emergencia debido a que la ocupación de servicios de hospitalización, emergencia y de cuidados intensivos llegaron a su capacidad máxima. A eso se le suma que el 95 % de las camas UCI están llenas, según el último informe del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias.

En Antioquia, además, se están registrando más de 2.000 casos de COVID-19 por día. Al 7 de abril de este año, el departamento registró 18.280 casos activos de coronavirus. Siendo esa una de las razones que incrementa la ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos. Actualmente cuentan con 1.311 camas en UCI, de las cuales 1.246 están ocupadas. 790 con pacientes COVID, 63 sospechosos de COVID y 393 no COVID.

En el caso de Medellín, la ocupación de camas UCI se encuentra en un 98 %, pues hay 910 camas llenas, de las 928 que tienen habilitadas. El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, aseguró que para evitar el colapso del sistema de salud se habilitarán 30 camas en UCI, 34 de cuidados intermedios y 160 de hospitalización.

Frente a la difícil situación que enfrentan, el gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez, decidió endurecer las medidas restrictivas como el toque de queda, que desde este jueves 8 de abril será continuo y va hasta el próximo lunes 12 de abril. La medida rige en los 10 municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá. Los del oriente (Rionegro, El Santuario, Marinilla, El Retiro, Guarne, La Ceja, El Carmen del Viboral, San Vicente Ferrer y la Unión) y en los municipios más cercanos del occidente (Santa Fe de Antioquia, Sopetrán, San Jerónimo, Armenia, Heliconia y Ebéjico.

En los municipios de Antioquia donde no aplica el toque de queda continuo sigue vigente el toque de queda nocturno entre las 8:00 de la noche y las 5:00 de la mañana del día siguiente. El pico y cédula y la ley seca se mantienen en todos los municipios del departamento.

Suárez habló con El Espectador y explicó la importancia de endurecer las medidas en el departamento.

¿Cuál es la principal razón del aumento de contagios en Antioquia?

Pensamos que ha habido una alta movilidad y un nivel de contacto entre las personas. Hemos notado que la gente ha bajado la guardia en las medidas de protección personal. Incluso, creemos que hay cierta confianza en la población por el tema de la vacunación.

Desde algunos sectores critican la respuesta tardía para extremar las medidas y tratar de contener los contagios, ¿qué responden?

En los picos anteriores lo que hemos visto es que primero hay un aumento de casos, y unos días después el incremento en las unidades de cuidados intensivos. En esta ocasión el incremento de casos fue simultáneo al aumento de ocupación de camas UCI. Fue un crecimiento muy pronunciado. Creemos que se debe a que hubo un grupo importante de jóvenes asintomáticos que contagiaron a muchas personas. La otra hipótesis es que hubo reducción en la búsqueda de casos a través de la realización de pruebas COVID, y eso puede explicar el incremento de casos tan fuerte. ¿Qué se espera con las nuevas medidas decretadas en el departamento?

Disminuir la movilidad y el contacto entre las personas. Con eso, en unos días esperamos disminuir la ocupación de camas UCI.

La situación más crítica parece estar en Medellín. ¿Cuáles son las medidas inmediatas ante la crisis que hay en los hospitales?

Sí. El 97 % de los casos activos se concentran en Medellín, el área Metropolitana y el oriente. Por eso las medidas restrictivas más fuertes -confinamiento total durante cuatro días- están en esos municipios. Nosotros esperamos que en el transcurso de 10 días se comiencen a ver los resultados de las medidas que se implementaron para Semana Santa.

¿Piensan ampliar la capacidad de camas UCI?

Seguimos en el plan de expansión de camas para cuidados intensivos, respiratorios y camas hospitalarias. Sin duda, también será importante remitir pacientes hacia otras regiones como Bucaramanga y Cali. Hay que destacar el esfuerzo que han hecho las clínicas y los hospitales. En diciembre de 2020 y enero de este año tuvimos 1.290 camas de UCI, en este momento tenemos 1.311 y esperamos llegar a 1.340.

¿Cómo se encuentra la ocupación de las demás clínicas y hospitales del departamento?

La ocupación global de camas UCI se encuentra en un 95 %. De esa cifra, Medellín está en el 98 %; Sabaneta, en el 87,5 %; Itagüí, en el 92 %; Bello, en el 98 %; La Ceja, en el 100 %; Rionegro, en el 99 %; Caucasia, en el 68,7 %; Apartadó, en el 62,5 %, y Turbo, en el 50 %. Ese es el panorama del departamento.

¿Se enfrentan ante un posible colapso del sistema hospitalario?

Las cifras hablan solas. El sistema hospitalario de Antioquia está al límite. Las camas disponibles en todo el departamento son solo 65.

¿Cuáles son las proyecciones que tienen sobre el COVID-19 en el departamento para lo que resta de abril?

Las proyecciones nos indican que con las medidas restrictivas se va a reducir la movilidad de la gente hasta un 75 %. Eso va a conllevar a que en los próximos 10 días comencemos a ver reducción de contagios.

¿Qué mensaje les manda a los antioqueños en este momento de crisis?

Estamos en el momento más crítico de la pandemia. Seguimos insistiendo en que nos cuidemos. No salgamos a la calle y seamos rigurosos con las medidas de protección personal. No es momento de hacer visitas familiares. También queremos dar un mensaje de esperanza, por compleja que sea la situación, estamos seguros de que vamos a superar este difícil momento.

Comparte: