3 Jun 2021 - 4:58 p. m.

Jardín Botánico de Medellín: blanco de ataques en medio de las protestas

Desde principios de este año el Jardín entró en una crisis económica debido al cambio de la contratación por parte de la Alcaldía de Medellín. A esto hay que sumarle que el espacio fue vandalizado durante las protestas que se desarrollan en el país desde el pasado miércoles 28 de abril de 2021.

En medio de una crisis económica que tiene en vilo el funcionamiento del Jardín Botánico de Medellín, este espacio fue blanco de ataques vandálicos durante las protestas del viernes 28 de mayo y miércoles 2 de junio. Desde diferentes sectores de la capital de Antioquia han rechazado estos actos al considerarlo que es un lugar de reunión de los antioqueños que no tiene nada que ver con la protesta social.

El primer ataque a este lugar de la ciudad se dio durante las protestas del viernes 28 de mayo, cuando vándalos entraron a las instalaciones del jardín y rompieron vidrios, destruyeron la tienda donde ofrecen productos de emprendimientos y robaron materias primas del Café del Bosque, uno de los restaurantes de la institución. Ante esta situación, el alcalde de la ciudad, Daniel Quintero, y miembro de la junta directiva del Jardín Botánico, ofreció una recompensa de $10 millones a quien pudiera dar información que condujera a los responsables de estos hechos.

También puede leer: Los líos políticos detrás de la crisis económica del Jardín Botánico de Medellín

“Esta mañana, en nuestro ojos solo había lágrimas. Abrazos largos de quienes viven un duelo profundo. Vimos nuestro trabajo destruido, lloramos porque amanecimos saqueados, sin vidrios, vulnerados, con personas de nuestro equipo golpeadas”, se lee en el comunicado emitido por la institución un día después de los desmanes.

A pesar de los anuncios hechos por Quintero, durante las protestas del miércoles 2 de junio volvieron a ocurrir los mismos hechos. Un grupo de personas volvieron a vandalizar la infraestructura del jardín causando más daños y pérdidas económicas. Concejales de la ciudad y de diferentes bancadas, como Daniel Carvalho y Simón Molina rechazaron estos actos.

“En las protestas de este 2 de junio el sector donde nosotros estamos volvió a estar convulsionado y tuvimos unas personas que entraron el jardín y continuaron haciendo algunos daños. Tuvimos una reacción rápida de la Policía y logramos dispersar a las personas. Además de los daños material, golpearon a uno de los guardias de seguridad pensando que tenían armas cuando esto no es así. Esto nos duele mucho más que los daños materiales que se generaron”, le dijo Claudia García, directora del Jardín Botánico, a El Espectador.

Estas situaciones aumentan la preocupación que desde principio de 2021 tiene el Jardín Botánico. Desde el año pasado la institución está en una crisis económica que tiene en vilo sus tareas de investigación y pedagogía ciudadana. Los problemas de dinero radican en un cambio en los contratos para el mantenimiento y jardinería de todos los espacios verdes de Medellín, más la reducción de visitante a causa de la pandemia.

“Esta es una situación que económicamente nos golpea. Esta es una institución que venía enfrentando unos desafíos económicos. Las pérdidas del viernes 28 de mayo ascienden a unos 100 millones de pesos, aproximadamente, y ahora faltan las de ayer”, dijo García.

Estos contratos eran el principal ingreso de la institución, que con personas expertas en jardinería realizaba el mantenimiento de las áreas verdes de toda al ciudad. “En 2019 los contratos con la alcaldía fueron de $19.000 millones, en 2020 de $16.000 millones y hoy son por $6.200 millones”, le dijo Claudia Lucía García, directora del Jardín Botánico de Medellín, a El Espectador hace unos meses.

Estos contratos fueron entregados a Metroparques, una institución que históricamente ha administrado los parques de diversión de la ciudad y que, para el concejal Daniel Duque, no tiene la experiencia necesaria para llevarlos a cabo de la mejor manera. Además hay una serie de dudas sobre cómo se hizo este contrato y el porque se le entregó a una empresa que no está ligada a los temas de jardinería.

Quintero aseguró que la decisión la tomaba porque por la pandemia las empresas públicas habían perdido una gran cantidad de dinero. La intención del alcalde era “salvar a las entidades públicas del conglomerado y luego a aquellas que, como el Jardín Botánico, no hacen parte del conglomerado, pero hacen parte de nuestra historia”.

Le puede interesar: Las estatuas: otro campo de disputa en el paro nacional

Sin embargo, esta historia no le cierra del todo a algunos concejales de la ciudad. “Acá hay unas dudas sobre el proceso de contratación de esta tercera empresa, pero más allá de lo legal, lo ilógico de todo esto es que la plata termina yéndose para un privado porque no llega a Metroparques. Esta institución solo se queda con el 7% del contrato -$350 millones de $5.000 millones- y el resto se van para la reforestadora que a diferencia del Jardín Botánico no le ofrece nada a Medellín”, aseguró el concejal Daniel Carvalho.

El Jardín Botánico de Medellín sobrevive hoy gracias a las donaciones de la empresa privada y de la contratación por parte de personas que buscan arreglar sus jardines. En medio de la crisis económica en la que está la institución, los actos vandálicos solo generan más pérdidas de dinero e inversiones en las infraestructuras que tiene este lugar de reunión en la ciudad. “Hemos tenido más de 290 personas naturales que han realizado donaciones desde su capacidades económicas y eso nos habla de cómo nos rodea y nos quiere la gente”, finalizó García.

Comparte: