Publicidad
4 Jun 2015 - 2:36 a. m.

La mujer trans que quiere ser alcaldesa

A sus 38 años, esta transgénero tiene alborotado el avispero político en Sopetrán, Antioquia, luego de que lanzara su candidatura a la Alcaldía del municipio. Lucha contra la estigmatización y a favor de la igualdad.

Róbinson Úsuga Henao / Sopetrán, Antioquia

Alondra Metaute lanzó su candidatura a la Alcaldía de Sopetrán por el Polo Democrático. /Róbinson Úsuga
Alondra Metaute lanzó su candidatura a la Alcaldía de Sopetrán por el Polo Democrático. /Róbinson Úsuga

A sus ocho años, Fredy Armando Metaute Escudero asistió a la fiesta de disfraces de su escuela con los labios pintados de rojo y disfrazado de la cantante Rocío Dúrcal. Las miradas atónitas se posaron sobre él y sobre su atuendo, toda una revolución en aquella época, en la que pocos se atrevían a revelar su orientación sexual en Sopetrán, Antioquia. Fue la primera vez que se asumió como trans en público. A los 19 años dejó crecer su cabello, dos años después se calzó tacones, se vistió como mujer para salir a la calle y pidió que le llamaran por su nuevo nombre. “Una profesora me dijo que yo cantaba como una alondra y desde entonces así me llamo”, recuerda.
 
Ese tránsito de género provocó el rechazo entre el público masculino de Sopetrán, su pueblo natal. “Ellos me chiflaban y querían tocarme en público, pero desde el principio me hice respetar. Más de uno se ganó una cachetada y una vez me agarré a los puños con un hombre porque me tiró orines”. Sin embargo, sí contó con el apoyo de su familia. “Mi papá me decía: ‘si usted quiere ser así, está bien, pero júreme que no se va a dejar coger de parche de nadie en la calle’”.
 
De su padre heredó el gusto por los asuntos políticos y los sueños de gobernar algún día a Sopetrán, y que de hacerlos realidad la convertiría en la primera mujer trans de Colombia en ejercer como alcaldesa. Su candidatura por el Polo Democrático Alternativo ya es un hecho. Con su larga cabellera mona, lentes de contacto azules y alargada estatura recorre a diario las calles del municipio sin pasar desapercibida. Se considera opositora de los partidos políticos tradicionales y entre sus propuestas de gobierno está el hacer un nuevo hospital, en el que se atienda dignamente, y crear una política de tolerancia hacia la población LGBTI. “A los transgénero la sociedad nos asignó el estigma de ser peluqueras o prostitutas. Pero yo no soy ni lo uno ni lo otro. Lo mío es la política”, afirma Alondra Metaute.
 
Sopetrán está situado en el occidente de Antioquia, a 60 kilómetros de Medellín. En las calles el calor levanta polvo y en el campo hace crecer el mango, la guanábana y la maracuyá. La agricultura de frutas, café y maíz constituye la principal actividad económica, así como el turismo. El municipio hace parte de un circuito turístico conocido como Triángulo de Oro, que también integran San Jerónimo y Santa Fe de Antioquia. Pero según Alondra, el pueblo está como adormecido y políticamente atrasado. “Parece el corregimiento de algún pueblo lejano y olvidado”, afirma. Por eso sueña con ser alcalde para sacar del olvido a su tierra.
 
Casos como el de Alondra van en aumento. Georgina Beyer, de Nueva Zelanda, fue la primera alcaldesa transexual del mundo y la primera en un parlamento, elegida en 1995 en la ciudad de Carterton. En 2014, Carlos Ramos Chumpitaz, más conocido como “La Doctora”, se lanzó a la alcaldía del distrito de San Luis, en la provincia de Cañete, Perú. Y en enero de este año, Madhu Bai Kinnar, de 35 años, ganó la elección municipal en Raigarh, en el estado de Shattisgarh. Fue la primera alcaldesa transexual de la India.
 
Para la población LGBTI de Sopetrán, Alondra propone crear una casa de eventos, donde puedan congregarse y mostrar sus habilidades artísticas y un plan antidiscriminación para aplicar en las escuelas. “Tenemos que pasar la página de la segregación. Además, es una población que en mi municipio está creciendo”, expresa.
 
Alondra tiene apariencia de mujer, pero no se ha practicado la reasignación de sexo y probablemente nunca lo haga. “Creo que perdería el encanto. Tener una vagina no me haría más mujer”, asegura.
 
En los próximos comicios, Alondra cuenta con el apoyo de varios mototaxistas, entre ellos Vianey Pérez, quien dice creer “en ella porque significa un cambio político”. Alfonso Osorio, también mototaxista, agrega: “Yo soy el aspirante al Concejo que más la apoya. Aquí hay mucho desempleo y se está aguantando hambre. Por eso necesitamos una lideresa como ella”.
 
A sus 38 años, Metaute, quien se desempeñó por varios años como coordinadora de juventud de la administración local y docente de danza, afirma que la mayor discriminación la ha vivido en este período de campaña. “Los políticos tradicionales le dicen a la gente que cómo van a votar por un marica. Y yo les mando a decir que este marica tiene las pelotas mejor puestas que ellos, porque yo sí respetaré los recursos que pertenecen a la gente”.
 
***
 
Escuela para la equidad de género
 
Alondra Metaute, candidata trans a la Alcaldía de Sopetrán (Antioquia), es la primera transgénero beneficiaria de la Escuela de Entrenamiento Política Pa’ Mujeres, que desde hace tres años ofrece formación y preparación política a la población femenina de los 123 municipios antioqueños. Este proyecto es liderado por la Secretaría de Equidad de Género para las Mujeres, de la Gobernación de Antioquia. 
 
La entidad se ha especializado en orientar a las lideresas en temas de empoderamiento político, debate, argumentación, expresión corporal, discursos en público y preparación de programas de gobierno, teniendo en cuenta las particularidades de sus territorios.
La escuela, además, brinda cátedras y talleres sin distinguir a qué partido político pertenecen las aspirantes. Hasta la fecha, se han llevado a cabo cursos exitosos en municipios como Arboletes, Sopetrán, Apartadó, Copacabana, Anorí, La Ceja, Chigorodó, Urrao, Sonsón, Amagá y Fredonia.

Síguenos en Google Noticias