4 Jul 2017 - 2:00 a. m.

¿Vicealcaldías de seguridad con cuerpos de paz?

De qué se trata esta figura que comienza a trabajar hoy en Antioquia, en siete municipios donde las Farc han tenido presencia. El gobernador de este departamento, Luis Pérez Gutiérrez, explica su propuesta que ha generado polémica en algunos sectores y respaldo en otros.

MarY Luz Avendaño

“El Acuerdo de Paz es nacional, el posconflicto es regional”. Con esta contundente frase el mandatario antioqueño comenzó la explicación sobre las Vicealcaldías de seguridad con cuerpos de paz.

Con esta figura se busca evitar que los territorios que están dejando las Farc sean copados por otros actores armados. “Las Farc no le han entregado a Colombia los territorios que están abandonando. Aquí se creyó que la paz es entregar un arma, las armas se oxidan, lo más importante es que nos entreguen el territorio para poder llevar la institucionalidad”, explica Pérez.

El mandatario, quien ha sido crítico por la forma como se ha adelantado el proceso y ha hecho denuncias frente a situaciones que se venían presentando en las zonas de normalización, explicó que ha pedido varias veces la entrega de estos territorios. “Le he solicitado eso al presidente de la República en muchas ocasiones, pero las Farc no le han entregado ni al Gobierno ni al país las zonas que habitaban, y a nosotros nos ha tocado ir a buscarlas”.

Recuerda que en La Granja, en el municipio de Ituango, al norte del departamento, tras la salida de las Farc se generó una situación complicada entre la población. “Allá el único gobierno era la guerrilla, la gente empezó a pelear porque no había quién resolviera sus conflictos, hay un vacío normativo en el interior del ciudadano. Tenemos que llevar policía que durante 35 años no hubo y escuelas. En general, la institucionalidad”.

Por esta razón y para suplir esos espacios dejados por las Farc y asumir la responsabilidad que como Estado le corresponde, fueron creadas desde la Gerencia de Paz de la Gobernación de Antioquia las Vicealcaldías de seguridad con cuerpos de paz, las cuales son aprobadas por los alcaldes en cada municipio y funcionarán bajo su orientación. Estarán conformadas por un grupo de profesionales que visitarán los territorios para hacer un diagnóstico y priorizar las necesidades, “ellos son como una antena que detectarán si hay bandas criminales que están llegando, pues trabajaremos con Policía, Ejército, etc. Si no hay acceso a la justicia, hay que hablar con la Fiscalía, Procuraduría, Defensoría. Si falta salud y educación, nos toca a nosotros como Gobernación. Es decir, ellos van a detectar una serie de señales y nosotros miramos a dónde mandamos esa señal para solucionar los problemas, porque hay muchas necesidades, y en la mayoría de esos territorios hay cultivos de coca”, añade.

Estos profesionales no sólo detectarán las falencias en el territorio, sino que elaborarán una hoja de ruta con sugerencias a la Gobernación, sobre por dónde se debe iniciar la intervención. Pues cada zona es diferente y para algunos es más urgente la salud y para otros la seguridad.

Para la conformación de estas Vicealcaldías, que estarán desde hoy en los municipios de Anorí, Remedios, Vigía del Fuerte, Dabeiba e Ituango, donde había zonas de normalización, se hizo una convocatoria donde participaron 200 profesionales, para elegir 40. “Los seleccionamos dando prioridad a las áreas que puedan ser de interés para las necesidades que tenemos. Por ejemplo, necesitamos ingenieros civiles porque hay temas de puentes, carreteras y obras civiles que pueden faltar. Además de médicos, psicólogos y trabajadores sociales, por problemas de armonía social”.

A las Vicealcaldías se sumará una figura similar a los jueces de paz, los cuales fueron implementados por Luis Pérez durante su alcaldía en Medellín. “Vamos a ir adicionando presidentes de juntas de acción comunal que los vamos a formar en este proceso como conciliadores en equidad, esa es una figura que tiene la ley, donde todos los problemas que haya en algún territorio, que no requieran una intervención de la Fiscalía, lo puedan resolver y puedan firmar la solución del conflicto. Es una justicia más informal, más cercana al ciudadano”, explica.

Otros dos municipios tendrán vicealcaldías: Segovia, que lo pidió por ser limítrofe con Remedios, y en Briceño, donde hay especial preocupación de la Gobernación. “Hay mucha presencia de milicianos de las Farc, con una actividad no sé si intelectual o de sembrados de coca, y queremos mirar cómo vamos a manejar esos territorios”.

Aunque inicialmente son siete los municipios, esta figura podría implementarse en otros cuyos alcaldes lo han solicitado, pues la presencia de las Farc fue amplia en Antioquia y la amenaza de la llegada de bandas criminales, como el clan del Golfo, es aún mayor.

La polémica

El Consejo Departamental de Paz es un organismo creado por la Ordenanza N° 63 del 29 de diciembre de 2016, y en él quedó definida la conformación de las vicealcaldías, que tienen como función apoyar el aseguramiento de una paz integral y permanente en el departamento.

La principal polémica de estas vicealcaldías, conocida hace siete meses cuando fue presentada la iniciativa al presidente de la República, se dio porque iban a estar bajo la coordinación de un coronel activo de la Policía. “En un principio esto generó mucho alboroto porque se pensó que era una propuesta militarista, pero como se puede ver, es esencialmente civilista. Pero aquí estamos acostumbrados a que a uno primero lo juzgan, le disparan y después investigan qué pasó”.

En su momento hasta la ONU presentó sus reparos por incluir a un coronel activo que coordinaría el trabajo de los profesionales en cada vicealcaldía en los territorios, “me decía el embajador de la ONU que si estaba buscando la paz, por qué iba a mandar un policía, pero en todo el mundo hay policía y son quienes más conocen de orden ciudadano, yo no entendía por qué la polémica”.

Ante los cuestionamientos recibidos, la Gobernación replanteó la propuesta. “A uno le lanzan improperios y después leen la propuesta. Por eso siempre he dicho que uno debe amar en secreto a sus enemigos, porque las críticas lo llevan a uno a hacer mejor las cosas. En un principio habíamos pensado en un coronel activo de la Policía, pero de un lado con el Gobierno Nacional no es fácil llegar rápidamente a acuerdos, y de otro lado nos pareció más importante que fuera un coronel en uso de buen retiro, para separarnos de los uniformes. Él no va a estar armado, sólo aporta su conocimiento sobre orden ciudadano, todas son personas que defienden la paz, no llevamos a nadie que sea enemigo de la paz”, y agrega: “Tuve una conversación muy amena con el embajador de la ONU y me llenó de mucho orgullo que él, que era crítico, porque me decía que cómo iba a mandar un coronel de la Policía, me decía que este experimento de cuerpos de paz es meritorio no sólo en Colombia, sino en cualquier país que quiera construir un proceso de paz”.

Temporales o definitivas

Los profesionales elegidos iniciaron un proceso de capacitación con psicólogos, abogados, ingenieros y demás personal de la Gobernación de Antioquia para que tuvieran un amplio conocimiento del territorio donde desarrollarán su trabajo. A partir de hoy 4 de julio estarán en cada uno de los municipios elegidos.

La primera etapa de este trabajo va hasta el 31 de diciembre y tendrá un costo de $1.000 millones, asumido en su totalidad por la Gobernación. Cada vicealcaldía estará conformada por cinco o seis profesionales con la dotación necesaria para su desempeño en el territorio.

Estas vicealcaldías. según el gobernador, son temporales, “esto forma parte de lo que llamamos un posconflicto bien organizado. Aspiramos tener todo resuelto el 31 de diciembre, sino seguimos y la duración máxima de éstas, será de un año”.

Si bien el gobernador afirma que al presidente le pareció “una excelente iniciativa”, aún no es claro que se vaya a replicar en otros departamentos, “el Gobierno Nacional, con todo respeto y cariño, anda muy lento.

Les presenté este proyecto y el doctor Rafael Pardo encantado con él, el ministro de Justicia también, el presidente me dijo: eso es música celestial para nosotros, pero en Bogotá las cosas marchan más despacio que en las regiones, y tan comprometidos estamos nosotros con la paz, que arrancamos de primeros y estamos invirtiendo recursos de la Gobernación porque creemos que la paz no puede esperar. Aquí hay un modelo piloto que nos puede servir para pacificar este país que toda la vida vive peleando”.

Organizaciones sociales rechazan la propuesta

El pasado 22 de junio, voceros de diferentes movimientos sociales como Marcha Patriótica y Congreso de los Pueblos, de la plataforma de derechos humanos Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos y el Proceso Social de Garantías en Antioquia, manifestaron su rechazo a la propuesta de las vicealcaldías por considerar que “usurpan el poder de los alcaldes elegidos por voto popular.

En ese sentido, dichas organizaciones estudian la posibilidad de adelantar una demanda de orden constitucional, pues consideran que la propuesta vulnera los derechos de los ciudadanos. Aseguran que es regresiva, materia de derechos civiles y políticos, y “va en contra de los principios constitucionales de descentralización y autonomía de los entes territoriales en el país”.

Los líderes sociales no creen que sea una propuesta civilista, sino que se trata de una estrategia militarista para controlar los territorios.

Comparte: