28 Feb 2020 - 2:07 p. m.

Pilares de la protección social en Colombia

Más allá de ser el servicio que las empresas les brindan a sus trabajadores, las cajas de compensación son aliadas de los sueños de las familias colombianas. Estas son algunas de sus funciones.

El Espectador

Pensando en trascender e impactar positivamente en las familias colombianas, en 1954 se crearon los pilares del Sistema de Compensación Familiar, por acuerdo entre empresarios de la Andi y sindicatos, quienes, con el objetivo de aliviar las cargas económicas de sus trabajadores, decidieron reconocer una prestación social equivalente a una cuota monetaria mensual para sus empleados por cada hijo. Este subsidio ha evolucionado y hoy el Sistema de Compensación Familiar otorga apoyos económicos, en especie y servicios que no solo representan un sustento a la canasta familiar de los hogares y permiten redistribuir la riqueza, sino que además contribuyen al cierre de brechas sociales.

Una de las bondades de este subsidio es la cuota monetaria, a través de la cual las cajas ofrecen un subsidio familiar de manera mensual al trabajador afiliado que devengue menos de 4 SMMLV por cada una de las personas que tenga a cargo. Hoy, la tercera parte de los afiliados al Sistema General de Seguridad Social en Salud (14,1 millones de personas) se encuentran en las EPS de las cajas de compensación familiar. A continuación encontrará otros cuatro aspectos que destaca la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar, donde las cajas de compensación les brindan beneficios y bondades a sus afiliados.

En tiempos de desempleo

Aun en épocas de desempleo, las cajas de compensación son un salvavidas para los afiliados. A través del mecanismo de protección al cesante buscan mitigar los efectos del desempleo y facilitar la reinserción en el mercado laboral con condiciones de dignidad, mejoramiento de la calidad de vida, permanencia y formalización. Además otorgan un subsidio al desempleo, con el que continúan aportando a la salud y pensión del cesante durante seis meses, mantienen la cuota monetaria si antes era beneficiario de la misma y lo acompañan en su proceso de búsqueda de trabajo. En 2018 entregaron más de 200.000 subsidios al desempleo y cubrieron 204.770 vacantes registradas en el Servicio Público de Empleo.

Formación

Además de colegios, educación superior, educación para el trabajo y capacitación, las cajas de compensación familiar creen en la relación entre la educación y el desarrollo de proyectos de vida. Por eso crearon incentivos que impulsan la generación de conocimiento. Uno de ellos es el subsidio educativo, una línea de subsidio en especie por medio del cual ofrecen becas, bonos de estudio, textos, uniformes o kits escolares y cuya asignación es definida dependiendo de cada entidad. Los afiliados a las cajas de compensación familiar pueden acceder a tarifas especiales en los centros educativos de la entidad a la que pertenecen.

Tiempo para el relax

Salir de la rutina de la ciudad durante un fin de semana es tal vez uno de los planes que más disfrutan las familias colombianas. En este aspecto, las cajas de compensación familiar también son grandes aliadas, gracias a los centros vacacionales que ofrecen y a convenios como Cajas Aliadas y Cajas Sin Fronteras, donde los afiliados pueden recorrer el país accediendo a infraestructura de otras cajas de compensación familiar con las mismas tarifas de su caja de origen.

Apoyo para acceder a vivienda

Este es sin duda el crédito más apetecido por los afiliados. Las cajas entregan un aporte en dinero o especie que se otorga por una sola vez al beneficiario y que representa un complemento al ahorro para facilitarle la adquisición de vivienda nueva, construcción o mejoramiento de la misma. Se entrega a los afiliados cuyos ingresos sean inferiores a 4 SMMLV. Es importante tener en cuenta que los beneficiarios podrán aplicar los subsidios siempre que el valor máximo de la vivienda de interés social (VIS) sea equivalente a 135 SMMLV, que en 2020 son $118’503.405.

Comparte: