“Dejen trabajar a la JEP”: Eamon Gilmore, enviado de la Unión Europea

Reconoce avances en la reincorporación, pide trabajar en la infraestructura, titulación de predios y el futuro de los ETCR. Envía fuerte mensaje al Eln.

Eamon Gilmore lleva más de tres años como enviado de la Unión Europa para el proceso de paz.Cristian Garavito

Eamon Gilmore lleva un poco más de tres años recorriendo el país, visitando los espacios de reincorporación de los excombatientes de las Farc, hablando con ministros, consejeros, el presidente de turno, la comunidad internacional y los 28 Estados miembros de la Unión Europea. Viene a Colombia cuatro o cinco veces al año para medirle el pulso a la implementación del Acuerdo Final y a los diálogos, ya rotos, con el Eln. Se mantiene positivo por los avances del proceso de reincorporación y comenta que el momento que tiene guardado en su memoria es el día que fue a Mesetas a presenciar el fin del desarme de las Farc, que tomó apenas siete meses, y no puede evitar compararlo con el tiempo que su país, Irlanda del Norte, se demoró en el mismo proceso: siete años. Y por eso insiste en que la parte más sencilla de un acuerdo es firmarlo, porque llevarlo del papel a la práctica es lo más difícil. Se muestra preocupado por el asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos y por la violencia continuada que se relaciona con el narcotráfico y las economías ilegales. 

Lea también: Contra la corriente, los obstáculos que ha enfrentado la JEP

¿Cuáles son sus impresiones de su última visita al ETCR de Colinas, en el Guaviare?

Me impresionó el desarrollo que han logrado los excombatientes con el proyecto de cacao, el porcino, el de turismo y una gran cantidad de proyectos que tienen potencial. Hay otros que se han propuesto y no se han aprobado. Tenemos la esperanza de que la organización francesa que trabaja allí, junto con la FAO, trabaje con unos fondos adicionales de la Unión Europea para sacarlos adelante.

Los excombatientes se quejaron por la desatención del Gobierno, pero también dijeron que le apostaban a quedarse allí en su proceso de reincorporación.

Escuché voces que me motivaron mucho, pero encontré una frustración de la gente que quiere hacer las cosas por ellos mismos y tienen que sortear obstáculos burocráticos; por ejemplo, con la adquisición de tierras, que no se ha resuelto, y quieren avanzar para desarrollar sus cooperativas y microempresas. Tenemos que seguir trabajando para que se resuelvan de manera pronta. Me impresionó el grado de involucramiento de la comunidad local. Es bueno que los ETCR no sean islas, sino que hagan parte del desarrollo local, que trabajen en conjunto. Me impresionó mucho la energía de las mujeres, que están liderando sus proyectos con independencia. Nos presentaron varias ideas. Mi esperanza es que podamos responder.

Y manifiestan incertidumbre por el futuro de los ETCR…

Sí, en varios espacios que hemos visitado hay incertidumbre por lo que pasará después de agosto. A partir de las discusiones que hemos tenido con el Gobierno, debo decir que este no es un punto de quiebre; los espacios no se acabarán en septiembre. Hay muchas formas de trabajar, con nuevos proyectos, con capacitación. Creo que deben tomarse decisiones sobre la infraestructura. No tendría sentido abandonar estos lugares; hay que trabajar sobre lo que hay. Uno de los problemas reside en la comunicación. Se está dando la idea de que los ETCR se acabarán. Hay que darle certezas a la gente; que no sientan que quedarán en la calle.

Lea también: El fin de los espacios de reincorporación, ¿cuál será el futuro de los excombatientes?

Se quejan de que hay muchos intermediarios y operadores y que la plata se diluye por ahí. ¿Hay que revisar la forma en la que llegan esos recursos internacionales?

Nosotros tenemos sistemas fuertes de control fiscal; no tengo preocupaciones por el control, pero he escuchado quejas por el tamaño de la administración y la cantidad de gente involucrada en el proceso. Tenemos que ver si hay una mejor y más efectiva forma de hacer las cosas. Esta no solo es una experiencia para Colombia; la UE apoya procesos de paz en otras partes del mundo y debemos estar abiertos para el aprendizaje, si se presentan problemas. Toca analizarlo y lo solucionaremos.

Hay una crítica al presidente Iván Duque, porque en sus discursos dice estar comprometido con la implementación del Acuerdo, pero con sus acciones hace lo contrario, ¿piensa lo mismo?

He visto que el gobierno está implementando el acuerdo de paz. En reuniones con los ministros estoy viendo progreso. El presidente Duque me dijo a mí que estaba comprometido con la implementación el acuerdo de paz y yo le creo. Esto no solo pasa en Colombia, también en mi país (Irlanda del norte) tuvimos dificultades y es necesaria la ayuda internacional. En nuestro caso la ayuda fue de la Unión Europea y de Estados Unidos. Nosotros podemos ser útiles en la implementación del acuerdo, esa es la relación más constructiva que podemos tener.

Usted se reunió con la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz, ¿qué piensa de los ataques que recibe, entre otros, del partido de Gobierno?

La JEP y todas las entidades del sistema tienen un papel preponderante para garantizar que se escuche a las víctimas y se suplan sus necesidades, para garantizar que haya verdad y justicia sobre hechos del conflicto. Debe haber respeto por la independencia de la JEP. Escuchamos acerca de los procesos que llevan, la forma como funciona, cómo está respondiendo a las críticas que recibe. Este sistema de justicia transicional en Colombia es único; es el primero del mundo; es un modelo que ha funcionado. Se debe apoyar y replicar. Estuve en Nueva York, y Colombia será presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz de Naciones Unidas y eso muestra que la comunidad internacional tiene los ojos puestos sobre Colombia, está apoyando el proceso y tiene interés en garantizar que los arreglos de la justicia transicional funcionen.

¿Qué piensa de las declaraciones de la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, pidiendo a la JEP que extradite a “Jesús Santrich” sin dilaciones?

Es un tema que tiene que juzgar la JEP. Ellos deben considerar la evidencia en este caso. Para eso están las cortes y los tribunales en una democracia; por eso el Ejecutivo está separado del poder Judicial. No quiero comentar lo que dijo la vicepresidenta.

Lea también: Las campañas engañosas del Centro Democrático contra la JEP

Es paradójico que en Colombia la JEP genere tanta división y fuera del país la apoyen, ¿qué hacer para cambiar esa realidad?

Hay que dejarlos trabajar, respetar su independencia. Es un trabajo que está en fases tempranas. Ellos tienen casos de gran importancia, como el caso de secuestros, con un número significativo de víctimas que se han presentado. Hay un número enorme de casos que ellos tienen que analizar. ¡Déjenla trabajar!