“El imperio de la ley es más poderoso que el de las armas”: David Crane

El encargado de crear el Tribunal de Paz en Sierra Leona está de visita en Colombia. En entrevista con este diario, resalta su experiencia en el país africano y la importancia de que los ciudadanos conozcan los procesos de justicia transicional y las condenas a los máximos responsables.

El conflicto de Sierra Leona dejó 50.000 muertos y 1,2 millones de víctimas. / AP

El conflicto armado de Sierra Leona ha sido uno de los más violentos de la década de los 90. Ejecuciones extrajudiciales, violaciones de mujeres y niñas, torturas, amputaciones, secuestro y reclutamiento de menores hacen parte de la larga lista de violaciones a los derechos humanos que tuvieron que padecer los habitantes de este país africano por culpa de la guerra.

Aquí, el conflicto, además de ser étnico, se debió a la disputa por los diamantes y el territorio. En 1991, el Frente Revolucionario Unido (FRU) empezó un enfrentamiento contra el gobierno, que terminó una década más tarde con más de 50.000 muertos y un millón de víctimas. La guerra fue tan cruel y sanguinaria que solo la intervención de la comunidad internacional pudo cesarla.

Lea: “La paz no puede dividirnos”: ministro de Asuntos Exteriores de Alemania

Cuando finalizó el conflicto al derrocar al FRU, se ideó crear un nuevo Tribunal de Paz, conformado por jueces internacionales, con el objetivo de condenar las conductas de los máximos responsables. En ese entonces, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, decidió poner la creación de esta corte en manos del abogado y académico David Crane, por su experiencia en el estudio de crímenes internacionales.

Hoy David Crane está de visita en Colombia. Este 15 de mayo estará en el ciclo de conferencias “Hablemos de verdad”, del proyecto cultural: “La paz se toma la palabra”, realizado por el Banco de la República en alianza con la Comisión de la Verdad. Verdad y justicia serán los ejes de su charla, en la que no solo contará su experiencia, sino que también se referirá a su perspectiva sobre el proceso de paz en Colombia.

¿Cuáles fueron sus mayores logros y aprendizajes en el Tribunal de Paz de Sierra Leona?

El honor y el privilegio de buscar justicia para la gente de Sierra Leona es algo que complace mi corazón hasta hoy. Con una estrategia general y un plan de procesamiento adecuados, fui capaz de mostrar a los ciudadanos de Sierra Leona que la ley es justa y que el imperio de la ley es más poderoso que las armas. La gente de Sierra Leona empezó a confiar en la ley. Ese fue mi logro más importante.

Lea también: Lo que Colombia debe aprender del genocidio en Ruanda

¿Cuáles fueron las mayores dificultades ?

Hubo muchas dificultades. La primera fue política. Era importante que los políticos y los diplomáticos entendieran mi plan. La segunda fue la seguridad. Este fue el primer tribunal internacional que estaba en el mismo lugar de los crímenes. Era importante que tuviéramos sitios seguros para vivir y trabajar. En tercer lugar estaban los peligros para nuestra salud. Sierra Leona es conocida como “la tumba del hombre blanco”. Enfrentamos los peligros de la malaria, el cólera, la fiebre tifoidea, el ébola y muchos parásitos.

El papel de su tribunal era condenar a los máximos responsables por los peores crímenes de la guerra. En Colombia se piensa hacer lo mismo, pero algunos temen que haya impunidad.

El mandato de la Corte Especial para Sierra Leona fue enjuiciar a aquellos que tuvieran la responsabilidad más grande en crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad. El modo en que enfrenté lo que podría llamarse “el vacío en la justicia” fue usar mi mundialmente conocido programa de divulgación para explicarle a la gente de Sierra Leona mi plan, porque podíamos únicamente hacer lo que nuestro mandato nos permitía y escuchar sus ideas y perspectivas. Los tribunales y las cortes no pueden enjuiciar a todo el mundo. Esto no es posible en atrocidades que han durado décadas.

Le puede interesar: Colombia, ¿en la mira de la justicia internacional?

Uno de sus mayores logros fue la judicialización de Charles Taylor, expresidente de Liberia. ¿Qué repercusiones tuvo esta decisión?

Usé la ley para derrotar al señor de la guerra más poderoso en África, el presidente Charles Taylor. Charles Taylor tenía la responsabilidad más grande por crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad. Pude demostrar que él era personalmente responsable por el asesinato, violación, desmembramiento y mutilación de más de 1,2 millones de seres humanos. Por supuesto, las consecuencias políticas fueron grandes porque muchos países se pusieron nerviosos cuando mostré que un mandatario de Estado que destruye a su propio pueblo puede ser juzgado por primera vez en la historia.

En la JEP, los terceros civiles, es decir, empresarios o políticos, no serán juzgados por este tribunal si ellos no lo desean. ¿Qué opina?

Es importante que en una democracia el pueblo y sus representantes creen mecanismos que se ajusten a la dinámica política de cada país. La JEP es un importante paso adelante.

¿Cree que al enviar a la cárcel a los mayores responsables de los crímenes más atroces puede haber reconciliación? ¿Hubo procesos de reparación en este tribunal?

Puede haber reconciliación a medida que las víctimas vean que los responsables de los crímenes son juzgados. Cualquier país que les hace justicia a las víctimas de atrocidades es un país más estable después de ello. No será fácil, pero es necesario. No hubo reparaciones en Sierra Leona.

¿Cuál fue la respuesta de las víctimas sobre el funcionamiento del tribunal ?

La clave del éxito del tribunal internacional en Sierra Leona fue que involucramos a la gente de Sierra Leona, especialmente, a las víctimas, en el proceso de la justicia mediante el primer programa de divulgación del mundo, en el que anduve por las zonas rurales escuchando a la gente y explicándole lo que hacíamos y por qué. Como resultado, más de dos tercios de la gente de Sierra Leona sintió que se hizo justicia.

En Colombia, la entrada en funcionamiento de la JEP no ha sido fácil. Los debates políticos han fragmentado al país y han deslegitimado a esta jurisdicción sin haber tomado la primera decisión. ¿Cómo hacer para que la JEP no se vea perjudicada por las discusiones?

La JEP debería permanecer al margen del proceso político y trabajar en su mandato. Sin embargo, el concepto de justicia para crímenes internacionales es un proceso político y debe tenerse en cuenta.

¿Sugerencias para la JEP para funcionar en medio de la polarización?

Un programa de divulgación puede ayudar. Presentarle los problemas a la gente. Involucrarlos.

¿Por qué es importante la verdad en la justicia transicional?

En Sierra Leona tuvimos un tribunal internacional y una comisión de la verdad nacional. Durante dos años los dos mecanismos trabajaron bien juntos por primera vez en la historia. Mostramos al mundo que la verdad y la justicia pueden crear una paz sostenible, que es el tema de mi charla del miércoles.