En Dabeiba, la JEP entregó cuatro cuerpos identificados como víctimas de “falsos positivos”

Noticias destacadas de JEP

Durante su tercera jornada forense, la Jurisdicción Especial para la Paz entregó este martes los restos de cuatro campesinos que fueron enterrados como N.N. y a quienes sus familiares habían reportado como desaparecidos. En esta jornada han exhumado nueve cuerpos en el mismo cementerio.

Una de las razones de ser de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) es contribuir al esclarecimiento de la verdad y a la reparación integral de las víctimas. Desde hace un año, en Dabeiba (Antioquia), eso es precisamente lo que vienen haciendo a través del equipo forense de la Unidad de Investigación y Acusación (UIA). Con este equipo han exhumado más de 50 cuerpos de personas enterradas como no identificadas y que podrían pertenecer a víctimas de “falsos positivos”, que realmente son “muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate”, como es el nombre del caso 03 en la JEP.

Pero más allá de los procedimientos judiciales y forenses, en la mañana de este martes, en la plaza central del municipio, se llevó a cabo la entrega digna de los restos de Yulieth Andrea Tuberquia (16 años), Nelson Goez Manco (23 años), Albeiro Úsuga Uribe (19 años) y Eliécer de Jesús Manco Úsuga (13 años), víctimas del conflicto armado que habían sido inhumadas bajo ningún nombre en el cementerio de Las Mercedes (Dabeiba).

Sobre estas cuatro personas, sus familiares no tenían rastro alguno desde hacía varios años. En los casos de Nelson Goez, Eliécer de Jesús Manco Úsuga y Albeiro Úsuga, habían pasado exactamente 23 años desde que sus familiares no volvieron a saber nada de ellos, más allá de los murmullos de la gente del pueblo que decían haberlos visto subidos en una camioneta y llevados a una zona rural. Sin embargo, hoy sus familiares pudieron enterrarlos y despedirlos dignamente a través de una ceremonia religiosa y simbólica en la que participaron sus seres más queridos.

(Lea también: FARC le asegura a Germán Vargas que dirán ante la JEP la verdad sobre los atentados en su contra)

Esta entrega se enmarca en el caso 03, sobre “falsos positivos”; 04, sobre la situación territorial de Urabá; y un trámite de medidas cautelares sobre distintos sitios donde podría haber desaparecidos. El proceso de entrega hizo parte del trabajo que ha venido haciendo la justicia transicional en Colombia que, con el apoyo de entidades como la Fiscalía y Medicina Legal, están trabajando para identificar los cuerpos de personas desaparecidas para aportar a la reparación integral de las víctimas.

De hecho, hasta la tarde de este martes, la JEP reportó que llevaban otros nueve cuerpos exhumados que estaban enterrados de manera irregular el cementerio. Con estos nuevos hallazgos serían 63 los cuerpos en proceso de identificación que ha logrado recuperar la JEP en este municipio antioqueño. Según el magistrado Alejandro Ramelli, “las víctimas fueron inhumadas de manera irregular, en bolsas negras, amarrados y sin identificación. Son enterramientos múltiples a una profundidad aproximada de un metro. Todos tienen la misma ubicación, estaban orientados hacia el mismo lugar”, comentó en una rueda de prensa.

De acuerdo con el togado, las características de los cuerpos corresponden a lo que la JEP ha venido investigando y concordaría con los relatos que han entregado los exmilitares que comparecen ante esta justicia.

El acto simbólico

El encuentro comenzó a las 8:30 a.m. en la plazoleta central de Dabeiba a la que llegaron familiares y seres queridos de las víctimas. Vestidos de blanco y con globos del mismo color en mano, escucharon las palabras del presidente de la Sección de Ausencia de Reconocimiento de la Jurisdicción, Alejandro Ramelli, quien ha estado liderando las investigaciones judiciales de cada uno de estos casos.

También acompañaron funcionarios de la Dirección de Justicia Transicional de la Fiscalía, quienes se articularon por primera vez con la JEP para la identificación de dos de los cuatro restos que se entregaron hoy. En el acto simbólico también hizo presencia el alcalde del municipio, Leyton Urrego, quien estuvo acompañado por miembros de su gabinete.

Al comienzo de la jornada, el magistrado Ramelli ofreció unas palabras para las víctimas y sus familiares: “Ustedes han buscado y esperado por más de dos décadas a Yulieth, a Eliécer, a Albeiro y a Nelson. Hoy, sin que se desvanezca el dolor de la ausencia, esperamos que todos puedan descansar con al menos un pequeño alivio, una renovada tranquilidad y una fresca compañía”, fueron parte de las palabras que ofreció en el lugar.

Después, a través de una peregrinación en la comunidad, los restos fueron enterrados dignamente en el cementerio de Las Mercedes donde, según Mario Manco Úsuga, hermano de Eliécer de Jesús y tío de Nelson Goez Manco, “se terminó la incertidumbre de no saber dónde estaban o qué había pasado con ellos”.

La entrega de estos cuarto cuerpos se suma al caso de Edison Lexánder Lezcano Hurtado, un agricultor de 23 años que fue asesinado por integrantes del Ejército el 18 de mayo del 2002 y a quien la JEP logró identificar y entregar a sus familiares en febrero de este año. Ese fue el primer caso que esclareció la Jurisdicción en Dabeiba y que hoy se suma a las otras cuatro familias que recibieron los cuerpos de sus familiares hoy.

Estas jornadas, dirigidas por la JEP, son posibles gracias a la tomas de muestras ADN que están realizando desde el lunes 9 de noviembre en la Alcaldía de Dabeiba. Eso, y las declaraciones de los exmilitares que comparecen ante esta Jurisdicción por el caso 03 “Muertes ilegítimamente presentadas como dadas de baja en combate” o los mal llamados “falsos positivos”, han sido las piezas clave para encontrar los puntos del cementerio donde habría personas que fueron enterradas ilegalmente.

Hasta la mañana de este martes han participado 120 personas en las tomas de ADN, con la esperanza de que las próximas entregas de cuerpos sean las de sus familiares, también víctimas de la guerra.

Pero no todas las víctimas de Dabeiba son de falsos positivos. En el caso de Yulieth Andrea Tuberquia, asesinada a sus 16 años, las investigaciones forenses indican que fueron los grupos paramilitares que atentaron contra ella por “guerrillera”, como la tildaron en ese entonces. Yulieth había sido reclutada por las Farc a sus 10 años y, desde entonces, se convirtió en el “blanco” de otro grupos al margen en la zona.

Antes de estas indagaciones encabezadas por la JEP y la Fiscalía, estos hechos fueron pesquisas sin rumbo de la justicia ordinaria, la justicia penal militar y Justicia y Paz. Sin embargo, tras series de relatos de verdad por parte de miembros de la fuerza pública, estos crímenes están siendo esclarecidos por la justicia transicional.

Según datos de la Fiscalía General de la Nación, teniendo en consideración los casos actuales en Dabeiba, desde la implementación de Justicia y Paz, el ente investigativo ha exhumado 10.083 cuerpos, de los cuales ha identificado y entregado 5.242

Seguirán las tomas de ADN

Después de la entrega de los cuatro cuerpos, en Dabeiba la JEP continúa con la toma de muestras de ADN de la que podrán participar todas las personas que tengan familiares desaparecidos por el conflicto armado.

Las jornadas, que comenzaron este lunes, se extenderán hasta el viernes, tiempo en el que las personas podrán acudir a la Alcaldía del municipio para preinscribirse y participar. Con este procedimiento, la JEP podrá cruzar la información genética de los familiares con las de los cadáveres exhumados para, luego, proceder a la identificación de los cuerpos.

(Lea: Caso Santrich: la Fiscalía y el gobierno de Estados Unidos se negaron a entregar pruebas a la JEP)

Comparte en redes: