Un año de la Jurisdicción Especial para la Paz

En un acto conmemorativo, los magistrados de la JEP dialogarán sobre sus avances. Dentro de los datos más relevantes están las 800 mil víctimas y las 11 mil actas de comparecencia suscritas en 2018.

La Justicia Especial para la paz completa un año de funcionamiento./ Mauricio Alvarado.

Hace un año se posesionaron los 38 magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) designados para desarrollar los postulados más importantes de esta jurisdicción pactados en el Acuerdo Final de Paz: hacer justicia, reparar a las víctimas, buscar la verdad y evitar que se repitan los hechos de violencia que dejaron más de ocho millones de víctimas durante medio siglo de conflicto.

Lea también: JEP solicita con urgencia protección para Alfamir Castillo tras atentado en su contra

Como una conmemoración a este hecho, y también como un ejercicio de transparencia, esta Jurisdicción realiza hoy un balance de lo que sucedió en 2018 y los retos que asumirá para este año. El evento se llevará a cabo en el Espacio de Arte y Memoria Fragmentos, la obra de la artista Doris Salcedo, que se realizó con la ayuda de mujeres víctimas de violencia sexual y con 37 toneladas de hierro fundido, proveniente de las armas entregadas por las Farc. El acto pretende recordar el paso que dio Colombia con la creación de un modelo de justicia restaurativa.

En el encuentro, los presidentes de las salas y las comisiones conversarán sobre los avances de cada una. Este es el corte de cuentas que Colombia2020 hace sobre la Jurisdicción y sobre algunos de los desafíos que afrontará en 2019.

Los cinco casos

La noticia más importante de la JEP en 2018 fue la apertura de los casos sobre los hechos más graves y representativos del conflicto. El primero de ellos agrupa los secuestros por parte de las Farc; el segundo, los delitos por la situación de Tumaco, Ricaurte y Barbacoas, en Nariño; el tercero, las ejecuciones extrajudiciales; el cuarto prioriza la situación en Urabá y el quinto reúne los casos de violencia en el norte del Cauca. Hasta el momento se han recopilado los datos de las víctimas, los implicados, los departamentos afectados, las sentencias y los procesos judiciales. Aunque todos marchan a buen ritmo, el más avanzado hasta ahora es el tercero: el de los mal llamados “falsos positivos”.

Comparecientes

Otro dato relevante es el de  las 11.675 personas que se comprometieron a comparecer ante la JEP. De ellas, 9.687 hacen parte de las Farc, 1.938 de la Fuerza Pública, 38 son agentes de Estado diferentes de la Fuerza Pública y 12 por protesta social. Actualmente, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas acudió a un plan de descongestión, pues hay más de 3.000 solicitudes para acogerse al nuevo sistema judicial. Entre los comparecientes que más llamaron la atención el año pasado están los generales (r) Mario Montoya y Henry Torres Escalante, y el exsenador Jorge Visbal Martelo.

Desafíos

La JEP tiene retos enormes para su consolidación durante este año. Entre los más importantes están la integralidad con las otras entidades del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, es decir, la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos, que despegarán este año; su llegada a los territorios más alejados y azotados por el conflicto; la garantía de la participación efectiva de las víctimas, y la toma de decisiones de fondo sobre temas graves del conflicto, que pueden contribuir a fortalecer su credibilidad.

Lea también: Desmovilizados de Farc piden garantías a la JEP

Casos sensibles

El país estará atento a las decisiones que tomen los magistrados en los casos de los exjefes guerrilleros “Jesús Santrich” y Hernán Darío Velásquez, el “Paisa”. En el caso de “Santrich”, la JEP deberá decidir si le otorga la garantía de no extradición a Estados Unidos en un proceso que se le sigue por el delito de conspiración para enviar cocaína a ese país. En el segundo caso decidirá si el “Paisa” pierde o no los beneficios que le brinda la justicia transicional, entre ellos el levantamiento de las órdenes de captura, puesto que no ha comparecido de manera presencial ni a través de informes ante la Jurisdicción. Hasta ahora no se conoce su paradero.

Normas listas

Otro hecho importante de la JEP fue la aprobación de las normas que permiten su funcionamiento. Hace un año, la Jurisdicción entró en marcha en medio de la incertidumbre. Sin embargo, después de que la Corte Constitucional publicara la sentencia de la ley estatutaria, la JEP pasó a gozar del blindaje de la Carta Política, aunque aún falta la sanción presidencial. Asimismo, ya cuenta con la Ley de Procedimiento, el reglamento interno y la Ley de Amnistía e Indulto.

Víctimas e informes

El papel de las víctimas y las organizaciones sociales ha sido clave en este primer año para ayudar a los magistrados a esclarecer qué sucedió en el conflicto armado. Hasta el momento, en la JEP se han reportado alrededor de 800.000 víctimas. De ellas, llama la atención que 700.000 pertenecen al cuarto caso, la situación en Urabá. También es importante resaltar su presencia en las 13 audiencias (públicas y privadas), en las que han participado activamente. Un ejemplo de ello han sido las madres de los jóvenes asesinados extrajudicialmente, quienes incluso han sido amenazadas después de rendir sus declaraciones. Por otro lado, se han entregado 168 informes de organizaciones sociales, instituciones del Estado y víctimas. En ese paquete se encuentran los datos de las rentas de las Farc, las retenciones ilegales, la victimización de miembros de la Unión Patriótica y el asesinato de líderes sociales.

Lea también: Depositamos nuestra confianza en la Jep: víctimas de Urabá

857550

2019-01-16T06:00:00-05:00

article

2019-05-16T02:23:08-05:00

nsanchez_250617

colombia2020

Colombia2020/ @EEColombia2020

JEP

Un año de la Jurisdicción Especial para la Paz

48

6673

6721