Cierra el 6 de abril

Centros de investigación rechazan convocatoria del Centro de Memoria Histórica

Noticias destacadas de Verdad y Memoria

Más de 55 institutos y facultades de las universidades Nacional, de los Andes y de Antioquia, entre otros, consideran sesgada la convocatoria “Hacia una mayor comprensión del conflicto armado”, por pedir investigaciones específicas sobre afectaciones de guerrillas y militares víctimas. El director del CNMH dice que no hay temas restringidos.

El pasado 6 de febrero, el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) anunciaron la apertura de la convocatoria de investigación llamada “Hacia una mayor comprensión del conflicto armado, las víctimas y la historia reciente de Colombia”. En ese momento se abrió un concurso público para que grupos de investigación adscritos al Ministerio (antes Colciencias) presentaran sus propuestas para investigar quince temas que se relacionan en la convocatoria. El director del CNMH presentó esta convocatoria diciendo que era un “esfuerzo para democratizar la construcción de memoria”, y anunció que cada grupo de investigación podría contar hasta con $343 millones para el desarrollo de su proyecto. El presupuesto total es de poco más de $5.800 millones, aportados por el CNMH, que en el desfinanciado campo de la ciencia representan una atractiva propuesta.

Sin embargo, este medio conoció que varios centros de investigación, algunos de ellos adscritos a prestigiosas universidades, como la Nacional, Los Andes y la de Antioquia, no se presentarán a la convocatoria, y que, además, la rechazan por considerarla sesgada.

El primer pronunciamiento lo hizo el Consejo de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Antioquia, cuando emitió un comunicado en el que decide no participar de la convocatoria y, además, no avala a los grupos adscritos a esta unidad académica que deseen presentarse. El comunicado dice lo siguiente: “Las líneas de investigación de la convocatoria son sesgadas y tienen un marcado tinte ideológico en tanto propone a los grupos guerrilleros como únicos victimarios y a las fuerzas armadas solo como víctimas del conflicto”.

Las tres comunicaciones se refieren a las sublíneas de la segunda línea de investigación, que pide la convocatoria: conflicto armado en el marco socioeconómico y sociopolítico. En las sublíneas 2.2 y 2.3, se piden proyectos de investigación que “aborden fenómenos relacionados con victimización de las guerrillas” e “investigaciones que aborden fenómenos relacionados con victimización de agentes de la fuerza pública”, respectivamente. En esta línea de investigación también aparecen temas como estudios estadísticos del conflicto, conflicto armado y medio ambiente, violencias políticas desde enfoques diferenciales y empresarios.

Consulte las líneas de investigación aquí: Anexos

Darío Acevedo, director del CNMH, dijo en diálogo con este diario que, aunque esas sublíneas estén ahí, “la convocatoria tiene quince proyectos en los que los investigadores pueden hablar de lo divino y lo humano del conflicto armado. No va a haber un control de parte nuestra ni de parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología, en el sentido de restringir algún tema”. Es decir, que en cualquiera de las otras sublíneas “no hay ningún obstáculo para que los grupos de investigación trabajen en temas relacionados con víctimas de agentes del Estado o víctimas de grupos paramilitares en asuntos que no se hayan investigado”, explica Acevedo.

A la pregunta sobre por qué entonces se decidió pedir estas investigaciones específicas sobre guerrillas y fuerza pública, el director del Centro responde que “las investigaciones que se han hecho sobre víctimas de las guerrillas no han sido las más numerosas, y de agentes de la fuerza pública en calidad de víctimas de parte del CNMH ha habido apenas tres productos, son tres folletos pequeños, cortos, no ha habido una investigación sistemática”. Y aunque no aportó la cifra de investigaciones sobre el primer punto, dice que “lo que pensamos es que hay cosas que faltan en el proceso de investigación académico sobre el conflicto armado colombiano”.

(Lea también: Intelectuales preocupados por el rumbo del Centro Nacional de Memoria Histórica)

Por su parte, John Mario Muñoz, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la U. de A., explicó que la determinación de abstenerse se tomó en conjunto con los departamentos y los más de 21 grupos de investigación, y se hizo tanto por razones académicas como políticas. “Queremos reiterar que la forma como el CNMH viene trabajando los temas y reconociendo solo a uno de los actores armados en el conflicto y creyendo que la verdad solo se puede contar de un solo ángulo es equivocada. Nosotros consideramos que la verdad hay que contarla desde todos los ángulos, matices y todo lo que implica cada actor en el conflicto en Colombia”.

Pero las críticas a esta convocatoria van más allá. Por ejemplo, la profesora Gloria María Gallego, directora del Grupo de Investigación Justicia y Conflicto de la Universidad Eafit, señaló que en el convenio marco el CNMH tiene la potestad de “definir los lineamientos técnicos relacionados con el desarrollo de los convenios de cooperación que se deriven y las convocatorias e invitaciones, definir conjuntamente con Colciencias el plan operativo anual del convenio, designar la supervisión del convenio, participar en la definición de criterios de focalización de los grupos beneficiarios de cada uno de los programas y proyectos que se deriven del presente convenio”. Esto para ella se traduce en control político y por eso se abstiene de participar de la convocatoria.

Acevedo se refirió a esta crítica como “infundada”, y dijo “el CNMH puso $5.800 millones para estas quince investigaciones, Colciencias presenta y presta su plataforma, que se ha utilizado de manera exitosa, tienen un grupo de evaluadores, nosotros no vamos a intervenir en la evaluación de los proyectos y ganadores de los mismos. Lo que hacemos es la supervisión administrativa”.

Le quedan poco más de dos semanas a esta convocatoria, y ya otras direcciones de investigación de universidades han manifestado que no participarán, como el caso de la Facultad de Comunicaciones, Educación y la Escuela de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia. Aunque estas sí avalarán a los grupos que lo quieran hacer, teniendo en cuenta la libertad de cátedra y de investigación. Sin embargo, la preocupación es la misma: ¿se está privilegiando un relato del conflicto armado?

Comparte en redes: