Comisión de la Verdad pidió a la Contraloría investigar irregularidades en dos contratos

Noticias destacadas de Verdad y Memoria

Se trata de una posible falsificación de firmas y apropiación indebida de recursos. Mauricio Katz, secretario general de la Comisión, habló con Colombia2020 sobre esta situación que fue alertada por la propia entidad.

El padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, fue el encargado de alertar sobre esta situación el pasado domingo 18 de octubre, en el marco de la preparación para la auditoría que realiza la Contraloría General de la República en este momento. Según el padre De Roux, funcionarios de la Comisión y de la Contraloría evidenciaron “una posible acción dolosa” por parte de una funcionaria de la Comisión que se retiró de su cargo. Se trataría de una falsificación de firmas y apropiación indebida de recursos en dos contratos. Sobre este hecho, Mauricio Katz, secretario general de la Comisión, habló con Colombia2020.

También lea: Preocupación en la JEP por la no aprobación de recursos para proteger víctimas y testigos

¿Cómo evidenciaron este hecho doloso?

De acuerdo con lo que hemos dado a conocer a la opinión pública, es que en la preparación de la auditoría de las entidades públicas para la vigencia 2019, detectamos irregularidades en dos contratos en los cuales la Comisión fue víctima de diversos hechos consideramos dolosos, hechos que ya están en conocimiento de la Fiscalía y de otros entes de control. En aras de la transparencia, la Comisión decidió poner de inmediato en conocimiento de los entes de control la situación. Continuamos en el proceso para establecer, con la colaboración de estas entidades, en primer lugar, las responsabilidades en el interior de la Comisión y la de los contratistas. Y, en segundo lugar, tomamos las medidas para proteger el patrimonio público e identificar los recursos que efectivamente se ejecutaron y, segundo, establecer cuáles de ellos no se ejecutaron y por qué razón.

¿Cuáles fueron esos contratos?

Los contratos se hicieron en el marco de unas necesidades de la Comisión. El primero para apoyar unas actividades pedagógicas y el segundo para desarrollar unas actividades de las Casas de la Verdad de la Comisión. Los dos contratos suman $408 millones. Nosotros podemos decir que una parte importante de esos recursos se ejecutaron efectivamente y estamos justamente tratando de evidenciar que aquellos recursos que no se ejecutaron deben ser reintegrados. Ahora, en el curso de la ejecución de los contratos hubo unos hechos que consideramos irregulares. Presumiblemente la falsificación de firmas, hecho que está en indagación; la utilización de diferentes reportes de la Comisión en sus informes y estamos tratando de establecer si hubo la apropiación indebida de recursos. La Contraloría no ha acabado su auditoría, pero nosotros ya hicimos la denuncia y toda esta información está en manos de la Fiscalía, copiada a la Procuraduría y obviamente a la Contraloría.

Dijeron que una persona fue removida de su cargo en medio de esta investigación. ¿Por qué?

Nosotros encontramos que hay una persona que tenía un nivel de responsabilidad y esa persona se retiró por voluntad propia. Renunció. Reconoció hechos que son materia de investigación y lo que hemos evidenciado es que frente a la presunción de esos hechos esa persona debe responder ante las autoridades. Ella renunció y nosotros de inmediato le aceptamos la renuncia.

¿Cómo continúa la investigación?

Nosotros continuamos con la investigación, con la información contable, verificando los soportes para documentar el caso en dos direcciones: una, recuperar los recursos públicos, y dos, establecer responsabilidades en persona y que las autoridades actúen.

¿Esos dos fueron los únicos en los que hubo algún tipo de irregularidades?

Sí, de la muestra que tomó la Contraloría son los únicos que tienen irregularidades.

¿Hace cuánto comenzaron estas indagaciones?

Hace unos tres meses.

¿Cómo afecta a la Comisión de la Verdad este hecho?

Lamentablemente este hecho empaña el trabajo de por lo menos 500 personas que estamos acompañando a las víctimas, buscando la verdad. Y produce desazón porque afecta la confianza en la Comisión. El mensaje que ha querido dar el padre De Roux desde el día que se enteró, porque cuando yo conocí estos hechos de inmediato los puse en conocimiento de él, y ya acudimos los dos a las entidades correspondientes a pedir las respectivas investigaciones porque consideramos que es nuestro deber garantizar la transparencia y proteger los recursos públicos. Cualquier afectación a los recursos públicos es lamentable, condenable y hay que rechazarlo, y lo que estamos haciendo justamente es trabajar para recuperar esos recursos.

Comparte en redes: