El Diálogo para la No Repetición de la Comisión de la Verdad llega al Bajo Cauca

Noticias destacadas de Verdad y Memoria

El próximo viernes, desde las 9:30 a. m., organizaciones sociales, el sector empresarial y autoridades locales; academia y funcionarios del Gobierno hablarán sobre las causas de la violencia en esta región. Este diálogo tratará de responder por qué persiste la presencia de actores armados y cuáles son las afectaciones a las comunidades.

La tranquilidad que traería la firma de la paz con las Farc en 2016, solo se vivió por algunos meses en la región del Bajo Cauca antioqueño. De acuerdo con la Fundación Paz & Reconciliación, desde comienzos de 2017 hubo una reconfiguración de grupos armados en esta zona bajo tres razones principales:

Los espacios dejados por las Farc y a las que aun así no llegó la presencia estatal. Segundo, la confrontación entre el Bloque Virgilio Peralta Arenas o “Caparros” y las Autodefensas Gaitanistas en el Urabá y tercero, la entrada del Cartel de Jalisco Nueva Generación.

Vea: Los vaivenes de la violencia en el Bajo Cauca antioqueño

La disputa territorial, del narcotráfico y la minería legal por parte de estos actores han puesto a los habitantes de esta región en una zozobra permanente, como los viejos tiempos, y ha incrementado los índices de violencia. No más a comienzos de este mes se conoció la masacre de cinco personas en un billar de Nechí.

El Bajo Cauca comprende los municipios antioqueños de Cáceres, Tarazá, El Bagre, Caucasia, Zaragoza y Nechí. También tiene conexión con los municipios cordobeses de San José de Uré y Montelíbano. A 2017, la Unidad de Víctimas registró 68.726 víctimas en los seis municipios antioqueños, lo cual corresponde al 22% del total de la población proyectada por el DANE.

Según la Comisión de la Verdad, la violencia fue muy alta en el Bajo Cauca antioqueño entre 1990 y 1996, pero se agudizó entre 1997 y 2002, especialmente en Tarazá, en Cáceres y El Bagre, como producto de los grupos paramilitares, como el Bloque Central Bolívar y Bloque Mineros de las Autodefensas Unidas de Colombia. En esta región también hizo presencia el Frente 18 de las Farc, desintegrado con la dejación de las armas por el Acuerdo de Paz.

Las AGC, los Caparros, el Eln y las disidencias de las Farc son los actores presentes ahora en esta región, los cuales ejercen como autoridad y justicieros, a través de extorsiones, amenazas, asesinatos y desplazamientos forzados.

Lea también: La guerra reciclada del Bajo Cauca

¿Por qué persiste el conflicto en el Bajo Cauca? ¿Cuáles son las dinámicas que sostienen la violencia en estos municipios? ¿Qué es lo que les permite a estos grupos apropiarse de este territorio y sus habitantes? La Comisión de la Verdad, junto a diversos actores de esta región, entre autoridades locales, organizaciones y líderes sociales, academia y exguerrilleros conversarán alrededor de estas preguntas el próximo viernes 20 de noviembre desde las 9:30 a. m.

Será el primer Diálogo para la No Continuidad y la No Repetición en el Bajo Cauca. La conversación será moderada por los comisionados Patricia Tobón y Leyner Palacios. Entre los panelistas estarán Carlos Zapata, líder del Observatorio de Derechos Humanos y Paz (IPC); Claudia Vallejo, procuradora delegada para el seguimiento al Acuerdo de Paz; Margarita Palacio, de la Asociación Campesina de Bajo Cauca; Omar Restrepo, representante a la Cámara por el partido Farc; Santiago Cardona Múnera, vicepresidente de Mineros S.A.; Kelly Echeverry, de la Ruta Pacífica de Mujeres; Luis Fernando Suárez Vélez, secretario de Gobierno departamental y Ludys Soto, representante de comunidades indígenas.

Este Diálogo para la No Repetición nace al interior de la Comisión de la Verdad para hacer reflexiones de lo que hemos vivido como país que nos permitan superar el conflicto. El año pasado se concentraron en los ataques sistemáticos contra líderes sociales y se llevaron a cabo en Bogotá, Arauca, Montería, Barrancabermeja y Quibdó.

En 2020, los Diálogos para la No Repetición se ha focalizado en la región del Catatumbo y del Bajo Cauca, precisamente porque son los lugares donde persiste la actuación de los grupos armados ilegales. En el Bajo Cauco hubo diez preencuentros, en el 1 de octubre y el 6 de noviembre con representantes de cooperación internacional, organizaciones sociales, institucionalidad, Fuerza Pública y el sector empresarial para esclarecer las afectaciones de la violencia y sus causas.

El próximo 20 de noviembre podrá seguir este evento virtual a través de las redes de la Comisión de la Verdad y los canales de Colombia2020 de El Espectador.

Comparte en redes: