Víctimas exigen garantías de seguridad para que Salvatore Mancuso diga la verdad

Noticias destacadas de Verdad y Memoria

Organizaciones del Chocó, Córdoba, Antioquia, Sucre y Bolívar, escribieron una carta al Gobierno en la que piden que proteja la vida e integridad del exjefe paramilitar para garantizar el derecho a la verdad de las víctimas sobre el conflicto armado. Reiteraron su apoyo para que participe en la Comisión de la Verdad.

La situación jurídica del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso está en la mira de todo el país, principalmente, en la de sus víctimas que siguen clamando por la verdad. A través de una carta, entregada el pasado 31 de agosto, comunidades de los Montes de María, del Urabá antioqueño y cordobés y el Bajo Atrato le piden a organismos internacionales y a la justicia ordinaria y transicional, que proteja la vida e integridad del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, luego de que denunciara amenazas e intimidaciones por advertir que contará su verdad sobre el conflicto armado desde Italia o en su posible regreso a Colombia.

Las víctimas, que desde hace 15 años están esperando que se haga justicia por los más de 50.000 crímenes que se le imputa a Mancuso (como las masacres de Mapiripán, El Salado, El Aro, y otras), le expresaron su solidaridad por las amenazas que ha recibido y le pidieron que no baje la guardia ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) para comparecer como tercero civil, como símbolo de compromiso con la verdad y la no repetición.

“Nuestras comunidades son conscientes de la situación que usted está viviendo. Decir la verdad en Colombia es un riesgo. Es el mismo riesgo que corremos nosotros cuando exigimos la verdad. Hemos sido amenazados, torturados, desaparecidos, asesinados, desplazados, despojados por buscar la verdad ante una justicia en deuda con las víctimas y la sociedad”, se lee en la misiva conocida por El Espectador.

(Lea también: Las verdades que Salvatore Mancuso les debe a sus víctimas)

El escrito, de cinco páginas, llegó justo después del encuentro que tuvo Mancuso con sus víctimas, a través de la Comisión de la Verdad. Allí, el exjefe paramilitar reconoció que el cuerpo del líder del pueblo indígena embera katio, Kimy Pernía, había sido asesinado por su grupo paramilitar y luego lanzado al río Sinú. Ese día, en un encuentro virtual de 45 minutos, pidió perdón por ese hecho y se comprometió a contar más detalles cuando se le garantizara la seguridad jurídica y física para retornar al país. Incluso, dice el documento, luego de ese diálogo una familia de la comunidad tuvo que desplazarse porque recibió amenazas después de que se divulgara el encuentro. “Con armas nos impiden acudir a dialogar con la Comisión de la Verdad o con la JEP. Quienes lo hacemos estamos expuestos a nuevas formas de despojo de nuestros territorios para callarnos”, escribieron.

Las comunidades advirtieron del riesgo que hay de que Mancuso sea asesinado en Colombia al comenzar a comparecer a la Comisión de la Verdad y contar las verdades que ha prometido. De hecho, en la carta que envío el compareciente al exministro y gestor de paz, Álvaro Leyva, aseguró que estaba dispuesto a contar sobre la relación de los políticos con el paramilitarismo y ampliar la versión de que el 35% del Congreso estuvo apoyado por las AUC, la relación del antiguo DAS con el asesinato del periodista Jaime Garzón y confesiones sobre sus nexos con el expresidente Álvaro Uribe Vélez o de Francisco Santos, actual embajador de Colombia en Estados Unidos.

Pidieron también que se conforme una Comisión de Observación Internacional para verificar los procesos dialógicos, de relacionamiento y de verdad entre los comparecientes y las víctimas del conflicto armado. Igualmente, le pidieron a Mancuso que manifestara públicamente y frente a todo el país su compromiso con la verdad y con sus víctimas. “Necesitamos que esté vivo y que haya garantías para esas verdades que usted conoce, las que ya dijo, las que va profundizar y las que aún requieren respuestas. Seguimos como fue nuestro compromiso, preparando las preguntas que tenemos para que nos dé respuesta a las más de 2.500 víctimas acreditadas ante la JEP, acá firmantes”.

(Vea: Nueva carta de Mancuso: “Han utilizado torturas y amenazas para callarme”)

Lejos de pedir sanciones ordinarias como la cárcel, estos colectivos de víctimas buscan que se garantice la participación de Mancuso en la Comisión de la Verdad, como organismo extrajudicial, asunto que el exjefe paramilitar ya dejó en firme en la mañana de este lunes con la carta que envió al gestor Álvaro Leyva Durán.

Comparte en redes: