El feminismo es incluyente

Noticias destacadas de Opinión

El feminismo como hijo ilegítimo de la ilustración de acuerdo a las palabras de Amelia Valcárcel, nace en el siglo XVIII desde el útero del libreralismo. No obstante, ha sido alimentado por otros pensamientos como el marxismo que tienen el nombre de Alejandra Kollantai o Rosa Luxemburgo, el psicoanálisis, el feminismo radical, y hoy entre otras vertientes, antirracismo, ciberfeminismo y ecofeminismo

El feminismo es pensamiento, acción, filosofía, movimiento político social y aunque existan diferentes formas de interpretarlo, aplicarlo o continuar teorizando, tiene como planteamientos centrales: la justicia y la toma de conciencia de las mujeres por las discriminaciones que han sufrido por la única razón de ser mujeres, conciencia que las ha llevado a la organización, movilización contundente y conquista de derechos.

Las acciones del feminismo han estado lejos de la violencia, con el claro norte de un cambio profundo. La revolución necesaria para el derrumbe del patriarcado instalado en la cotidianidad, en la vida pública y privada, en las leyes, en la historia escrita, en el pensamiento de hombres y mujeres que hemos nacido bajo su tutela.

En el libro “Feminismo para principiantes”, Nuria Varela, enuncia que “El patriarcado se define como un sistema de dominación sexual que es, además, el sistema básico de dominación sobre el que se levanta el resto de las dominaciones como la de clase y raza. El patriarcado es un sistema de dominación masculina que determina la opresión y subordinación de las mujeres”. Fueron las feministas radicales quienes revolucionaron la teoría política al considerar las relaciones de poder que existen en la familia y la sexualidad y lo sintetizaron en la frase “Lo personal es político”.

Para la antropóloga y feminista Marcela Lagarde, “… el problema es que la sexualidad siga siendo una marca para dominar, jerarquizar, excluir, incluir y sobre todo para reducir a las personas a objetos de la opresión”.

Es larga, amplia y profunda la lucha del feminismo con miras a un cambio de raíz, no referido a la radicalización, que desde su origen fue incluyente y para ello nada más echar una ojeada a la propuesta de Olympe de Gouges que parafraseando Los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789, documento fundamental y excluyente de la Revolución francesa, redactó y proclamó en 1791 Los Derechos de la Mujer y la Ciudadana en el que incluye a los hombres. El feminismo es humanista.

La vida de las mujeres ha estado marcada por las violencias, pero no por ser mujeres o padecerlas las hace feministas. Pasa por la conciencia, el empoderamiento de sí misma, la autonomía, la sororidad, el hacer para aportar en el cambio de las estructuras que encadenan los derechos.

Hay mujeres empoderadas que gracias a las luchas de millones de mujeres tienen altos cargos, ellas hablan de la defensa de las otras, levantan banderas contra las violencias…está bien, pero apoyan e impulsan políticas económicas, sociales que afectan la vida de las mujeres o políticas mineras, dañinas para el ecosistema ¿Me lo pueden explicar? ¿Agenda electoral? ¿Oportunismo?

Recuerdo un domingo que tres jóvenes entre 18 y 23 años me atracaron, una de ellas portaba un cuchillo, me dije: empoderadas, sí, pero con un referente patriarcal, acto violento, interés particular, sevicia, daño…(Sin entrar en sus condiciones de vida). La conciencia para el empoderamiento llega de fuera, es externo y está íntimamente relacionado con la incorporación de la decisión de cambiar todo lo que llevamos en el inconsciente, los estereotipos que nos han marcado la vida, la de sanar y perdonar sin olvidar ni dejar de actuar.

El feminismo es una manera de ver y comportarse en el mundo a partir de una ética que busca que los seres humanos vivamos en libertad, democracia y con justicia, el feminismo ha revolucionado la sociedad y propuesto un relacionamiento entre mujeres y hombres en igualdad, dignidad y respeto, que, con su teoría o teorías siempre con nuevas propuestas, dio luz a grandes movimientos que continúan sus luchas contra la discriminación.

Y para mayor información, las feministas somos diversas e imperfectas pero convocadas a seguir trabajando por la igualdad en derechos desde la diferencia, por la vida, la no violencia y la paz; a seguir para estar en las agendas oficiales del Estado, los gobiernos y organismos internacionales, de los medios de comunicación, organizaciones y los partidos políticos.

Nota: Las mujeres somos feministas porque nuestros cuerpos tienen el registro de la historia de exclusión, discriminación, de violencias que hemos vivido y que vivieron nuestras ancestras, los hombres que toman conciencia, nos acompañan y hacen su propio proceso, su sanación.

Las feministas queremos poderío con valores diferentes a los que han utilizado contra las mujeres.

Comparte en redes: