Por: Columnista invitado

La búsqueda de las personas desparecidas: una labor humanitaria

* Andres Felipe Peña

 

Sin duda, encontrar a los cerca de 100 mil desaparecidos que ha dejado la guerra en Colombia no es una tarea sencilla. La experiencia internacional demuestra que los procesos de búsqueda se enfrentan a múltiples desafíos, varios de ellos derivados de la falta de voluntad de los responsables y del Estado por encontrarlos, pues temen las consecuencias penales o disciplinarias, entre otras, que puedan derivarse.

En el país, a pesar de los esfuerzos de las autoridades judiciales, de la Fiscalía General de la Nación, del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, de la Comisión de Búsqueda de Personas Desparecidas y de otras instituciones del Estado, todas bajo un enfoque judicial, la búsqueda de las personas desaparecidas sigue siendo una deuda histórica frente a las víctimas y la sociedad.

Por lo anterior, buscando privilegiar la respuesta del Estado frente a la necesidad de las víctimas de encontrar a sus familiares y considerando, en todo caso, la grave violación de los derechos humanos que constituye la desaparición, se ha planteado la necesidad de desvincular la búsqueda de desparecidos de los procesos que buscan castigar a los responsables, esperando con ello facilitar la recolección de información necesaria para la búsqueda, teniendo como fuente a los responsables, y permitiendo una respuesta distinta de la que la que ofrece el sistema judicial.

Así las cosas, se ha concebido que los mecanismos de búsqueda de desaparecidos se deben desvincular del proceso penal, aumentando la participación de las familias e integrando el componente sicosocial para abordar las necesidades de las víctimas. Esa mirada ha sido adoptada en el marco del Acuerdo Final de Paz, el cual decidió otorgarle un carácter humanitario a la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD).

La UBPD surge entonces como una instancia que busca a los desaparecidos no en el marco de procesos judiciales sino con el genuino propósito humanitario de dar con su paradero, dirigiendo, coordinando y contribuyendo a la implementación de acciones de identificación, búsqueda, localización, recuperación y entrega digna a sus familiares.

Pero ¿qué significa y qué efectos tiene el carácter humanitario de la UBPD? En una investigación realizada por la Comisión Colombiana de Juristas (con el apoyo de GIZ) se analizan las implicaciones y el alcance del carácter humanitario, se profundizan los desafíos que impactarían la adecuada implementación de la Unidad y se propone un conjunto de recomendaciones para contribuir en la potenciación de su funcionamiento. De esta manera, se enfatiza en la necesidad de iniciar procesos consultivos e informativos con la sociedad civil para la entrega de información y el desarrollo de labores de veeduría. Asimismo, se propone que la UBPD se enfoque prioritariamente en aquellos casos donde exista peligro de pérdida de información, entre otras recomendaciones.

Además, con el fin de aportar lecciones aprendidas que permitan su implementación efectiva, el documento presenta las experiencias internacionales de búsqueda humanitaria en las Repúblicas de Chipre y Georgia y la experiencia local desarrollada en el Departamento del Guaviare. Entre las lecciones aprendidas se destaca la importancia de la pedagogía, la participación de las víctimas, el enfoque sicosocial y la coordinación entre las labores de búsqueda y los procesos sociales y de organizaciones de derechos humanos.

La labor que debe realizar la UBPD es titánica por lo que esperamos que estos elementos contribuyan a la construcción de una doctrina de la labor humanitaria de búsqueda de las personas desaparecidas en Colombia.

* Abogado. Columnista invitado.

858780

2019-01-27T11:27:06-05:00

column

2019-05-16T02:22:51-05:00

ldulce_262224

colombia2020

La búsqueda de las personas desparecidas: una labor humanitaria

64

4053

4117

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado