Por: Jean Carlo Mejía

No cualquiera puede y debe ser soldado

No cualquiera puede portar las armas que el pueblo ha destinado para su propia defensa. Se requiere de un ser humano especial; más ético, más educado, más honorable y autocontrolado, más decente y enfocado. No cualquiera puede defendernos; no todos los miembros de una sociedad pueden ser soldados, pues no están preparados ni siquiera para defender lo que disfrutan a diario; su propia libertad.

El soldado requiere de un nivel de consciencia superior, por ello  la educación y la prevención son  su antorcha y su destino. No cualquiera vive del honor y lo asume felizmente y con altura; el honor es un valor que sólo se encuentra reservado  para hombres y mujeres excepcionales, porque incluso los soldados por nosotros ¡si por nosotros¡ renuncian a ser ellos mismos; abandonándolo  casi todo, incluso familia,  por la gloria que significa  servir sin esperar nada a cambio. Pero igualmente no  cualquiera debe ser soldado; quién carece de valores y principios verdaderos o los tiene trastocados no debe uniformarse jamás; y  sí  lo ha hecho, no importando su grado, simplemente será un humano disfrazado.

No cualquiera debe ser soldado porque pocos están dispuestos a declinar ante riquezas materiales, libertades y privilegios, incluso a ver limitados algunos  derechos fundamentales por resguardar la civilidad. No cualquiera debe ser soldado porque ellos  son conscientes que son los primeros en rendir cuentas, siendo en extremo transparentes, honrados, honestos dignos e imparciales; además de prudentes, resilientes  y pausados,  sin dejarse jamás presionar para los designios de la Constitución abandonar. Por eso no cualquiera puede y debe ser soldado. Finalmente no todos pueden y deben ser soldados, porque ellos son los únicos que entienden bajo el fragor del fuego y la degradación propia de la ordalia, que el único propósito de la contienda desde hace tiempo, pasando por Cicerón, San Ambrosio y Aquino,  debe ser la paz.

El  soldado por si fuera poco es el único que comprende porque la vida del vencido es sagrada como la de la población civil. Para ser soldado de verdad, más allá del juramento,  se necesita conocer a fondo el significado  de mística,  servicio,  virtud, resignación y sentimiento;  para ser soldado  se requiere tener empatía con la comunidad y mucha  inteligencia emocional.  Tristemente en esta postmodernidad cada vez menos se encuentran personas dispuestas a sentir, pensar y actuar con un mínimo de coherencia, esa que  denominamos  esencial, la  que se necesita para vestirse de honor eterno.  Por eso no cualquiera puede y debe ser soldado. Ser soldado requiere de esa coherencia vital y esencial a la que se le denominará vocación porque no nace de la mente sino del corazón.

878029

2019-08-27T11:52:05-05:00

column

2019-09-02T14:15:28-05:00

nherrera_250619

colombia2020

No cualquiera puede y debe ser soldado

38

2942

2980

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jean Carlo Mejía

Llegó la verdadera hora de la JEP

Conflicto armado: más que un término

Operación Jaque: estratagema humanitaria