Por: Columnista invitado

Teatro-Foro por la Paz

*Por Laura Gil

“¿A exigir o a pedir? A exigir. La paz es de todos y de todas. El territorio es de todos”. Así terminó la obra de teatro que, bajo la dirección del actor y director Juan Ángel, un grupo de personas coordinado por la Alianza de Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz – IMP - improvisó para presentar a la comunidad y, en particular, a los candidatos a la alcaldía y concejo del Valle del Guamuez en Putumayo las aspiraciones de la población para el próximo periodo electoral

En 2018, la Agencia de Renovación Territorial y el Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz invitaron a presentar propuestas para fortalecer el trabajo de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET - . En el bajo Putumayo, miembros del grupo impulsor del PDET, víctimas y mujeres, de nueve grupos veredales, se reunieron para priorizar las iniciativas del PDET que a la comunidad le gustaría ver incluidas en el Plan de Desarrollo Municipal 2020-2024. Es este trabajo de reflexión, diálogo y concertación que se reflejó en una actuación.

El proyecto partía de la necesidad de armonizar los instrumentos locales de planeación. La proliferación – PDETs, planes de desarrollo municipal, planes de acción territorial de víctimas, planes integrales de reparación colectiva, planes de retorno, planes sectoriales para la salud y la educación – se está convirtiendo en un obstáculo para convertir lo plasmado en papel en realidades. Las únicas condiciones que les puso la Alianza-IMP a los participantes fue que eligieran alternativas realizables.

Desde el mes de noviembre 2018 a mayo 2019, se encontraron 38 personas (23 mujeres, 15 hombres) para recordar el pasado y discutir sobre el futuro. Participaron la Asociación víctimas con Futuro Inspección del Placer sin Violencia – ASVICONFU, la Asociación Agroindustrial Integral de Mujeres Víctimas del Valle del Guamuez- ASAGROVIC, la Asociación de Productores de la Vereda Los Ángeles – ASOANGELES y la Asociación Ayudando con el Corazón – ADACO y los líderes del equipo motor del PDET.

Fueron horas y horas de conversación que los llevó a concluir que su principal preocupación se centraba en la salud y los proyectos agropecuarios. Pero, ¿cómo involucrar al resto de la comunidad vía un taller clásico? Los esfuerzos de planeación participativa han llevado a un agotamiento de las colectividades con los formatos tradicionales.

Por eso, unos años atrás, la Alianza-IMP concretó un acuerdo de colaboración con la Asociación Lope de Vega, dirigida por Juan Angel, para la utilización de la herramienta de Teatro Foro en su trabajo. Angel fue el Dr Salinas en Café, Felipe en La Otra Mitad del Sol, Humberto Paredes en El Cartel de los Sapos, Marco Aurelio en El Amor en los Tiempos del Cólera y ha ganado tres premios India Catalina.

El Teatro Foro constituye un instrumento de intervención social en la que la audiencia participa como actor y como ciudadano-ciudadana. La obra de teatro permite, no solo mostrar un trabajo específico, sino también crear confianza con las comunidades, romper los esquemas del taller clásico, acercarse a la incidencia de una manera más amigable, impulsar la conversación entre las personas y lograr la expresión de ideas y sentimientos en el marco de una experiencia lúdica amena.

Opera de la siguiente manera. Los asistentes del público pueden pararse e intercambiarse con uno de los personajes y así permitir conversaciones entre autoridades y ciudadanos-ciudadanas, entre agresores y agredidos, entre electores y elegidos, entre poderosos y vulnerables, dentro de la obra de teatro mismo, “una ficción” de la cual muchas veces surgen compromisos reales.

Le ha sucedido a la Alianza-IMP ver cómo alcaldes se han levantado a intervenir, expresando el punto de vista de la autoridad local, y, al ser cuestionados, avanzar en un diálogo que logra acuerdos. El Teatro-Foro, concebido por Augusto Boal en Brasil en los años 60, constituye un mecanismo para potenciar el intercambio de puntos de vista muchas veces antagónicos y todo en medio de un ambiente agradable. El día del Teatro-Foro se convierte en un evento de importancia para la comunidad.

Angel es un gran creyente en la herramienta. “El Teatro-Foro otorga la voz al ciudadano-ciudadana; es la acción; es la emoción; se crea una memoria más grande y se ve qué se puede cambiar y qué no y de qué manera”, dice él. “No hay nada paternalista; al consultar al público y al generar, no orden sino conversación, tiene más incidencia para la transformación porque involucra la voluntad de las personas”, continúa.

En Valle del Guamuez, la obra comenzó con cuatro personas simulando una ambulancia que responde al llamado de una mujer embarazada en problemas y se queda estancada en medio de una vía intransitable. Los candidatos aceptaron el juego y contestaron en medio de la obra. Todos se comprometieron a responder al manifiesto que los actores espontáneos les entregaron; los trecientos espectadores fungieron de testigos. Así es como, mientras en Bogotá algunos hablan de hacer trizas el Acuerdo, la construcción de la paz continúa en los territorios

 

863985

2019-06-02T17:00:00-05:00

column

2019-06-04T09:58:40-05:00

cavila_250616

colombia2020

Teatro-Foro por la Paz

22

5392

5414

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Alguien odia demasiado a Francia Márquez

Corrupción, corrupción y más corrupción

De la inutilidad de la ciencia

Seguridad para la paz, no para la guerra