Por: Dejusticia

Tribugá: ¿Puerto para qué y para quién?

Por David Murillo

Los municipios del Litoral Pacífico colombiano, así como gran parte de los municipios ubicados en zonas periféricas del país, requieren una planeación especial que les permita generar mejores condiciones de vida para sus habitantes. Sin embargo, el Puerto de Tribugá, que hace parte del Proyecto Arquímidez, ideado para ser construido en Nuquí en el Chocó no es la mejor manera de lograrlo.

El Puerto de Tribugá es un proyecto que, junto con otras propuestas de largo plazo en materia de infraestructura para el país, nació en el primer periodo de gobierno del hoy senador Álvaro Uribe Vélez, en el marco del documento Visión Colombia II Centenario. En el capítulo “Generar una infraestructura Adecuada para el Desarrollo” se resalta la importancia que tendría para el país “potenciar la función de enlace a través del mar entre los países de las cuencas del Caribe y el Pacífico, Suramérica y el mundo”. Para ello, se proponen una serie de proyectos de infraestructura vial entre ellos la transversal Pacífico – Santander, además de “modernizar la infraestructura portuaria de Buenaventura y emprender un desarrollo portuario alternativo en el Pacífico”.

El Proyecto Arquímidez es una organización empresarial privada de economía mixta, que, entre otras cosas, busca la conexión entre el Pacífico y el Atlántico.  Como se evidenció en una reunión que tuvo lugar en el despacho de la Ministra de Transporte el pasado mes de abril, el proyecto del Puerto está vigente y está siendo impulsado por la Gobernación del Chocó junto con la de Risaralda y Caldas, el Gobierno Nacional, los senadores Álvaro Uribe Vélez y Carlos Felipe Mejía (quien de manera pública ha solicitado al Congreso de la República dar prioridad a la construcción del puerto), y el representante a la Cámara Luis Fernando Gómez. Adicionalmente, en el artículo 78 del Plan Nacional de Desarrollo se evidencia que la construcción de nuevos puertos será una prioridad para el Gobierno Nacional. 

El proyecto portuario se ha promocionado con base en afirmaciones que no sobreviven un escrutinio mínimo. A continuación, examino tres de los argumentos que ha usado el Grupo Arquímidez (entre otros) para justificar la supuesta importancia y necesidad del Puerto de Tribugá y que han calado en la opinión pública.

Argumento 1: “El Puerto va a mejorar las condiciones de vida de los habitantes del Chocó”

La relación entre Puerto y Desarrollo (o calidad de vida) se plantea en el proyecto como si fuese una relación natural, en donde una vez se tenga un puerto en la costa chocoana automáticamente las condiciones de vida de sus habitantes van a mejorar, lo cual es totalmente falso.

No existe una relación causal entre estos dos factores o una fórmula que nos indique que a mayor Puerto mayor calidad de vida. De hecho, los casos de Tumaco y Buenaventura ilustran una relación contraria. Por ejemplo en Buenaventura, en el puerto más importante de la costa Pacífica de Colombia, no hay cobertura total de servicios básicos. Según cifras del Departamento Nacional de Planeación para el 2016 la cobertura del servicio de agua en zona urbana era de un 76% mientras que la de alcantarillado era de un 50%, cifras que contrastan con las del promedio nacional (97,7 % y 92,3 %, respectivamente). Los indicadores de cobertura en zona rural son aún más desalentadores pues para ese mismo año la cobertura de acueducto era de tan solo el 16% en Buenaventura y el promedio nacional se encontraba por encima del 74%.

Ahora, pese a que Buenaventura moviliza el 71% de la carga del Pacífico, sus habitantes se encuentran rezagados en la pobreza, y las razones de este problema van más allá de la corrupción local, que evidentemente existe y afecta el desarrollo de la ciudad, pero no es el único factor. Para el año 2016 la tasa de desocupación a nivel nacional fue del 8.7%, sin embargo, en el Distrito de Buenaventura la tasa de desempleo fue 10 puntos porcentuales mayor a la nacional, es decir, 18%. Adicionalmente, según el DANE, en Buenaventura el índice de Pobreza Multidimensional es del 66% mientras que el promedio nacional se encuentra en un 33%.

A pesar de la existencia y funcionamiento del Puerto persisten las problemáticas sociales y económicas en Buenaventura, y la comunidad no es ajena a ello. Muestra de lo anterior fueron las movilizaciones sociales que se dieron en mayo de 2017, en donde por 21 días los habitantes de Buenaventura cesaron actividades y exigieron al Gobierno Nacional soluciones y respuestas concretas a los problemas históricos de la ciudad (pobreza; salud; agua y alcantarillado; desempleo; desempleo, seguridad e inversión). En este sentido, se puede afirmar que el Puerto en Buenaventura no fue la solución a la pobreza estructural de la ciudad. ¿Pasará igual en el departamento del Chocó?

Argumento 2: “No habrá daño ambiental”

El Golfo de Tribugá – Cabo Corrientes, es un Distrito Regional de Manejo Integrado, DRMI- lo que quiere decir que es un área protegida, declarada bajo una estrategia especial de manejo entre la autoridad ambiental CODECHOCÓ y las comunidades que integran al Consejo Comunitario General Los Riscales.

Esta declaración protege 1.500 hectáreas de habitat y refugio de peces e invertebrados marítimos; 55 millones de hectáreas de fondos blandos para camarones y especies demersales; 8 especies de manglar distribuidas en más de 2.700 hectáreas; 1 millón de hectáreas de sitios de alimentación de aves migratorias playeras; más de 34 mil hectáreas de zona pelágica como corredor de migración de la ballena jorobada; entre otros. Todo lo anterior se pone en riesgo con la construcción del Puerto.

Finalmente, en la actualidad las actividades económicas y productivas de la región se encuentran vinculadas con los recursos naturales del territorio, entre ellos la pesca, la agricultura, la zoocría y el turismo ecológico. Así entonces, si el proyecto portuario no genera fuentes de empleo para los nativos, sino que al contrario erradica las fuentes de empleo tradicionales que estos han tenido, se presentará una crisis de fuentes de empleo similar a las que existen en Tumaco y Buenaventura, agravando la situación actual del municipio de Nuquí. 

Argumento 3: "Es necesario un nuevo puerto en la costa del Pacífico"

Hasta ahora es claro que este tipo de proyectos no necesariamente generan un beneficio directo para las comunidades. Aquí vale la pena preguntarse ¿Puerto para qué y para quién? pues bien, según cifras compartidas por el Fondo Mundial para la Naturaleza (o WWF por sus siglas en inglés), realizar un segundo puerto en el Pacífico no tiene fundamento por las siguientes razones: (i) Los puertos de Colombia están subutilizados, solo se usan en un 45%, y además tiene capacidad para crecer; (ii) sería más costoso construir un nuevo puerto en Tribugá (tendría un costo estimado de alrededor de 3 billones de pesos) que mejorar el puerto de Buenaventura (1.6 billones de pesos aproximadamente); (iii) Las principales ciudades que exportan por el Pacífico (Arauca, Armenia, Bogotá, Manizales y Pereira) se encuentran más cerca de Buenaventura que de Nuquí, a excepción de Medellín. ¿Es en realidad necesario un nuevo puerto en el Pacífico? No lo creo.

860640

2019-05-14T16:19:42-05:00

column

2019-05-31T20:38:32-05:00

nherrera_250619

colombia2020

Tribugá: ¿Puerto para qué y para quién?

43

8549

8592

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Dejusticia

Estudien los efectos del glifosato…¡vagos!

El extraño campesinado amazónico

El decreto a la incertidumbre

¿Y el presupuesto de la paz? Bien, gracias…

Una reforma rural que no arranca