Por: Columnista invitado

Un camino a la verdad: la desaparición de sindicalista Robinson Rendón

Por Darwin Duque*

Hay un curso en la vida por el que debemos transitar para lograr vivir en armonía, la felicidad como mecanismo transformador e inspirador en cualquier espacio en el que nos encontremos y con quien estemos. En todo caso, la felicidad es indispensable para cualquier ser humano que aspire a ser un buen ciudadano. Ningún ser humano es libre y feliz, ni lo será, mientras tenga que vender su dignidad y su felicidad para tener tranquilidad y posibilidades fundamentales en su entorno.

Escuchar a compañeros y compañeras preguntar, ¿dónde está?¿qué pasó?¿por qué no aparece? son sin duda argumentos conmovedores, pero sobre todo perturba el escuchar en algunos familiares de compañeros sindicalistas asesinados, y en particular desaparecidos: “desde que esto ocurrió no sonrío, no duermo tan fácil, no soy feliz, quiero la verdad, quiero saber por qué lo desaparecieron, yo quiero encontrarlo”. Resulta traumático el escuchar con voz de desespero la pérdida de un ser querido. No alcanzamos a calcular el impacto psicológico que estas situaciones han causado.

Robinson Rendón Londoño es uno de estos casos. Fue presidente departamental de Anthoc - Asociación Nacional Sindical de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud y Seguridad Social Integral y Servicios Complementarios de Colombia - en el departamento del Valle del Cauca, activista social, sindical y líder en el trabajo, un ciudadano honesto y sensible ante la desigualdad y las irregularidades. Sin embargo, estas dotes de buen hombre en la vida no fueron suficientes para lograr vivir tranquilamente.

En algún momento de su vida, como dirigente sindical, se opuso a algunas decisiones de la política municipal y la administración del hospital para el cual él trabajaba, en virtud a que algunas decisiones político administrativas estaban en contra de los intereses de los trabajadores y la comunidad en el hospital en el municipio de Sevilla (Valle), municipio rodeado de naturaleza, de cultivos y fincas campesinas.

Robinson, junto a su esposa, desarrollaban actividades en procura de mejorar la vida y el trabajo en su municipio desde muchos enfoques. Sin embargo, aquella época en la que se opuso, a través de la organización sindical a las decisiones de la administración del Hospital de Sevilla, generó algunos malestares en un sector del pueblo. Así llegó la primera amenaza en la que le solicitaban salir del pueblo o le costaría la vida. En medio de preocupaciones y sensaciones difíciles, alteraciones emocionales, además de preguntas internas, Robinson y su familia salen del país luego de pasar por diferentes procesos de desarraigo, incertidumbre y zozobra.

Ya en el exterior, lejos de algunos de sus seres queridos, decidieron retornar a Colombia, entre varios regresos al país en donde se encontraban como asilados. De Robinson en algunos momentos se escuchaba que no pasaba buenos momentos por el idioma y por la falta que le hacia su trabajo habitual. En fin, no fue fácil.

La última vez

La última vez que tuvimos la oportunidad de saludarle y verlo en nuestra sede sindical estaba muy sonriente, animoso y preguntando cómo estaba el desarrollo organizacional por esos días. Meses después que retorna definitivamente a Colombia se ubica en Génova (Quindío), en una pequeña finca que tenía y en la cual decidió ocupar gran parte de su vida. Poco después, el 26 de septiembre del 2015, nuestro compañero Robinson es desaparecido y no quedan muchos rastros para su ubicación.

La esposa de Robinson Rendón es una mujer amorosa, sensible, amable y emprendedora con quien nuestro compañero vivía en el momento de los hechos en la finca Las Delicias, ubicada en la vereda El Dorado Alto. Ella cuenta que en los últimos momentos escuchó la voz de su esposo, un viernes después de que visitara la pequeña finca de su propiedad y le realizara una llamada para indicarle que todo estaba bien. Fue la última vez que hablaron.

Los días siguientes, la esposa de nuestro compañero le hizo varias llamadas ya que no retornó a su casa y al ver que no contestaba, empezó a impacientarse entre llamadas y preocupaciones, consultas y denuncias que continúan hasta la fecha.

Robinson nunca apareció, su cuerpo nunca fue encontrado a pesar de que con el tiempo se presentaron capturas de los presuntos autores intelectuales, que jamás quisieron decir en donde estaba ni qué pasó con el compañero. La cosa es así, al dirigente social político y sindical lo desaparecieron por su legado histórico, por el amor que depositaba en la sociedad en defensa de los Hospitales Públicos del  Valle del Cauca.

Aún cuando el Estado presente las desapariciones, asesinatos y atentados contra los dirigentes sindicales como hechos aislados de su actividad social, es claro para nosotros que ser líder en nuestro país tan desigual no es fácil y que, por el contrario, se convirtió en un reto, en el que tanto políticos, medios de comunicación y la Fuerza Pública juegan en gran parte un papel de violadores de derechos humanos por acción u omisión. No queda más que pedir un juicio ético y político a los responsables directos de las violaciones constantes a los representantes sindicales.

Por la felicidad en clave de derecho fundamental, nuestra solidaridad y respeto a los dirigentes asesinados y desaparecidos a causa de defender la verdad en Colombia.

*Vicepresidente nacional y director de Derechos Humanos de ANTHOC.

Este texto fue construido a partir de los talleres de escritura "Narradores y Narradoras sindicales por la verdad", donde distintos integrantes se están formando para entregar información de las afectaciones a este gremio durante el conflicto armado al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. 
 

882945

2019-09-25T19:36:39-05:00

column

2019-09-25T19:36:39-05:00

cavila_250616

colombia2020

Un camino a la verdad: la desaparición de sindicalista Robinson Rendón

72

6064

6136

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Cacerolazo y encapuchados

Queremos que descansen en paz