Vientos en contra del cambio rural

Noticias destacadas de Opinión

Por: Andrés García Trujillo*

Un campesino de una vereda en Vistahermosa, Meta, me preguntaba en una reunión hace unos meses: “Oiga,¿y qué pasó con las tales vías terciarias que el Gobierno iba a construir? ¿Y con los títulos de las tierras que nos iban a dar? Por aquí, la verdad, es que no se ha aparecido hace rato nadie del Ministerio de Agricultura. ¡Quién sabe qué se habrán hecho!”.

Bogotá, en efecto, pareciera que sigue quedando muy lejos de Vistahermosa, El Catatumbo, Chocó o Putumayo. Ya vamos para el cuarto año de la firma del Acuerdo de Paz, pero en muchas zonas las inversiones siguen sin llegar. Como en el libro El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez, los campesinos no parecieran sino esperar a que el Estado llegue, con una “actitud de confiada e inocente expectativa”. ¿Cuánto tiempo más habrá que esperar? Los que sí han llegado —incluso sólo meses después de que se fueran las FARC— son otros señores armados que buscan controlar nuevamente los territorios, en algunos de los cuales están perpetrando las recientes masacres que nos han recordado el horror de la violencia.

En muchas regiones, eso sí, antes que seguir esperando sin más, la gente se ha organizado por cuenta propia y la esperanza del cambio sigue viva en cooperativas, juntas de acción comunal y colectivos. En otras, como El Catatumbo o Nariño, sin embargo, por el mismo deterioro en la seguridad, no hubo respiro y la paz nunca llegó del todo. Ahora, en medio de la crisis del coronavirus y con un Gobierno corto de miras y sin proyecto nacional (a pesar de los esfuerzos aislados de algunos funcionarios y entidades), es más difícil visualizar ese gran cambio que se pensaba iba ocurrir tras la firma del acuerdo.

En el libro Paz y desarrollo rural en Colombia: La ventana de oportunidad para el cambio distributivo en las transiciones negociadas** cuento la historia sobre la posibilidad que abrió el acuerdo de paz para avanzar, de manera excepcional, en transformar las condiciones de abandono y pobreza del campo y señalo la manera en que la Reforma Rural Integral acordada estableció una hoja de ruta ambiciosa para resolver los problemas estructurales de la ruralidad. Sin embargo, también muestro cómo, desde el comienzo de la implementación, ésta enfrentó serias dificultades y limitaciones institucionales y políticas.

Terminar la guerra con las FARC era el momento ideal para impulsar reformas que el país no había podido hacer. ¿Qué pasó entonces? ¿Por qué, como sociedad, no aprovechamos esta coyuntura? A pesar de haber logrado un acuerdo sustantivo, con medidas bien definidas y metas claras —por ejemplo, en cuanto a brindar acceso a tierra, reducir la pobreza y fomentar la producción campesina—, ha faltado un mayor compromiso de la clase dirigente con la reforma rural. Ha habido algunos avances, como con los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), pero lo cierto es que la implementación, incluso desde el gobierno de Santos, adoleció de recursos significativos, capacidad institucional, convicción política y empoderamiento de las organizaciones locales.

¿Qué habría que hacer hacia adelante? ¿Es muy tarde ya? Retomar una agenda rural transformadora aún es posible. Exige construir consensos políticos en torno a darle prioridad a lo rural en la agenda pública y tener una visión estratégica sobre la necesidad de brindar oportunidades de desarrollo y legitimidad de la acción estatal en el campo.

* Economista político experto en desarrollo rural. Actualmente vinculado al Instituto para las Transiciones Integrales (IFIT) y profesor de la Facultad de Economía de la Universidad del Externado de Colombia. Ex asesor del gobierno en las negociaciones de paz. Cuenta de Twitter: @andresgarciatru

** Libro publicado en inglés por la editorial Routledge (la versión en español aún no está disponible). El próximo 30 de septiembre tendrá lugar el lanzamiento virtual del libro. Encuentre acá los detalles del evento: https://www.uexternado.edu.co/evento/economia/presentacion-del-libro-peace-and-rural-development-in-colombia/amp/?__twitter_impression=true

Comparte en redes: