La comisionada de la verdad Ángela Salazar falleció por COVID-19

Noticias destacadas de Verdad y Memoria

Había estado hospitalizada desde el lunes en Apartadó por complicaciones del virus y no alcanzó a ser trasladada a Medellín. En la Comisión de la Verdad estaba al frente del reconocimiento de la verdad de los pueblos negros en el marco del conflicto armado.

En la madrugada de este viernes 7 de agosto, la comisionada de la verdad María Ángela Salazar Murillo falleció como consecuencia del COVID-19. Desde el lunes había sido hospitalizada en Apartadó (Antioquia) por su delicado estado de salud y hoy iba a ser trasladada a Medellín.

Ángela Salazar falleció en la capital natural del Urabá antioqueño, región en la que entregó su vida a la defensa de los Derechos Humanos. Con ese liderazgo en su espalda, asumió como comisionada de la verdad con el compromiso de reivindicar la verdad del pueblo negro, afrocolombiano, raizal y palenquero.

(Lea: Afros, indígenas y pueblo rom, en la lucha por contar la verdad invisible)

De hecho, en este momento estaba al frente del reconocimiento que se va a hacer a los pueblos negros precisamente durante el mes de agosto, contó la comisionada Alejandra Miller. “La mejor manera es garantizar que su legado con las mujeres y con el pueblo negro y afrodescendiente tenga un lugar muy digno en el informe final de la comisión y que tengamos la fuerza para hacerlo”, dijo Miller.

Oriunda de Tadó (Chocó), se radicó en Apartadó desde muy joven y allí terminó su bachillerato en 2001. De todos los miembros de la Comisión de la Verdad, su perfil era el menos tradicional y el más alejado de la academia. Estudió trabajo comunitaro y apoyo social en el SENA de Urabá y de allí mismo se graduó como tecnóloga especializada en gestión del talento humano. En 2006 se posesionó como coordinadora de la Mesa Departamental de Víctimas de Antioquia donde se encargó en particular del trabajo con las víctimas del Urabá. Allí trabajó por los derechos de los trabajadores bananeros y de las empleadas domésticas.

“Ángela Salazar, fiel acompañante de miles de víctimas, defensora permanente de la igualdad y trabajadora incansable de la búsqueda de la verdad, deja un enorme vacío no solo a la Comisión sino al país por el que trabajó desde su juventud para verlo en paz (...) Ángela seguirá siempre con nosotros inspirando la tarea de la verdad desde lo profundo de las comunidades que ella amó apasionadamente”, dijeron desde la Comisión de la Verdad a través de un comunicado.

Estas fueron las palabras de Salazar Murillo cuando se postuló en su momento ante el comité de escogencia de los comisionados de la verdad: “Las víctimas tenemos derecho a conocer la verdad y garantizar un relato plural, para que no se repitan los hechos atroces que hemos tenido que vivir las más de ocho millones de víctimas y para que las nuevas generaciones conozcan y no repitan la historia violenta. Construir paz desde los relatos, la memoria y la verdad están en el eje central de mis apuestas de vida”.

(Lea también: No habrá paz sin la verdad del modelo violento que despojó el Urabá y el Bajo Atrato)

Los pueblos negros y afrodescendientes lamentaron su muerte. “Los pueblos indígenas y afrocolombianos del Pacífico lamentamos el fallecimiento de la Comisionada Ángela Salazar. Agradecemos su testimonio desde las víctimas y en su memoria continuaremos el ejercicio de esclarecimiento del daño al territorio”, escribieron desde la cuenta de Twitter de la Comisión Interétnica para la Verdad del Pacífico.

Francia Márquez, lideresa negra del departamento del Cauca, también lamentó la muerte de la comisionada, a quien se refirió como “un baluarte para el pueblo negro”.

Comparte en redes: