23 años después

Corridos Prohibidos, la banda sonora del conflicto armado en Colombia

Las letras de los corridos se han encargado, a lo largo de las últimas dos décadas, de contar la historia de Colombia, un país que aún permanece en guerra.

El santandereano Alirio Castillo ha recorrido los sectores más golpeados por el conflicto. En 2016 sacó un disco de corridos, donde se concentró en la historia de las FARC. / Cortesía
El santandereano Alirio Castillo ha recorrido los sectores más golpeados por el conflicto. En 2016 sacó un disco de corridos, donde se concentró en la historia de las FARC. Cortesía

En agosto de 1997, no era posible imaginar que 23 años después estuviésemos escribiendo, grabando, cantando y hablando de un proyecto que entonces apenas estaba viendo sus primeras luces, pues en ese entonces, “La Cruz de Marihuana”, “El Corrido del Cocalero” y “La Kenworth Plateada”, apenas estaban reverdeciendo.

Precisamente en junio de 1997, la prensa empezó a interesarse por el nombre y contenido de este primer volumen, que apenas se mostraba con sus primeras 6 mil copias vendidas, principalmente en el Bajo y Medio Caguán, todo gracias a la identidad propia que le estaban dando los campesinos raspachines de la época, en el sur de Colombia.

Lea: El problema de la coca está concentrado en el 5 % del país: ONU

Unos pocos meses después, el El Espectador publicó una crónica titulada “El Cartel de los Éxitos”, registrando las ventas espectaculares de este primer volumen, que para entonces sumaban 150 álbumes vendidos.

Era entonces un álbum con las primeras 15 canciones; hoy a esta fecha, hemos grabado mas de 500, registrando parte del acontecer de Colombia: raspachines, cocaína, marihuana, trata de blancas, corrupción política, masacres de todos los lados del conflicto, infanticidios... En pocas palabras, la narrativa de Corridos Prohibidos a lo largo de estos 23 años se ha convertido en la banda sonora del conflicto, la expresión de un pueblo que supo cantar con alegría toda su tragedia, porque éste se convirtió en el género musical que expresa lo que viven y lo que sienten nuestros campesinos en toda nuestra geografía .

“Cada álbum se caracteriza por tener enfoque editorial, pero a este, el volumen 19, quise hacerlo más variado, pues llevábamos tres años sin publicar proyecto inédito alguno, las historias abundan y los compositores e intérpretes quieren hacerse escuchar”.

“El punto de partida fue aceptar la primera canción que escribió el maestro Luis Carlos Guevara titulada ‘Veintitrés años de Corridos’, que me motivó y obligó a ponerle ganas al nuevo proyecto. Luego convoqué a Jersson Beltrán, director de Grupo Tornado, y con ellos nos pusimos a preparar y grabar dos canciones que podían llamar mucho la atención: ‘El Efectivo’, que habla sobre la corrupción en todos los ámbitos sociales, y ‘Que Viva la Marihuana’.

Desde el año 2000 hemos estado observando con mucha atención el desarrollo y triunfos electorales de Hugo Chávez en Venezuela y cómo sus consecuencias empiezan a meterse de frente en la vida cotidiana de Colombia, apoyando con armas y refugio a las organizaciones criminales como las Farc, ELN y distintos narcotraficantes. Justo Pastor Perafán, Wilmer Alirio Varela, el maestro Héctor Herrara (q.e.p.d.) y yo decidimos crear un primer corrido que titulamos “Poniendo la Torta”, que narra con absoluta claridad lo que ya se estaba viviendo en Venezuela y cómo algunos sectores de Colombia lo estábamos viendo. El corrido fue todo un éxito, especialmente en la frontera con Venezuela; muchas emisoras lo difundieron y fueron cerradas por orden del gobierno chavista.

Lea también: El perdón entre exparas y exfarc en Cúcuta

En marzo, llegó a mi correo una canción en video casero titulada ‘El que se cansa pierde’, frase célebre de Leopoldo López en su campaña a la presidencia, la cual pregonó el día de su entrega a la supuesta justicia venezolana que me llamó poderosamente la atención.

La interpretaba su autora María Fernanda García. Le pedí al maestro Wilson Latorre que la adaptara para norteño, mientras dentro de los cientos de miles de venezolanos y venezolanas que han ingresado a Colombia intentaba convencer a uno de ellos de que cantara esta y otras canciones que había encomendado al compositor llanero, Maestro Norberto Riveros. Mi idea era meter, por lo menos, tres canciones en este álbum relacionadas con Venezuela y su crisis, pero no hablando del gobierno, corrupto y tramposo, sino metiéndonos en el pellejo de los muchísimos “chamos” que a diario vemos en las carreteras de Cúcuta hacia el interior del país queriendo encontrar refugio, aguantando calor y hambre, con su gorra tricolor con estrellas sobre su cabeza, un morral como equipaje y la tristeza marcada en sus rostros, dando pasos hacia delante, dejando atrás su patria, familia y hogar.

De San Cristóbal Estado Táchira, apareció Erika Maldonado; le propuse que grabáramos algunas canciones. Me dijo que ella también escribía, y de una vez la puse en contacto con el Maestro Norberto Riveros y empezaron a trabajar. De esa unión surgieron dos espectaculares corridos. ‘Nido de tiranos’, que nos muestra cómo vivían los venezolanos en la época de Rafael Cardera, Luis Herrera Campins y Carlos Andrés Pérez… un país con riquezas incalculables, pero sumido, en este momento, en la pobreza más vergonzosa de su historia. Todo por su propia culpa al buscar un cambio revolucionario en sus vidas… y ¡vaya cómo lo encontraron!. Ese es el argumento de este corrido.

Vea: “Le declaramos la paz a la guerra”: jóvenes de Norte de Santander

En un bar llamado Barlovento, en Chinácota, Norte de Santander, comenzó una historia que bautizamos como ‘Chama en apuros’, que narra la vida de una hermosa joven profesional venezolana, que por culpa de la hambruna y falta de oportunidades, tuvo que cruzar la frontera y emplearse como prostituta para sobrevivir y alimentar a sus hijos. Este corrido narra una parte de los riesgos que corren las mujeres en esos lugares de mala muerte, donde diariamente son abusadas, heridas y asesinadas, hasta por sus propias compañeras. Un muerto y un preso, son la causa de la salida intempestiva de la hermosa Alondra, dejando corazones rotos y una familia llorando en Norte de Santander.

‘Corrido a la niña Yuliana Samboní’ fue escrito por el director del grupo Los Preferidos de Nuevo León, y grabado por él mismo. Nuestra serie es seguida por infinidad de Djs en ciudades y pueblos de Colombia, y por supuesto millones de escuchas en las plataformas digitales. Cada canción se escucha infinidad de veces en lugares de esparcimiento, en pueblos y veredas de nuestro país”. Ahora en la era digital, millones de personas siguen con interés el registro de los acontecimientos a través de Corridos Prohibidos.

876432

2019-08-16T21:00:00-05:00

article

2019-08-16T21:00:01-05:00

[email protected]

colombia2020

Alirio Castillo

País

Corridos Prohibidos, la banda sonora del conflicto armado en Colombia

69

7271

7340