Las tierras del cartel del norte del Valle que ahora sirven para la restitución

Cinco predios que eran de Piedad López Rengifo, esposa del difunto narcotraficante Orlando Henao Montoya, alias el “Hombre del Overol”, fueron entregados por la Unidad de Restitución a 29 familias. Empresarios anuncian compromisos con las víctimas.

Las personas beneficiadas fueron víctimas del narcotráfico, las guerrillas y los paramilitares. / Gustavo Torrijos

La estela de violencia perpetrada por el extinto jefe del cartel del Norte del Valle, Orlando Henao Montoya, mejor conocido como el Hombre del Overol, en los años 90, incluyó presiones a campesinos de la región para “alquilar” sus predios, usarlos con fines de narcotráfico y aprovechar corredores estratégicos de la cordillera occidental. Una de sus víctimas, don Luis*, tuvo que desplazarse a Cali en 1993 luego de que uno de sus familiares fuera desaparecido, y murió en 2013 sin regresar a su tierra. Tras ser favorecidos con un fallo judicial, los descendientes de don Luis y 28 familias más fueron compensados con un predio que pertenecía a la familia de capo.

(Le puede interesar: El fin del imperio Henao)

Dado que el predio de don Luis se encontraba en una zona de la Reserva Forestal del Pacífico, el despacho judicial ordenó que se entregara un terreno similar al que tenía y en un municipio diferente a Bolívar, El Dovio o Trujillo. La Unidad de Restitución de Tierras aprobó la entrega de una parcela dentro del predio conocido como “La Camila”, que era propiedad de Piedad López Rengifo, esposa del Hombre del Overol. El predio, incautado por la Fiscalía en 2001, fue objeto de extinción de dominio por esta entidad y pasó a manos del Estado en 2012.

De igual forma, la Unidad identificó los terrenos conocidos como "El Placer”, “Balsora”, “Las Delicias” y “El Porvenir” y solicitó a la Sociedad de Activos Especiales, en septiembre de 2016, que se los asignara para así poder compensar a víctimas que, por diferentes razones, no se les pudo restituir su propio terreno. Estos cinco predios, que tienen en total 110 hectáreas, fueron agrupados legalmente en uno solo llamado “La Camila”, avaluado en $8.900 millones. Esta forma de compensar a las víctimas permitió dividirlo en 29 parcelas, que ya cuentan con la debida matrícula inmobiliaria, de las cuales han sido entregadas 27.

En los terrenos, que alguna vez fueron de la familia del capo Henao Montoya, ahora viven y trabajan en proyectos productivos víctimas del conflicto de los municipios Trujillo, Bolívar, Dagua, Guadalajara de Buga, El Dovio, Riofrío y La Unión. Todas zonas que fueron objeto de disputa territorial de Orlando Henao, hermano mayor de Lorena Henao, quien consolidó una estructura criminal junto con sus hermanos Arcángel y Fernando, tanto o más agresiva que el propio cartel de Medellín de Pablo Escobar. Tras la muerte de Henao, la disputa entre Diego Montoya Sánchez y Wilber Varela llevó a la creación de las bandas Los Machos yLos Rastrojos.

(Le puede interesar: Las cuatro generaciones del narcotráfico en Colombia)

Esta última organización criminal sería la responsable del desplazamiento de Pedro* de su predio ubicado en el corregimiento deSalónica, del municipio de Riofrío, en el 2012, luego de que él y dos de sus empleados fueran retenidos por hombres armados. Les exigieron un pago de $50 millones en dos días, que no se realizó. Los amenazaron y se llevaron sus animales, así que Pedro y su familia se fueron para Pereira. En 2016 salió un fallo a su favor y la Unidad de Tierras le entregó, en mayo pasado, una parcela en “La Camila”.

Los Rastrojos son señalados como los causantes de al menos nueve casos más como, por ejemplo, del desplazamiento de Daniel*, en Trujillo en diciembre de 2017, por amenazas contra su hijo. O de los hostigamientos a Isabel* y su esposo, en 2012, que motivaron su salida, también en Trujillo, de su finca en la que se dedicaban al cultivo de pitaya y a la ganadería. Por su parte, don Raúl* tuvo que abandonar sus terrenos en el corregimiento de Betania, del municipio de Bolívar, luego de que hombres armados entraran a su propiedad y lo instaran a unírseles, dada la cercanía del lugar con el Cañón de las Garrapatas, clave para el transporte de drogas. Por otro lado, Ramiro*, el hermano de Raúl*, era obligado a realizar “favores” a integrantes del grupo armado, pero ante el riesgo de que su hijo fuera reclutado, se desplazó con su familia en enero de 2008.

(Le puede interesar: La propuesta de Cabal para modificar la restitución de tierras)

Entre los 29 grupos familiares beneficiados también hay víctimas de la masacre de Trujillo, como se conoce una cadena de crímenes cometidos de 1986 a 1991 en ese municipio del Valle; así como de incursiones armadas de las Farc y el Eln. Ahora, la Unidad de Restitución de Tierras hizo una inversión de $875 millones para implementar proyectos productivos en “La Camila”. En concreto, 17,5 hectáreas de ají variedad Tabasco, 13 de mango, 10 de banano y 3,5 de maracuyá. Este viernes, el director de la Unidad, Andrés Castro Forero, realizará un recorrido en el predio y entregarán retablos con los nombres de las parcelas entregadas a cada familia.

Igualmente, se anunciará el compromiso con empresas dedicadas a la comercialización de jugos de fruta, como Jugos Hit y Hugo Restrepo. El banano y el mango serán destinados para la producción de estos productos, mientras que el maracuyá iría a establecimientos locales. Por otro lado, se planteará que el ají sea vendido a una empresa de los Estados Unidos y que se alcance una producción de hasta 19 toneladas. De acuerdo con la Unidad de Restitución, esto es posible porque el predio “cuenta con facilidades logísticas y de infraestructura productiva”.

(Le puede interesar: La esperanza vuelve a la vereda El Albarico)

“Estos proyectos fueron evaluados técnicamente (…) obteniendo la aprobación para cada proyecto por un valor promedio de $30 millones cada uno, lo que va a permitir una inversión en el predio La Camila del orden de los $875 millones. (…) Los proyectos contarán con el acompañamiento técnico productivo, socio empresarial, ambiental y de agronegocios a cargo del equipo de proyectos productivos y de asistentes técnicos especializados, así como del acompañamiento de los aliados comerciales para verificar la implementación de los paquetes técnicos y garantizar la calidad del producto”, señaló la entidad.

*Nombres cambiados.

 

últimas noticias