Los reclamos de las mujeres víctimas del conflicto y explotación sexual en Bogotá

Noticias destacadas de País

Tras hacer un plantón en el Aeropuerto El Dorado, la Red Petra Mujeres Valientes concertó una reunión con varias instituciones en la que expondrán los seis puntos que consideran claves para su reparación.

Este lunes 23 de noviembre, un grupo de alrededor de 10 mujeres llegaron al aeropuerto El Dorado, de Bogotá, con el fin de llamar la atención de las autoridades. Llevaban carteles con mensajes alusivos a la dignidad de las mujeres explotadas sexualmente en prostitución. Eran integrantes de la Red Petra Mujeres Valientes, un colectivo que agrupa a mujeres víctimas del conflicto y de explotación sexual, quienes en esta ocasión hicieron un plantón para pedirles a las autoridades que se sienten con ellas y escuchen los seis puntos que consideran claves para su reparación.

Al lugar llegaron policías y gestores de convivencia, así como el defensor regional de Bogotá, Rafael Navarro, quien medió la situación con las mujeres. El acuerdo fue que este jueves 26 de noviembre se reunirán en la sede de la Defensoría esta institución, representantes de la Red Petra y Unidad para las Víctimas. También se pedirá la presencia de la Procuraduría y de la Unidad Nacional de Protección.

(Lea también: Pobres, desplazadas y en prostitución: de la violencia de la guerra a la explotación sexual)

Los puntos a discutir serán, primero, ayuda humanitaria. “Hay mujeres que deben cuatro, cinco meses de arriendo. Hay mujeres que han sido violentadas y humilladas y hasta han tenido que dejar sus cosas como empeño del pago de los arriendos para que las puedan dejar salir”, explicó María Fernanda Arboleda, líder y coordinadora del colectivo de víctimas. Se refiere a que gran parte de las más de 200 mujeres que integran la Red viven en “pagadiarios”: habitaciones que pagan diariamente para tener donde dormir. Otras arriendan pequeñas casas en zonas periféricas de la ciudad. El problema que tienen actualmente es que la pandemia ha golpeado sus ingresos. Muchas viven del rebusque y otras todavía están en prostitución.

El segundo punto tiene que ver con su condición como víctimas del conflicto armado. Una parte de las mujeres ya está registradas como víctimas ante la Unidad para las Víctimas, y lo que piden es que se les tramite con urgencia las indemnizaciones para quienes no las han recibido. El tercero se trata de concertar una ruta para acceder a vivienda. Y el cuarto punto es la creación de otra ruta para acceder a la reparación.

(Le puede interesar: Mery Jiménez y la Tuna Tambora en el Bajo Cauca le cantan a la paz)

En quinto lugar está el tema de seguridad, por el que piden que la Unidad Nacional de Protección las escuche. El nombre de María Fernanda Arboleda, por ejemplo, ha salido en varios panfletos amenazantes firmados por las Águilas Negras, en los que también amenazan a otros líderes y lideresas de víctimas de la capital. “Además, hay mujeres cuyos hijos están en pandillas, consumo de drogas psicoactivas o están en zonas periféricas y como no quieren acceder también a las pandillas, han sido amenazadas tanto ellas como sus núcleos familiares”, señaló Arboleda.

Finalmente, está el reclamo por la salud. “Tenemos muchas mujeres enfermas. Hoy no movilizamos a muchas porque están en temas delicados de salud por estar expuestas al agua, al sol, así como el estrés que les ha movido todas las enfermedades de base”, dijo la lideresa. Además, como explicó El Espectador, las mujeres han sufrido enfermedades de transmisión sexual, desprendimientos de útero y otras afectaciones que vienen con la explotación sexual en prostitución.

“Nosotros vamos a estar garantizando la mediación con la utilización de la sede para que las partes puedan conversar, así como estar presentes en la reunión para servir de garantes del cumplimiento de los acuerdos a los que lleguen”, agregó Rafael Navarro, defensor regional.

Comparte en redes: