Más de 800 casos de violencia contra líderes sociales están en la impunidad: Cinep

En 2018 fueron victimizados 98 líderes sociales, revela el reciente informe del Cinep y alerta sobre cómo la mayoría de casos de homicidios contra esta población estaría siendo registrada como situaciones de hurto o venganza por cobro de prestamos gota a gota.

El informe se llama: "Violencia camuflada: ataques a la base de las organizaciones sociales". /Archivo.

El informe que el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) publicará este jueves sobre las agresiones a los líderes sociales en 2018, enfatiza en que los grupos armados se concentraron en atacar a la base del movimiento social en Colombia, con el fin de ocultar el fenómeno, a pesar de que los ataques a los dirigentes sociales reconocidos no hayan cesado.

Por eso, enfatiza el documento, que la gran mayoría de homicidios después del Acuerdo de Paz se registraron contra integrantes de Juntas de Acción Comunal y líderes cívicos, toda vez que sus presidentes y secretarios, principalmente, han visto amenazada su labor de defender el territorio, la sustitución de cultivos de uso ilícito, la restitución de tierras y el medio ambiente. “La nueva estrategia es amenazar y asesinar a los líderes de base, con el fin de debilitar el proceso a través del miedo y el terror”, insiste el Cinep. 

Según la Confederación Nacional de Acción Comunal, la Fiscalía General de la Nación entregó como resultado satisfactorio 34 sentencias judiciales en las que se ha condenado a los autores materiales de los hechos, no obstante, no hay una sola que hable de los autores intelectuales o determinadores de los hechos. 

El banco de datos de Derechos Humanos del Cinep resalta que de los 1418 casos de victimización contra líderes registrados en 2018, en 195 aparece la etiqueta desconocidos, en 139 casos el autor es hombres armados o encapuchados y en 562 casos no hay información, lo que equivale a más de 800 casos que están en la impunidad, resalta el documento. 

De ahí que el informe haga un llamado a la sociedad colombiana, para que le exija a las autoridades que no camuflen los homicidios contra líderes sociales, simplemente relacionándolos con móviles judiciales como atracos, prestamos gota a gota, líos pasionales y problemas con el vecindario. “Así se camufla de manera mediática la verdad de los defensores de derechos humanos y su importancia en la sociedad”. 

La violencia política en 2018 dejó 648 asesinatos, 48 atentados, 1.151 personas amenazadas, 304 heridos, 66 torturados, 3 víctimas de violencia sexual y 22 desaparecidos. Igualmente, destacó que en el Valle del Cauca el año pasado se registraron 122 amenazas mientras que en Cauca 117, siendo los departamentos con más victimización a los defensores de derechos humanos en el país, según lo detalló esta organización no gubernamental.

 

últimas noticias

Un líder en el exilio en tiempos de paz

La FARC, las muertes y las elecciones