Primer caso de COVID-19 en un espacio de reincorporación de excombatientes

Noticias destacadas de País

Se registró en el antiguo espacio de Caño Indio, en Tibú, Norte de Santander y se trata de un exguerrillero que trabaja como escolta de la Unidad Nacional de Protección.

Hasta el antiguo espacio de reincorporación del corregimiento de Caño Indio, en Tibú, (Norte de Santander) llegó el virus del COVID-19. Un excombatiente que trabaja como escolta de la Unidad Nacional de Protección y se encontraba en Cúcuta en días de descanso dio positivo en la prueba de antígenos.

Así lo confirmaron desde el Partido FARC y la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN). “La prueba de antígenos le fue realizada a la persona dado que es exigida para ingresar al municipio de Tibú, donde está ubicado el antiguo espacio territorial. Una vez el caso es conocido por parte de la Agencia, se procede de manera inmediata a realizar la solicitud a la Nueva EPS de prueba nasal para corroborar o descartar contagio de Covid-19. Según Luis Armando Carreño, coordinador del Grupo Territorial de la ARN, en cinco días se avanzará con ella”, informó la entidad.

Según la ARN, el estado de salud del exguerrillero es estable y el único síntoma que presenta es tos seca. En este momento, se encuentra aislado por fuera del espacio territorial. Según el componente Farc en el Consejo Nacional de Reincorporación (CNR), hay al menos tres casos con síntomas sospechosos de Covid-19 en ese espacio territorial.

El director nacional de la ARN, Andrés Stapper, dijo que en respuesta a ese caso de COVID-19 se activó el protocolo que ya se había definido en el CNR con FARC y con el ministerio de Salud y se tomaron tres medidas.

En primer lugar, se llevará una brigada de salud al espacio de Caño Indio, donde hoy habitan 66 excombatientes, para aplicar las pruebas de COVID-19 a sus habitantes. Además, se está definiendo con las personas sospechosas de contagio el cerco epidemiológico para establecer las fases de contención para las personas con las que tuvieron algún tipo de contacto. Y por último, “capacitar y establecer con la población del ETCR las medidas necesarias para poder utilizar la infraestructura existente y habilitar espacios de aislamiento para contener la enfermedad de manera conjunta”, dijo el director.

Sin embargo, desde el partido FARC advirtieron que los antiguos espacios de reincorporación “no cuentan con las condiciones mínimas para garantizar el distanciamiento del personal que así lo requiere, pues los baños son de uso colectivo y las habitaciones son módulos compartidos de material conocido como superboard, que no son idóneos para el distanciamiento preventivo. A esto se agregan las precarias condiciones de saneamiento básico de estos espacios”.

Comparte en redes: