Divulgar el posacuerdo

Luces, cámara, ¡reincorporación!

Noticias destacadas de Territorio

Ocho historias de excombatientes que usan la radio, la fotografía y el video para documentar la vida después de la reincorporación. Cuentan las experiencias de los demás y a través de sus relatos reflejan las vivencias de ellos mismos.

¿Se imagina ser entrevistado en la televisión por un excombatiente? ¿O sintonizarlo todos los días en un programa de radio matutino? El Acuerdo Final de Paz, el proceso de reincorporación de los excombatientes de las Farc-Ep y varias iniciativas ciudadanas lo han hecho posible. Desde los tiempos de las Farc en la selva, comunicar sus mensajes ha sido una constante en la historia. Uno de los ejemplos más conocidos es Voz de la Resistencia, aquella emisora de la antigua guerrilla que llegaba a varias regiones del país, transmitiendo cada día desde una montaña distinta, para miles de personas en la zona rural, quienes a veces debían decidir entre sintonizar la emisora del Ejército Nacional o la de su opuesto, sin más opciones.

Después de la firma del Acuerdo de Paz, los excombatientes apasionados por la comunicación decidieron que, de ahora en adelante, las únicas armas que usarían serían micrófonos, cámaras e información. Algunos de ellos trabajan en los medios contemplados en el punto 6.5 del Acuerdo, que refiere a las “Herramientas de difusión y comunicación”, donde se pactó la creación de veinte emisoras para la paz (de las cuales funcionan dos), el magazín televisivo Mimbre y una estrategia de redes sociales que debe ejecutar el Gobierno.

(Le puede interesar: El futuro de los excombatientes de las Farc)

Por otro lado, hay quienes decidieron establecer lazos de reconciliación a partir de iniciativas de comunicación que integran tanto a excombatientes como a comunidades. O quienes han usado el poder de la imagen para dar su opinión respecto a la implementación del Acuerdo y la actualidad nacional.

Todas estas iniciativas de comunicación han sido mapeadas por La Paz en el Terreno. En esta entrega, lo invitamos a conocer ocho historias de cómo los excombatientes usan la radio, la fotografía y el video para generar nuevos contenidos y demostrar que desde la comunicación es posible la reincorporación a una vida civil en la que sus voces, sus rostros y sus ideas pueden ser reconocidas y divulgadas por todos.

A través del lente

Para muchos exguerrilleros de las Farc, que estuvieron más de la mitad de sus vidas entre las selvas y serranías inhóspitas de Colombia, no es sencillo dialogar sobre lo que ocurrió antes, durante y después de la guerra. Sin embargo, algunos de ellos encontraron la manera de hacerlo, como Liliany Obando, quien tras militar en la guerrilla por treinta años regresó a la vida civil y tomó una cámara para hacer memoria de lo que significó ser una mujer fariana en las selvas colombianas; o Marcos Guevara, quien antes de entrar a las filas insurgentes tenía un profundo amor por la fotografía y hoy recorre los rincones del país fotografiando las heridas de la guerra. Estas son algunas de las historias que encontrará sobre aquellos excombatientes que, a través de sus lentes, hoy le apuestan a la paz:

NC: de un noticiero insurgente a una productora audiovisual

Cuando iniciaron los diálogos de paz, un grupo de guerrilleros dejaron el monte para viajar a La Habana (Cuba) y conformar Nueva Colombia Noticias (NC Noticias), el primer noticiero insurgente que cubriría un hito histórico: la guerrilla más antigua de Latinoamérica estaba considerando dejar las armas. Cuando concluyeron la lucha armada, la iniciativa NC Noticias evolucionó para convertirse en NC Producciones, un proyecto audiovisual que apuesta al nuevo propósito de los excombatientes: una Colombia en paz.

(Lea: El Gobierno ha entendido que la tierra es esencial para los excombatientes: Andrés Stapper)

Mujeres farianas

“Las mujeres en las Farc fuimos el 40 % de la fuerza”, cuenta Liliany Obando, socióloga de profesión y “combatiente” de las Farc de oficio. A pesar de haberse acogido al Acuerdo de Paz, ahora utiliza su profesión y su oficio para el mismo propósito: la paz y la memoria.

Uno de estos esfuerzos de memoria fue el documental Nunca invisibles, mujeres farianas; adiós a la guerra, que da cuenta de la cotidianidad, la guerra, la maternidad y el amor, entre otros temas, que se narran desde las voces de las mismas excombatientes, pero también muestra otra de las caras del conflicto: una de las entrevistadas es la hija de una de ellas, quien sintió la guerra desde otra perspectiva.

Las cicatrices

Marcos Guevara trabajó en la imprenta de las Farc, donde aprendió a usar los programas de edición Photoshop e Illustrator. Antes de irse a la guerra, vendía mangos mientras aprendía fotografía, así que en el momento de dejar las armas decidió retomar su pasión y trabajar en proyectos comunicativos. “La comunicación nos permite legitimarnos como seres humanos y no como terroristas”, afirma Marcos.

Su amor por la fotografía lo ha llevado a recorrer el país para mostrar, a través de su cámara, la cotidianidad en la que viven muchas de las personas que sufrieron el conflicto armado. “El cuerpo como escenario de memoria” es su más reciente fotorreportaje, el cual recopila fotos de las cicatrices y heridas de guerra de sus excompañeros de combate.

Reconciliación es contar historias juntos

En este capítulo lo invitamos a conocer diversas historias que le apuestan a la reconciliación a partir del trabajo conjunto entre excombatientes y otros ciudadanos, quienes, a pesar de nunca haber empuñado un arma, reconocen que las heridas que dejó el conflicto deben ser sanadas entre todos. Por eso tomaron la iniciativa de comunicarse con quienes hoy retornan a la vida civil, dictando talleres con el objetivo de que los excombatientes se desenvuelvan con cámaras y micrófonos para contar sus historias y las de sus comunidades.

(Lea también: En Ituango, los excombatientes de las Farc ya tienen tierra, pero temen por su vida)

Charras y Colinas: comunicar desde la Amazonia

El departamento del Guaviare es el comienzo de la Amazonia colombiana y allí, en medio de la selva, se conformaron los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Aurelio Buendía y Jaime Pardo Leal. Los excombatientes que allí viven con sus familias tuvieron que construir todo con sus propias manos y, para ello, también han trabajado de la mano con las veredas más cercanas: Charras y Las Colinas respectivamente.

En cada uno de estos ETCR se han conformado grupos de jóvenes que a través de radio, fotografía y video muestran las problemáticas y los acontecimientos especiales que suceden en sus comunidades. Juventud Charras en Sintonía y Notipaz Voz de la Amazonia son colectivos de comunicaciones que, según ellos mismos afirmaron, buscan que “el Gobierno, al ver que estamos mostrando el lado que no quieren que veamos, nos ayuden un poco”.

La Montañita: “reporteritos” hijos de la paz

Los excombatientes no son los únicos que están en proceso de reincorporación. Sus hijos, quienes nacieron en medio del conflicto, hoy pueden ser considerados como semillas de paz que abren sus ojos ante la posibilidad de un país nuevo, en el que muchos crecen con expectativas diferentes a las que tuvieron sus padres a su edad.

En el ETCR de la vereda Agua Bonita, en el municipio La Montañita, de Caquetá, un grupo de estos menores se dedica a entrevistar a sus mayores, presentar noticias de la comunidad y hacer programas sobre sus experiencias de paz. Ellos son Los Reporteritos, un equipo conformado por hijos de reincorporados entre los seis y los dieciocho años, orientado por algunos padres y madres y otros voluntarios de la zona, que cada martes les enseñan cómo usar las cámaras para hacer sus propios informativos, además de realizar ejercicios de radio, con niños y jóvenes, que expresan sus opiniones respecto a otras actividades que desarrollan juntos, como clases de danza y el mantenimiento de una huerta comunitaria.

Cali: las Voces del Común en la ciudad

En Cali, los excombatientes llevan a cabo diversas iniciativas como parte de su proceso de reincorporación, entre las que se encuentra Voces del Común Pódcast, un proyecto radial que une las voces de excombatientes y otros ciudadanos caleños para sentarse a dialogar, reír y opinar sobre la actualidad de la región, además de poner la lupa sobre la implementación de cada punto del Acuerdo Final de Paz.

Voces del Común nació de una idea de Richard Romero y Sebastián Cerón, dos comunicadores sociales interesados en escuchar las voces de los excombatientes. El proyecto consistió en dictar talleres sobre producción radial con énfasis en las memorias del conflicto armado, que al llegar a su fin se convirtieron en la base para la realización de programas radiales que ahora son difundidos por internet. Así, el proyecto se convirtió en una oportunidad para pensar en grande, pues ahora busca generar un diálogo social entre los excombatientes y toda la comunidad caleña.

Para ver y oír: ¿cómo va la paz?

En el Acuerdo Final de Paz, firmado en el Teatro Colón con el recordado “balígrafo”, no solo quedaron consignadas reformas agrarias, rentas básicas, proyectos productivos y reparación a las víctimas. Además de eso, se abrieron espacios de comunicación para entender cada punto de lo acordado y el avance de su implementación.

Se trata del numeral 6.5, llamado Herramientas de Difusión y Comunicación, donde se pactó crear veinte emisoras en “frecuencia modulada” (FM) para los territorios más afectados por el conflicto armado, un espacio en televisión en el Canal Institucional y una estrategia digital en redes sociales. Aquí, algunas historias de quienes hacen parte de aquellos espacios de comunicación.

Al aire: ¿cómo suena la paz?

Chaparral (Tolima) e Ituango (Antioquia) son dos municipios de Colombia que saben lo que es vivir el conflicto armado en carne propia y por muchos años. Por eso, cuando se empezaron a planear los puntos donde estarían ubicadas las emisoras pactadas en el Acuerdo, estos lugares fueron los primeros de la lista. Esta decisión fue tomada por un comité de comunicaciones integrado por delegados del Gobierno Nacional, excombatientes de las Farc y Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC), entidad a la que fueron asignadas las nuevas estaciones radiales.

En estas emisoras trabajan Diana Ríos y Elías Lizcano, excombatientes que antes pertenecieron a Voz de la Resistencia, la emisora que tenía la guerrilla para transmitir desde la selva. Luego de la firma del Acuerdo Final, ambos han puesto sus voces al servicio de la paz. Cada día le cuentan a sus oyentes cómo va la implementación del Acuerdo y cómo se puede construir tejido social desde nuevos espacios radiales para la reconciliación.

“Mimbre”: tejiendo historias para la paz

Para contarle al país cómo va la paz, hay quienes prefieren usar el poder de la imagen. Así nació Mimbre, un magazín semanal que en una hora se encarga de mostrar cómo se vive la implementación del Acuerdo Final de Paz y la reconciliación en los territorios a través su espacio en el Canal Institucional, además de hacer pedagogía para que los televidentes comprendan cada punto de lo acordado.

Mimbre salió al aire en enero de 2018 y, a partir de ese momento, han difundido historias de reconciliación y construcción de paz. Para cada emisión, se reúnen delegados del mismo comité de comunicaciones que elige la programación de las emisoras de Ituango y Chaparral. Por parte del ahora partido Farc, el excombatiente Manuel Bolívar es quien asesora los contenidos del magazín. Para él, lo que se hace en Mimbre “es ante todo una práctica pedagógica, es un quehacer que demuestra la posibilidad de construir a través del diálogo, de sentarnos en una mesa a hablar, con respeto, exponer los argumentos. Es la mejor forma para poder solucionar cualquier tipo de conflicto en la vida”.

Comparte en redes: