Es la versión número 32 de esta iniciativa

Un llamado a que las escuelas sean territorios de paz

Este 21 de agosto será el lanzamiento del Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos, en su VIII edición, que será entregado el 4 de septiembre en el marco de la Semana por la Paz. En esta entrevista, una vocera de Redepaz explica detalles de lo que será esta jornada, que cumple 32 años.

Los niños y las niñas de Colombia han exigido su derecho a vivir en un país en paz. Durante esta semana, Redepaz desarrollará actividades que fomenten los territorios de paz. Las escuelas y colegios son protagonistas en esta iniciativa.
La Semana por la Paz es una movilización nacional en la que se muestran los esfuerzos que hacen las organizaciones a lo largo del año en pro de la construcción de paz. Es de tal magnitud que incluso el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) ha declarado este espacio como la movilización más grande a nivel nacional en torno a la paz.

“Llevamos más de 25 años consecutivos organizando diferentes actividades para hacer visible el trabajo por la construcción de paz desde todos los ámbitos. Queremos lograr que las organizaciones, la sociedad civil y las comunidades declaren sus espacios geográficos como territorios de paz, explica Gladys Macías, presidenta colegiada de Redepaz.

En la edición de este año, la Semana por la Paz quiere mostrar las actividades de construcción de paz y defensa de los derechos humanos desde los territorios y unir todos los esfuerzos posibles para declarar lugares como colegios, escuelas y municipios golpeados por el conflicto como territorios de paz.

En 1998 se realizó el Mandato de los Niños por la Paz en 100 municipios del país, en alianza con la Unicef, la Cruz Roja, Redepaz y otras organizaciones que trabajan por los derechos humanos en Colombia. Niños y niñas fueron considerados actores fundamentales, capaces de participar en asuntos de interés social, y tuvieron la oportunidad de elegir sus derechos fundamentales.

“Los niños pudieron haber escogido el derecho a la recreación o la educación, pero escogieron el derecho a la paz. Votaron por una necesidad para ellos: vivir en un país en paz”, afirma la presidenta colegiada de Redepaz.

Después de veinte años sigue vigente ese mandato por la paz desde los niños y la sociedad civil. Gladys Medina asegura que fue entonces cuando la educación para la paz adquirió relevancia y un papel muy importante en el país. Según ella, la educación formal empezó a ver la cátedra de paz como un ideal de cultura necesaria para los ambientes escolares y allí nacieron los constructores y las constructoras de paz.

“Desde Redepaz hemos visitado muchas escuelas que durante años han querido rechazar cualquier tipo de violencia. Llevamos mucho tiempo trabajando para promover los derechos humanos en los niños más pequeños. Por ejemplo, en los territorios rurales hemos hecho grandes esfuerzos por sacar a los niños de la guerra para poner un alto a los diferentes actores armados que se tomaron las escuelas y los colegios”.

Un caso emblemático es el del colegio Nuestra Señora del Rosario, en Riachuelo, en el municipio de Charalá (Santander), que fue víctima del accionar del Frente Comunero Cacique Guanentá, de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) durante muchos años. Luego de las afectaciones causadas allí, los niños y las niñas de esa comunidad decidieron blindar su municipio, les cerraron la puerta a los violentos y declararon su colegio un territorio de paz.

“En el contexto rural de Colombia, declarar un centro educativo como territorio de paz, adquiere mayor relevancia. Es algo que cobra mucho sentido hoy en día, cuando no cesan las acciones violentas en contra de los líderes y defensores de derechos humanos”, dice.

Medina reconoce el trabajo que en esta materia ha realizado la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad. Dice que desde todos los territorios la apuesta más importante es aportar a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas. “Los ambientes seguros para las niñas y los niños parten desde el reconocimiento y el aporte a la verdad”.

También hace un llamado al Gobierno: “No se pueden seguir desconociendo los avances que ha tenido el país desde la firma del Acuerdo Final con las Farc. Consolidar la paz en Colombia es un arduo trabajo que en principio y de manera fundamental debe apoyar el Estado. Este Gobierno debe promover la cultura de paz en todo el país, para lograr una paz estable y duradera”.

875145

2019-08-20T11:00:00-05:00

article

2019-08-20T13:16:24-05:00

[email protected]

colombia2020

Daniela Callejas [email protected]_danicallejasd

Territorio

Un llamado a que las escuelas sean territorios de paz

53

5029

5082