“El conflicto armado es innegable”: organizaciones sociales a nuevo director del Centro de Memoria

Son 116 las organizaciones de derechos humanos del país que insisten en que retirarán sus archivos o su colaboración con dicha entidad a raíz del nombramiento del historiador Darío Acevedo, quien ha sido cuestionado por desconocer la existencia del conflicto en Colombia.

Darío Acevedo Carmona es doctor en historia de la Universidad Nacional de Colombia y tomó posesión el martes pasado./Archivo.

“En declaraciones públicas el nuevo director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), Darío Acevedo, ha demostrado posturas de negación del conflicto armado así como de rechazo y estigmatización a víctimas y organizaciones que a todas luces van en contravía del espíritu misional de esta institución, rompiendo la confianza sobre la objetividad que bajo su dirección se pueda tener en la reconstrucción de la memoria nacional”, dice la carta firmada por 174 organizaciones sociales y derechos humanos del país. Ellos insisten en rechazar el nombramiento de Acevedo y aseguran que van a retirar los archivos históricos que se iban a exponer en el Museo Nacional de la Memoria, que inicia su construcción este año. 

A pesar de que el presidente Iván Duque insistió en su nombramiento y expidió el decreto que lo dejó en firme, las organizaciones siguen apáticas en creer en las últimas declaraciones de Acevedo quien aseguró, durante su posesión, que los archivos estarán a buen recaudo y que está dispuesto a reunirse con quien no coincida con él. “Los archivos de organizaciones de víctimas, y de las demás instituciones o personas naturales, están a buen recaudo y se dará garantía para su conservación”, dijo durante una reunión con funcionarios de CNMH.

“Manifestamos nuestra determinación colectiva de no colaboración con esta institución, pues la evidente falta de imparcialidad de Acevedo para asumir el mandato de develar todos los hechos victimizantes y sus responsables, no es coherente con los principios internacionales referidos al deber de la Memoria del Estado y el Derecho a la Verdad y lucha contra la impunidad que poseen las víctimas y la sociedad en general”, reitera la carta.

Esta segunda consideración de las organizaciones se da a raíz de los pronunciamientos públicos que ha hecho el nuevo director del Centro de Memoria, quien afirmó que, a pesar de que la Ley de Víctimas reconoció que en Colombia existe un conflicto armado interno, "eso no puede convertirse en una verdad oficial”.

Por eso, insisten al presidente Duque que dichas organizaciones debieron participar en la selección del director: “La reconstrucción de la Memoria en Colombia debe ser una política de Estado y requiere garantías para la participación activa y vinculante de las víctimas y organizaciones de derechos humanos en todas las dimensiones del proceso, incluida la selección de quienes tendrán la labor de dirigir esta importante tarea”.

Finalmente, las organizaciones firmantes reiteraron en el compromiso de seguir construyendo memoria desde cada uno de los espacios, principalmente, con la Comisión de la Verdad que se instituyó tras la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc.

En contexto: 

El retiro de los archivos históricos que cada organización de derechos humanos anunció la semana pasada, tiene su origen en un comunicado de la Asociación Minga, en el cual señaló: "Creíamos en el Centro de Memoria Histórica, entregamos nuestros archivos como aporte a la reconstrucción de la historia del conflicto armado. Hoy rechazamos nombramiento de Darío Acevedo, un sin sentido y afrenta al país. Por eso retiramos todo el material aportado (...) Nombrar a una persona que desconoce el derecho a la verdad y la memoria, como director del CNMH es una incoherencia. Nuevamente Iván Duque demuestra el poco respeto a las miles de víctimas del Conflicto armado", e invitaron a todas las organizaciones a retirar en acto público los archivos que entregaron al Centro Nacional de Memoria Histórica. 

A esta petición, posteriormente se sumó el colectivo de víctimas de la masacre de Bojayá, perpetrada por las Farc el 2 de mayo de 2002. Leyner Palacios, uno de sus representantes, en entrevista con la Revista Semana aseguró que retirarán sus documentos porque "un funcionario que desconoce el conflicto armado, no puede hacer memoria en Colombia". 

Luego, la senadora de la Unión Patriótica, Aida Avella, confirmó en entrevista con Colombia2020, que también retirarían del CNMH los documentos y archivos de esta tendencia política, que surgió tras un frustrado acuerdo de paz con las Farc a mediados de los 80 y que desde entonces ha denunciado cientos de crímenes, persecución y asesinatos a sus militantes. 

 

últimas noticias