'El diseño eleva la vida cotidiana'

Llevar lo orgánico de la naturaleza al interior de la casa, y hacer que los muebles den cuenta de quiénes somos, son los mandatos del diseñador filipino que visita por estos días Colombiamoda.

La naturaleza le domó el espíritu. Estudiar en reconocidas academias y codearse con los grandes del diseño industrial mundial no le sacó del alma algo que había visto desde niño: a su madre trabajando con rattan —esa fibra natural perteneciente a la familia de las palmeras—, para sacar de la conjunción de varillitas de madera muebles que en ningún otro lado diferente a Cebu, Filipinas, se pudieran construir.

Así, Kenneth Cobonpue, después de hacerse diseñador afuera, regresó a su tierra y, quebrando algunos mandatos aprendidos, se puso a descubrir fibras y maderas para crear sillas, cunas, mesas, sofás, que parecían convivir de una forma orgánica con el mundo exterior, que extendían al interior de la casa esa belleza estructural, simétrica, que rompía geometrías y más bien sabía de ondulaciones y variaciones propias del mundo natural.

Por estos días, Kenneth Cobonpue está en Colombiamoda para hablar de sus procesos creativos y artesanales, para dar cuenta de cómo el sistema de la moda es algo que se aleja del mero vestido y que empieza a adentrarse en otros universos, y también para celebrar que sus obras, que son ya icónicas en el mundo del diseño de muebles, llegan al país de manos de la marca Matisses. El Espectador habló con él antes de su conferencia en la feria.

Después de todos estos años de trabajo, ¿cree que el diseño ha cambiado su papel dentro de la sociedad? Desde su punto de vista, ¿por qué el diseño se ha convertido en algo tan importante?
Yo creo que el diseño de una forma u otra ha sido siempre importante para la sociedad. Lo que ha cambiado es la accesibilidad al diseño realmente bueno. Lo que normalmente estaba reservado para unos pocos selectos que podían costear el lujo, ahora hace parte de una explosión de grandes productos, con precios a unos niveles que han permitido una nueva era que transforma la manera en la que vivimos. Yo creo que el diseño es importante porque nos rodea con cosas bellas que nuestras manos han seleccionado y que reflejan quiénes somos, porque produce un elemento de armonía en el hogar y eleva nuestros días a algo más grande.

¿Qué relación encuentra entre el diseño y la moda?
La moda por su naturaleza se mueve mucho más rápido y es infinitamente más determinada por las tendencias que el diseño de muebles. Un mueble es más duradero en estilo, y está lejos de ser desechado de una estación a otra, así que las tendencias no oscilan tan ampliamente como lo hace la moda; sin embargo, el diseño de muebles sí tiende a verse afectado por la moda, así que es fácil predecir las tendencias venideras sólo con mirar las pasarelas.

Usted aún construye sus modelos a mano y no por computador. ¿Por qué lo prefiere así y qué les da esta técnica a sus diseños?
Creo que cuando uno trabaja tridimensionalmente desde el principio, la pieza cobra un mayor sentimiento escultural. Esto me permite además experimentar con los materiales que estoy usando y así tener un sentido de lo que esos materiales quieren y pueden llegar a ser, casi como si estuviéramos colaborando juntos para llegar al producto final. Uno de los aspectos más notables de trabajar con materiales naturales es el carácter y la belleza estructural inherente, la cual trato de usar como una gran ventaja en cada pieza, pero para hacerlo, primero debo entender eso y sólo lo puedo hacer a través de la manipulación con mis manos.

Cuando crea una nueva silla, una nueva mesa, ¿qué inspiraciones lo motivan?
El diseño resuena mejor cuando se mantiene leal a su estética, así que no lo pienso mucho, sólo confío en mis instintos y dejo que la idea me maneje. Yo diseño para mí, y si me gusta, conozco a un par de personas a quienes también les puede gustar.

¿Cómo concibe el diálogo entre forma y función?
Como principios básicos para hacer cualquier buen diseño; la función y la forma deben estar presentes siempre. Un diseñador industrial es mitad ingeniero y mitad artista, siempre buscando inventar cosas que enriquezcan la vida de la gente. Así que, como siempre estoy concentrado en crear cosas bellas, para mí la funcionalidad tiene una meta fundamental. Al final del día estoy creando un producto y no propiamente un objeto de arte.

¿Cómo ha sido su proceso de sentar un precedente en términos de diseño?
Creo que el diseño es un proceso vital, que responde con transformación al cambio del mundo, por eso me rehúso a etiquetar mi estilo personal, porque eso puede llevar a la repetición, apegarme a una fórmula ganadora, segura, y eso sólo puede matar la creatividad y la innovación. Yo diseño por instinto, de acuerdo con mi gusto, que evoluciona con todo lo que me va inspirando en el momento.

¿Qué estilo de vida persiguen sus creaciones?
No sé si mi acercamiento al diseño busca propiamente eso. Para mí, lo importante es crear para el día a día un contexto calmado, pacífico y visualmente bello, y, partiendo de esa base, quizá mis diseños ayuden a la gente a abrir un poco más los ojos a la belleza que existe en todos los lugares.

Temas relacionados